MierdaJobs

Un restaurante busca "gente con chispa": alguien que haga de camarero y de diseñador... pero con un único sueldo

Cada vez es más común encontrar entre las ofertas de trabajo a empresas que buscan a una persona con multitud de conocimientos para que cubra varios puestos de trabajo por el salario de una sola persona.

En Mierda Jobs ya hemos denunciado algunas ofertas de este estilo como la que lanzó una empresa que pedía un tres en uno: administrativa, limpiadora y community manager a jornada completa por 685€ al mes.

Ahora, otro anuncio de este estilo está causando indignación. En él, un restaurante de Sevilla busca "gente con chispa". Concretamente pretenden contratar a un camarero que tenga conocimientos en diseño gráfico para innovar y mejorar el negocio con nueva cartelería y contenido en redes sociales.

En el anuncio especifican que el candidato deberá contar con conocimientos de Photoshop e InDesign, aunque también tendrá que trabajar como camarero. Todo ello por un salario entre 900 y 1.200 euros mensuales.

Esta no es la única oferta de trabajo en la que se busca a una persona para hacer el trabajo de varias. Otro usuario ha compartido una oferta en la que buscan a una dependienta para una tienda de zapatillas que a su vez tenga conocimientos de fotografía profesional para llevar la web de la empresa.

En el propio anuncio se especifica que se valorarán el conocimiento de diseño gráfico y la creación de contenidos. Todo ello, por un sueldo de 1.183,86 euros.

Rubén explica a Mierda Jobs que él tuvo uno de esos trabajos en los que tenía que desempeñar las tareas de varios puestos por un salario bajo. Le contrataron como administrativo y, finalmente, terminó asumiendo tareas adicionales de community manager y diseño.

"Al final me tiraba el día totalmente agobiado porque tenía que coger el teléfono, hacer facturas, realizar el inventario, pedidos, reservas y, entre medias, me tocaba programar tweets, hacer diseños de flyers, responder a la comunidad virtual.... siempre acababa alargando la jornada por 1.012 euros al mes", cuenta.

Zaida también ha tenido que hacer funciones que no eran de su puesto de trabajo. Comenzó a trabajar en un pequeño hotel rural como recepcionista, pero a los pocos días le encargaron, además, limpiar las habitaciones de los clientes.

"Me dijeron que trabajaría como recepcionista y que recomendaría rutas a los clientes. Además, me pedían tener inglés y otro idioma (además del castellano), en mi caso era francés. La verdad que estaba bastante contenta porque por fin había encontrado algo mínimamente relacionado con mis estudios de turismo y pensé que podía coger experiencia para, más adelante, poder optar a un puesto más ajustado a lo que había estudiado", explica a Mierda Jobs.

"A los pocos días, la que era mi jefa me pidió que limpiase dos habitaciones porque entraban varios clientes en poco tiempo y a mi compañera que se dedicaba a limpiar no le daba tiempo. Acepté y desde aquel día se volvió rutinario. Había días que podía limpiar cuatro y cinco habitaciones. Aguanté bastante tiempo en ese trabajo hasta que conseguí otra cosa", asegura.

La abogada laboralista de Écija, Marta del Campo, explica a Mierda Jobs que las empresas pueden aplicar la movilidad funcional a sus trabajadores. Esta consiste en cambiar a un empleado sus funciones o añadirle funciones nuevas de forma justificada.

"Para que se pueda aplicar se deben cumplir una serie de requisitos. En primer lugar debe estar justificado, además la empresa debe preavisar al trabajador y comunicárselo a los representantes de los trabajadores", explica del Campo.

Además, la abogada señala que el trabajador deberá verse compensado por esas nuevas funciones que va a realizar, salvo que al trabajador se le asignen funciones inferiores y que este deberá estar formado en esas nuevas competencias.