Opinion · MierdaJobs

La trama que consigue que pagues un curso para luego ser explotado como becario

El Mundo del Becario, una empresa de colocación española, con autorización del Ministerio de Trabajo, ha sido denunciada por anunciar, en su página web, empresas en las que era necesario pagar un curso para poder acceder a contratos de prácticas.

La organización juvenil de UGT, RUGE, ha destapado una trama en la que colaboraban varias empresas, centros de formación y esta agencia de colocación. En total, 16 entidades han sido denunciadas por prácticas ilegales.

El modus operandi era el siguiente: la agencia de colocación subía a su página web varios anuncios en los que se ofertaban prácticas en diferentes puestos y empresas. Los interesados se inscribían y, si tenían “suerte”, las empresas en cuestión les contactaban para realizar una entrevista.

Una vez allí les preguntaban si habían terminado la carrera. La mayoría ya habían terminado la titulación de grado, máster o FP, por lo que no podían hacer convenio. Era en ese momento en el que entraban los centros formativos en el escenario. La empresa ofrecía al entrevistado matricularse en un curso online (de unos 400 euros) para poder realizar un convenio.

“Nos decían que no teníamos que hacer el curso, que con estar apuntados era suficiente. Además, podías elegir la temática que quisieras, no era necesario que estuviese relacionado con el futuro “trabajo”. Al matricularte te mandaban dos PDF y tenías que superar un examen que podías repetir todas las veces que quisieras”, explica Eduardo Magaldi de la organización RUGE. “Nos infiltramos para poder documentar lo que estaba pasando”.

La organización se infiltró tras conocer varios casos muy similares que señalaban a El Mundo del Becario como la empresa que publicaba los anuncios. “Buscaban personas que ya hubiesen terminado la carrera para poder ofrecerles el curso ante la imposibilidad de realizar convenio con ningún centro. Además, prácticamente el 90% de los trabajadores de la empresa eran becarios”.

Las ofertas de becas van, en muchos casos, dirigidas a cubrir puestos estructurales. “Las personas que se apuntaban iban a trabajar. No tenían ningún tutor y nadie les formaba para el puesto. Hemos llegado a encontrar casos de personas que han llegado a trabajar diez meses. Cuando llegabas a la entrevista, te solían presentar a un becario que había conseguido quedarse para demostrarte que si trabajabas mucho tenías posibilidad de quedarte en la empresa”.

Pese a las promesas de las empresas, la realidad era que los becarios nunca se quedaban. Con esta fórmula ganaban todos: empresas que cubrían puestos estructurales a precio de becarios y centros formativos que ganaban unos 400 por curso. Cursos que, por otra parte, no llevaban prácticamente esfuerzo. El modelo era perfecto para todos, menos para los becarios que tenían que pagar por trabajar en un puesto de prácticas.

De momento El Mundo del Becario no ha hecho declaraciones. La investigación está en marcha y por ello no se pueden publicar los nombres de las empresas, pero en el momento en el que se finalice la investigación Público sacará los nombres.