MierdaJobs

Los sueldos en España, también en zona catastrófica

 

La hostelería ha sido uno de los sectores más golpeados por la crisis del covid. / EUROPA PRESS

"Trabajo en una inmobiliaria. Me pagan el salario mínimo y trabajo de lunes a viernes de nueve a dos y de cuatro a ocho de la tarde y los sábados por la mañana. Recibo llamadas preguntando por pisos a la hora de comer, de cenar, los sábados por la mañana, los domingos... y claro, tengo que coger el teléfono porque puede ser una futura venta… Cuando vendo un piso, la empresa me da 500 euros de comisión y cuando lo alquilo recibo 100 euros. Con suerte consigo 1.600 euros brutos al mes, unos 1.360 euros netos".

Se llama Manuel, trabajaba en la construcción y en 2014 tuvo que cambiar de sector. Ahora, lleva cinco años trabajando en una inmobiliaria y asegura a Mierda Jobs que no cree que pueda conseguir que su sueldo aumente.

Es el mismo caso de Paloma, que estudió periodismo y un curso profesional universitario de community manager. Tiene 31 años y actualmente trabaja en una academia online a media jornada de lunes a viernes y en una tienda online de jueves a domingo (también a media jornada). Según explica a Mierda Jobs, gana 980 euros limpios al mes en doce pagas al año. Vive en una habitación y sólo consigue ahorrar unos 100 euros mensuales, tras pagar el alquiler, la alimentación y su parte correspondiente de los gastos del piso.

España es el décimo país en el ranking de los sueldos más bajos en Europa, según Eurostat, y los empleados menores de 30 años (el 26,3%) son el grupo más afectado por bajos ingresos.

El Banco de España alertó en mayo de 2020 que las condiciones laborales de los jóvenes ya estaban empeorando antes del coronavirus, detectando una tendencia de salarios más bajos que va más allá del ciclo económico y que puede obedecer a factores estructurales y, por tanto, con carácter permanente.

Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) el salario más habitual en España es de 18.468 euros anuales. Lo que correspondería a unos 1.275 euros netos mensuales en 12 pagas o 1.079 euros netos mensuales en 14 pagas.

Además de los bajos salarios, en España existen trabajadores pobres. Según las organizaciones Cáritas y Foessa, tras los datos obtenidos de los informes Economía Solidaria 2019 y Vulneración de derechos: Trabajo decente, cerca de 2,5 millones de trabajadores están atrapados en situaciones de pobreza relativa y la mitad de ellos tiene una jornada parcial no deseada (con la correspondiente reducción de sueldo).

Estos trabajadores no consiguen llegar a fin de mes porque su retribución es muy baja y se ven condenados a vivir bordeando el umbral de la pobreza, aunque estén trabajando y tengan un salario.

Según Eurostat, casi el 13% de los españoles con trabajo no pueden escapar de la pobreza y, de hecho, España lleva ocho años entre los países de la Unión Europea con peores índices de pobreza laboral.

Ahora, tras la llegada del coronavirus, la consultora Spring Professional (perteneciente al grupo Adecco) advierte que puede producirse un reajuste a la baja de los salarios (en las ofertas de trabajo) que, según el Banco de España, puede situarse entre el 10% y el 15%, aunque esta estimación no se producirá en todos los sectores, sino en los que han sufrido un desplome de su actividad con la pandemia (hostelería, ocio…).

"Yo puedo comer y pagar las facturas, pero no puedo salir a cenar los fines de semana, y solo me puedo ir de vacaciones al pueblo un par de semanas. Si me bajasen el sueldo un 15%, podría convertirme en un trabajador pobre", asegura Manuel.

"Estoy viviendo en una habitación con 31 años", dice Paloma mientras se ríe nerviosa. "¿Bajarme el sueldo? Si lo que no sé es cómo aguantamos viviendo así. Tengo conocidas con mi edad y más mayores que no se han podido ir de casa de sus padres. ¿De qué estamos hablando?", pregunta mostrando su enfado por la situación.

"El problema ya no es sólo que los jóvenes no tengamos futuro. El problema es que los jóvenes crecemos y nos convertimos en adultos sin futuro, con sueldos míseros, pagando el 90% de nuestro salario en una casa o viviendo con más personas porque no tenemos dinero. Estamos dejando a los jóvenes que vendrán las mismas condiciones que nosotros soportamos", finaliza.