Opinion · MierdaJobs

No son abuelitos erigidos en héroes, son víctimas: así convertimos la pobreza en lemas de Mr Wonderful

En la red no es difícil encontrarse con mensajes que dulcifican la pobreza entre los más mayores. Mensajes que pintan como tierno una escalofriante realidad que viven cada vez más personas.

¿Cómo es posible que las jóvenes generaciones no vean que estos casos son propios del liberalismo más brutal? ¿Cómo pueden ver como algo “cuqui” lo que realmente es un drama social?

La historia que “te levantará el ánimo”

El pasado 13 de noviembre se hizo viral la historia de Francisco, un anciano que, al no llegar a fin de mes, reparte comida a domicilio a pie, a través de la plataforma Uber Eats. La circunstancia de Francisco fue compartida por un usuario de Twitter que pedía generosidad con su propina ya que “el señor lo hace con actitud”. Lo hacía de la siguiente manera: “El señor Francisco es un repartidor de Uber Eats que hace sus entregas a pie, se pierde un poco entre las calles pero de que llega, tengan paciencia y sean generosos con su propina, es mayor y tiene la necesidad de trabajar. Muy amable el señor lo hace con toda la actitud”.

Automáticamente, varios medios comenzaron a hacerse eco de la historia con titulares como “Conoce a Francisco, el abuelito que hace entregas de Uber Eats caminando”, en los que hablan de la historia que “te levantará el ánimo”.

“Si andabas bajoneado, o de malas, te tenemos una muy buena noticia, que seguro te dará ternura a más no poder y te levantará el ánimo. Y es que, así como lo leíste, en Ciudad de México hay un abuelito que hace entregas de Uber. Se trata del señor Francisco, quien a falta de carro hace el mejor de los intentos por entregar la comida, y a veces se pierde un poco entre las calles”, dice uno de los artículos.

Muchas de las personas que compartieron su historia lo hicieron admirando la valentía y fuerza de Francisco, sin percatarse de que el anciano tenía que trabajar para poder vivir.

Los medios que se han hecho eco de la historia tampoco se han quedado atrás, ya que han puesto el foco en que las redes han viralizado “acciones buenas de las personas que todos deberían conocer”, sin entrar en el hecho de que alguien que debería estar jubilado desde hace años tiene que estar trabajando.

El hecho de dulcificar la pobreza en ancianos es más común de lo que creemos.

Las redes están llenas de imágenes de personas muy mayores trabajando, ya sea vendiendo cosas de segunda mano o, incluso, haciendo diversos artículos artesanales, para después vender y así poder llegar a fin de mes. Lo sorprendente es que gran cantidad de personas, en su mayoría jóvenes, suben las historias a las redes sociales mostrando su admiración, sin plantearse, por un segundo, el verdadero problema que hay detrás de esas “bonitas historias y bellas imágenes”.

“Hay un señor mayor adorable que vende cupones en mi barrio y acabo de verlo sentadito en su andador comiendo sandía de un tupper”, dice una joven en una publicación a la que añade varios corazones.

“Este señor mayor es un ejemplo para muchos de cómo ganase la vida. Vende libros afuera de la clínica Antofagasta”, añade otra mujer chilena subiendo las fotografías de un anciano con garrota sentado en un taburete mientras vende libros en el suelo.

“José, el anciano que sobrevive con marcapáginas, enternece a las redes”

Sin ir más lejos, el pasado 14 de noviembre, un joven residente en Barcelona publicó la imagen de un señor mayor vendiendo marcapáginas pintados por él mismo para llegar a fin de mes.

En la publicación, explicaba la situación del anciano de 85 años, que se le puede ver a diario en Barcelona vendiendo, apoyado en su bastón, marcapáginas por uno y dos euros.

La historia se hizo viral y en las redes se podía leer a jóvenes contar que la historia del anciano les había “enternecido mucho”. De nuevo, sin pararse a pensar, por un segundo, en lo que supone que una persona de 85 años tenga que vender en la calle para llegar a fin de mes. La distorsión de la realidad es tal, que una web dedicada a hablar de Barcelona ha llegado a titular así: “José, el anciano que sobrevive con marcapáginas, enternece a las redes”.

Tan sólo un día después, la familia informó de que José no vendía los marcapáginas por no llegar a fin de mes, pero las redes sociales ya se habían encargado de “enternecer” una historia que mostraba una situación realmente preocupante.

De nuevo, el caso de Sergio pone de manifiesto la distorsión de la realidad de muchas personas. En México, sólo el 30% de los 13 millones de adultos mayores percibe alguna pensión, y por ello, muchos de ellos tienen que trabajar incluso después de la edad de jubilación.

La empresa de café Starbucks sacó una iniciativa “para generar un equilibrio laboral entre jóvenes y adultos mayores, con el propósito de que su carrera en Starbucks sea una experiencia laboral significativa”. Su anuncio publicitario lo hicieron contando la historia de Sergio y Carmen, de 66 y 62 años respectivamente.

El objetivo de Starbucks era tener una tienda atendida sólo por estos empleados que superan la edad de jubilación. Personas que deberían estar jubiladas aprovechando el resto de sus años en vivir.

La reacción de los jóvenes fue exactamente la misma que en los casos anteriores: “La idea me parece genial y celebró su materialización: ¡Felicidades!”, “Que alegría tener este tipo de noticias!! Tomar en cuenta la experiencia y la buena disposición de la gente mayor”, son algunos de los comentarios sobre la iniciativa.

Tanto en España como en otros países hemos podido asistir a la dulcificación de la pobreza mediante titulares y publicaciones que se han dedicado a normalizar situaciones sociales que deberían ser prioridad absoluta de los gobiernos. Eso, sumado a la cultura de lo “wonderful” consigue que muchas personas pierdan la perspectiva de la realidad y conviertan en enternecedoras situaciones atroces.