Opinion · MierdaJobs

La historia del chico al que despiden por estar 4 días de baja por enfermedad y por la muerte de su abuela

¿Te imaginas qué pides la baja por estar enfermo y, cuando vuelves, te enteras de que te han despedido? Eso mismo le ha ocurrido a un joven de Sevilla.

Juanjo trabajaba para los supermercados El Jamón, contratado a través de la ETT Crit mediante un contrato por obra y servicio, como mozo de almacén desde hacía meses. El pasado domingo 17 de noviembre, su abuela falleció y, tras consultar con su empresa y con la ETT, le aseguraron dos días de baja por fallecimiento. Al volver, el trabajador enfermó y, tras dos días de baja por enfermedad, fue despedido.

“Mi abuela falleció un domingo, por lo que me dieron lunes y martes por su defunción. El miércoles, cuando llevaba varias horas trabajando, me empecé a encontrar muy mal. Mi encargado, tras tocarme la frente, me dijo que me fuese a casa y, cuando me tomé la temperatura, le envié una foto del termómetro con 39. 2º de fiebre”, cuenta el trabajador despedido.

“Al día siguiente fui al médico y me dio la baja para dos días (jueves y viernes). Pasé el fin de semana malo, con fiebre y tomando antibiótico, por lo que el lunes no fui a trabajar avisando tanto al supermercado como a la ETT”, explica. “El martes, aun estando malo, me reincorporé y desarrollé la jornada completa, pero cuando era la hora de marcharme, la encargada me llamó a su despacho”, explica.

“Cuando estábamos solos me dijo que no podía faltar tanto al trabajo y que debía dar ejemplo a los demás trabajadores despidiéndome. No me lo podía creer. Además, cuando salió les dijo a mis compañeros que si alguien tenía algún problema con la empresa, ya sabían dónde estaba la puerta”, añade.

En Público hemos hablado con ambas empresas (tanto la ETT como el supermercado El Jamón) que se culpan la una a la otra.

La cadena de supermercados asegura que todo lo que cuenta el trabajador es “rotundamente falso” y que fue la ETT quien le dio de baja.

“El Jamón no puede despedir a quien no es su empleado. Aquí despide la ETT, no nosotros”, aseguran desde la cadena.

En cambio, al hablar con la ETT, nos aseguran que fue la cadena de supermercados quien dio el aviso de que querían causar la baja de dicho trabajador.

“La empresa El Jamón tiene que negar el despido, ya que no tiene potestad para despedir a ningún trabajador de la ETT. De ser así, estaríamos hablando de una cesión ilegal de los trabajadores”, explica el abogado Víctor Llanos.

“Es la empresa quien contrata a la ETT, no a los trabajadores, por lo que no pueden finalizar el contrato de un trabajador, sino que deberían finalizar el contrato con la ETT. Para que nos entendamos; no pueden echar sólo a un trabajador que está contratado por la ETT y quedarse con todos los demás, porque, de esta forma se demuestra, que no han finalizado la obra o el servicio, sino que quieren echar al trabajador, en este caso a Juanjo”, aclara.

“En mi opinión profesional este despido es improcedente e, incluso, puede llegar a ser nulo”, aclara Llanos.

Si este tipo de medidas ya ocurren, ¿qué pasará cuando las empresas se acojan al fallo del Tribunal Constitucional que avala el despido por baja laboral aunque sea justificada?