Opinion · MierdaJobs

«Debes cuarenta horas a la empresa»: la forma de controlar cada segundo a los trabajadores de un bufete de abogados

El pasado mes de mayo se instauró en España el registro de horario de forma obligatoria. Concretamente, desde el 12 de mayo las empresas están obligadas a garantizar el registro diario de la jornada y, de hecho, las sanciones por incumplirlo pueden suponer un gasto millonario en reclamaciones por horas extras. Esta medida se llevó a cabo, sobre todo, para contabilizar las horas extras que realizan los trabajadores, ya que en nuestro país casi 376.000 empleados hacen tres millones de horas extra no pagadas a la semana.

Hay empresas que llevan la jornada laboral hasta el extremo y controlan a sus empleados, literalmente, cada segundo que trabajan, lo que se denomina “control de actividad”. Concretamente, un bufete de abogados utiliza un programa, instalado en los ordenadores, para monitorizar cada movimiento de sus empleados. El funcionamiento es el siguiente: el empleado tiene instalado un programa en el ordenador que, en cuanto el trabajador inicia sesión, se pone a funcionar.

«Debes 40 horas a la empresa» se puede leer en la parte superior de la pantalla, y es entonces cuando el cronómetro empieza a bajar. En el momento en el que el empleado deja de mover el ratón o el teclado durante un minuto, el reloj se para. De esta forma, los empleados deben recuperar el tiempo que tardan en ir al servicio y la pausa del café.

Ana trabaja en ese bufete y cuenta a Público su experiencia, aunque tiene miedo a dar el nombre de la misma por miedo a represalias: «Tienes que tardar 59 segundos en ir al baño, si no ya sabes que te toca recuperar esos minutos. El problema viene cuando los jefes te llaman para pedirte o explicarte cualquier cosa… el reloj se para durante el tiempo que estás con ellos y tienes que recuperar ese tiempo al terminar la jornada. Algo injusto, porque cuando estás con ellos, también estás trabajando».

Cuando terminan la jornada muchos trabajadores tienen que quedarse más tiempo en la oficina para recuperar ese tiempo que han “perdido”.
«Yo he tenido que llegar a recuperar hasta cuatro horas en una semana porque los jefes te llaman a reuniones y el tiempo se para. Cuando llevas un minuto con ellos ya sabes que esa semana te toca echar horas extras sin pagar».

«A mí me gusta mi trabajo, pero gano el salario mínimo y, además, me hacen esto a mí y a todas mis compañeras y compañeros: cobrar el salario mínimo mientras hacemos muchas más horas de las que debemos», denuncia Ana.

«Aquí no te pides un día porque despiden muy alegremente a la gente si no les das todo y más. Alguna vez hemos pensado en decirles a nuestros jefes que nos descuenten las horas del cronómetro que estamos reunidas, pero como el trabajo es tan inestable no nos hemos atrevido», confiesa.

El artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores recoge que “el empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad”.

¿Este tipo de programas atentan contra la dignidad de los trabajadores? En Público hemos hablado con varios profesionales que nos despejan todas las dudas, tanto laborales como de protección de datos, que pueden surgir en esta confusa nebulosa de formas para el control de la actividad de los trabajadores. Mañana nuevo artículo.

Si conoces algún #MierdaJob no dudes en contactarnos.