MierdaJobs

Mujeres denuncian una oferta laboral de camarera que realmente obligaba a la prostitución

El pasado viernes, una joven de 22 años denunció a través de su cuenta de Twitter lo que le había ocurrido en una entrevista como camarera en un bar muy céntrico de Madrid. Según cuenta a Público, María se interesó por un trabajo de camarera en la conocida página de trabajo JobToday.

"Yo postulé a través de JobToday a una oferta de camarera en la que pagaban de 1.000 a 1.500 euros al mes por trabajar de miércoles a domingo de 14 a 20 horas. Me seleccionaron y el dueño me mandó un mensaje en el que me explicaba que debía recibir clientes. Algo que yo interpreté como acomodadora y camarera", cuenta María.

"Cuando llegué al bar Bi&Bi, situado en la calle Calle de Zaragoza número 9 de Madrid, escribí al hombre por WhatsApp para avisarle de que había llegado media hora antes y pude entrar a la entrevista a las 15.30", continúa.

"Al entrar, me fijé en que había dos chicas muy jóvenes en la barra y como el dueño del local no sabía hablar bien español, llamó a una de ellas y fue la que me contó lo que tenía que hacer allí. Básicamente me dijo que tenía que captar hombres mayores de 35 y con trabajo para que me invitaran a tomar algo en ese bar", prosigue la joven.

"Según me contaba la camarera, ahora captar hombres por la calle es mucho más difícil por el tema del coronavirus, por eso me tenía que instalar Tinder y Badoo y quedar con ellos en la Plaza Mayor o en Sol y conseguir llevarles al bar sin que ellos supiesen que trabajo ahí. Al llegar tendría que ir a una sala vip que ni siquiera sabía que existía", cuenta a Público María.

"Fue entonces cuando me llevaron a la sala vip. Tuve que ir por unos pasillos y al final había unas cortinas. Ahí había una sala con poca luz, unos sofás y dos mesas pequeñas. Era ahí donde tenía que llevar a estos hombres para intentar que consumiesen lo máximo en el local. Lo que más me agobió es que el hombre me dijo que normalmente los señores no nos tocaban ni nada", asegura.

"Todo eso no se sabía ni en la entrevista ni en las fotografías de Google se veía el reservado. Parecía una cafetería normal, de verdad", asegura.

María denunció los hechos a la Policía

Ante los hechos ocurridos, María decidió acudir a la comisaría de Policía situada en la calle Montera.

"Allí me dijeron que tenía que ir a la comisaría de Leganitos, que estaba muy cerca de donde me encontraba. Esperé la cola y denuncié todo lo que había pasado. Me dijeron que eso era lo que debía de hacer y me felicitaron", cuenta a Público.

"Ya no lo hice únicamente por mí, lo hice por todas las que vendrían detrás. Yo no soy de Madrid, pero no me hace falta tanto trabajar como para aceptar esto. Sé que hay mujeres que sí que lo harían. Por ellas también lo hice, para que nadie se aproveche de ellas", añade.

Más mujeres denuncian el mismo local de Madrid

Antes de la denuncia pública de María, otra mujer denunció una situación muy similar en el mismo local el pasado 12 de agosto de este año.


Además, a raíz de la publicación de María, varias mujeres aseguraron que les había pasado lo mismo con este local y este hombre.

Concretamente, la pareja de una de ellas cuenta a Público que su novia fue a la entrevista y le propusieron lo mismo que a María.

"Durante la entrevista le dijeron que tenía que descargarse aplicaciones como Tinder para ligar con hombres mayores y asegurarse de llevarlos al bar. Al parecer la chica se lleva comisión por cada tío que lleva", cuenta a Público.

"Durante la entrevista, el señor no paró de tocarle las piernas a mi novia. No paraba de decirle lo guapa que era y lo bien que lo haría", añade.

JobToday, portal en el que se publicó el polémico anuncio, explicó en abierto que "el usuario ha sido bloqueado y no tiene acceso ya a esta cuenta ni tendrá acceso a la plataforma gracias a nuestro sistema automatizado de moderación", aunque por las capturas publicadas por la propia María, desde la plataforma tenían conocimiento de estas prácticas desde el día 15 de agosto.

Anuncios en diferentes páginas de empleo

Tras la denuncia de María, varias mujeres han contado su caso y la propia protagonista ha encontrado que el anuncio que capta mujeres no sólo está subido a la página de anuncios para encontrar trabajo JobToday, también se publicaba en InfoJobs.

En este caso, el anuncio habla de un servicio "muy exclusivo" para los clientes del local. En este caso, el horario era de 18 a 23 horas y el salario oscilaba entre los 1.500 y 1.800 euros al mes.

El dueño también ha denunciado

Desde Público hemos intentado ponernos en contacto con el dueño a través del número de teléfono que aparece en Google Maps, pero al otro lado de la línea respondía una mujer que no hablaba español que aseguraba que estaba recibiendo multitud de llamadas, pero que no sabía nada del local ni de lo ocurrido.

"He comprado este número hace poco y no es la primera vez que me llaman preguntando por un restaurante", ha explicado en inglés.

Tras ello, hemos conseguido contactar con el dueño a través de los números proporcionados por las chicas y ha explicado que no quiere hablar con periodistas porque lo tiene todo en manos de su abogado.

Un posible delito

El abogado Víctor Llanos explica a Público que en este caso "se está bordeando la legalidad".

"Tinder y Badoo son aplicaciones para ligar y, en este caso, el empresario contrata a chicas para que liguen con hombres y los lleven a un reservado. En el artículo 187 del Código Penal se especifica que sería delito penal si se emplea violencia, intimidación o engaño, o si se abusa de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, para que esta ejerza o se mantenga en la prostitución, siendo castigado con las penas de prisión de dos a cinco años y multa de doce a veinticuatro meses. Además, se entenderá que hay explotación cuando la víctima se encuentre en una situación de vulnerabilidad personal o económica, como sería el caso de la crisis económica actual. Aquí hay un estado de necesidad y una vulneración de la libertad sexual de estas mujeres", explica Llanos.

"Yo no puedo decir fehacientemente que sea prostitución, pero sí hay bastantes indicios para decir que en este caso se está viendo comprometida su libertad sexual. Normalmente, el paso previo es este tipo de prácticas. Las personas suelen empezar así y luego acaban manteniendo relaciones sexuales a cambio de dinero ", añade.

Por su parte, la experta laboralista Mariam Falcón explica a Público que esta oferta, por lo pronto, "es engañosa" porque en ningún momento se está hablando de un puesto de camarera como tal.

"Yo estaría hablando de proxenetismo directamente y el proxenetismo valiéndose de un engaño es un delito. La oferta de trabajo y las relaciones laborales es encubierta porque el empresario contrata a una camarera y sacará beneficio del ejercicio de esta chica. La prostitución en España no es ilegal, pero el proxenetismo sí que lo es", explica.