MierdaJobs

¡Qué chulo es vivir en 12 m²! o cómo idealizar los minipisos por el elevado precio del alquiler

Con la llegada del coronavirus se ha evidenciado más que nunca la necesidad de vivir en espacios más grandes que 10 metros cuadrados. En las grandes ciudades, el encontrarse a personas viviendo en habitaciones y viviendas pequeñas es un hecho que, incluso, está normalizado.

Durante los meses de confinamiento, las personas que vivían y viven en estos minipisos tuvieron que padecer una experiencia agobiante, en un espacio en el que se comparte el salón, la habitación e incluso la cocina.

La mayoría de personas que viven de alquiler en una habitación o un piso muy pequeño lo hacen por el elevado precio de la vivienda en relación a los salarios. De hecho, los jóvenes madrileños tan solo pueden aspirar a alquilar un piso de 23 metros cuadrados si no destinan más de un tercio de su sueldo a la vivienda, según datos del Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid.

No obstante, existe una regulación sobre los metros cuadrados mínimos que debe tener una vivienda (esta superficie puede variar si se trata de estudios, de viviendas-apartamento). El tamaño varía entre comunidades autónomas, siendo Ceuta y Murcia los extremos con 20 y 40 metros cuadrados útiles mínimos respectivamente.

Datos obtenidos de Idealista. Cuadro de elaboración propia.

No obstante, existen viviendas mucho más pequeñas que se alquilan por unos 400/550 euros en las grandes ciudades y en las que es prácticamente imposible dar más de cuatro pasos seguidos.

Anuncio de Idealista
Anuncio de Idealista
Anuncio de Idealista
Anuncio de Idealista

Artículos de empresas que idealizan los minipisos

Debido a la existencia de estos minipisos y la demanda de los mismos producida por la precariedad laboral y el precio de la vivienda, multitud de marcas se han apuntado a realizar artículos sobre lo maravilloso que es vivir en ese espacio si el inquilino lo decora y lo amuebla con sus productos.

Uno de los artículos que más idealiza la precariedad asociada a este tipo de viviendas es uno publicado por Ikea en su propia página web titulado Cómo decorar un apartamento de 12 m².

En el artículo aseguran que se puede vivir en un piso de este tamaño y lo "demuestran" enseñando el piso de una joven fotógrafa que vive en un diminuto habitáculo en el que la inquilina asegura que es feliz.

Parte del articulo 'Cómo decorar un apartamento de 12 m²' publicado en ikea.com

El artículo es un auténtico alegato a favor de este tipo de pisos. Con el único objetivo de vender, aseguran que se puede vivir en 12 metros cuadrados y que, además, se puede vivir bien, idealizando una vez más la precariedad laboral y el elevado precio de la vivienda con respecto a los salarios.

Parte del articulo 'Cómo decorar un apartamento de 12 m²' publicado en ikea.com

No es el único artículo de estas características

Aunque Ikea es la tienda más conocida, no es la única que publica artículos de estas características. Internet está lleno de publicaciones en las que se intenta idealizar el vivir en un piso pequeño. La revista Decoración 2.0 tiene un artículo titulado 10 razones para ser feliz en un piso pequeño. Entre ellas está el hecho de tener solo una ventana para todo el piso porque así habrá que limpiar menos o el poder coger una cerveza desde la cama.

Parte del artículo publicado en 'Decoración 2.0' titulado  '10 razones para ser feliz en un piso pequeño'.

La tienda El Mueble también tiene un artículo por el estilo titulado 10 razones por las que serás más feliz en una casa pequeña. Entre los argumentos está que el hecho de tener una casa pequeña refuerza los lazos familiares y que este tipo de pisos son más acogedores.

Parte del artículo publicado en la tienda El Mueble y titulado '10 razones por las que serás más feliz en una casa pequeña'.

Rodrigo, en un minipiso apto solo para dormir

Rodrigo vive en uno de esos minipisos en Carabanchel. Al entrar, se topa de frente con un pequeño sofá que, en la parte de arriba, tiene su cama. En la misma estancia tiene la cocina con dos fuegos, una pequeña encimera y un grifo y, a mano izquierda, tiene un baño con ducha, inodoro y lavamanos.

"Pago 450 euros al mes por alquilar esto. No tengo lavadora ni lavavajillas. Como comprenderás esto es un sitio en el que solo se puede parar a dormir y durante el confinamiento (trabajo en hostelería) lo pasé realmente mal", explica a Mierda Jobs.

Rodrigo asegura que siempre ha querido tener un conejo, pero que el limitado espacio hace que no se decida.

"Si yo solo ya estoy apretado no quiero imaginarme cómo puede ser con un conejo. Siempre pensé que este piso sería de paso, pero ya llevo 4 años aquí y no creo que me marche en un tiempo porque no tengo dinero para pagarme nada mejor", finaliza.