MierdaJobs

Una semana buscando piso de alquiler con un sueldo de 1.250 euros (capítulo III): Soria, Huelva y pequeños pueblos

En Mierda Jobs seguimos con la tercera y última entrada de la serie en la queríamos comprobar si es posible conseguir un piso de alquiler digno en grandes ciudades, en ciudades medianas y en pueblos pequeños. Todo ello partiendo de la base de que debemos conseguirlo con un sueldo de 1.250 euros al mes, el que tienen la mayoría de los trabajadores en España.  Con estos ingresos, según las recomendaciones del Banco de España, no podría dedicar más de 436,59 euros al alquiler (el 35% de mi sueldo).

Ha sido una semana completa en esta dura tarea de encontrar vivienda ajustándome a ese presupuesto. Tras la búsqueda de piso en Madrid y el intento de conseguir vivienda en Barcelona  toca acabar mi rastreo buscando opciones en ciudades más pequeñas y en pueblos. Aquí podéis ver cómo me fueron estos dos últimos días.

Día 6

Como en mi perfil estaba la posibilidad de teletrabajar y veo que viviendo en las grandes ciudades voy a ir muy justa, dedico los dos últimos días a buscar en ciudades más pequeñas e incluso en pueblos. El sexto día busco en ciudades más pequeñas y el séptimo, en pueblos. Para hoy, he seleccionado cuatro ciudades que me parecen interesantes: Huelva, Badajoz, Gijón y Soria.

Empiezo por Huelva, selecciono la zona centro de la ciudad y la verdad es que únicamente hay tres pisos que se ajustan a mi presupuesto, uno de 40 metros, uno de 46 metros y uno de 50 metros. El primero, que cuesta 390 euros, es un estudio de 40 metros situado en una segunda planta con ascensor. Por las fotos parece bastante más pequeño porque solo tiene una cama individual y no tiene habitación por lo que la casa se divide en dos estancias: la habitación/cocina/salón y el baño. El segundo piso, que cuesta 400 euros, mide 46 metros cuadrados y cuenta con una habitación, un salón completo, una cocina y un baño y la verdad que me parece bastante apañado. El último, de 50 metros cuadrados, es sin duda el que más me gusta de los tres ya que cuenta con una cocina independiente, un baño, un pequeño salón y una habitación grande. Además, es el único de los tres que tiene aire acondicionado y balcón.

Como me encanta la playa, decido mirar también en la zona de la costa y me doy cuenta que muchos de los pisos solo se alquilan durante los meses de invierno (de hecho en la mayoría se especifica que se alquilan a profesores durante el curso escolar), pero doy con alguno que no. Por 300/400 hay algunos bastante decentes, aunque muchos miden 30 metros o menos, pero el que más me gusta es uno de 75 metros cuadrados, tres habitaciones y baño y cocina independientes, aunque los electrodomésticos son bastante viejos. Buscando veo otro de 60 metros cuadrados por 380 euros, situado en una segunda planta interior con ascensor. El piso está bastante bien porque tiene su salón, su habitación, un baño grande con bidé y una cocina con lavadora.

En el caso de Badajoz decido buscar solo por la zona centro, concretamente en el casco antiguo. Por 310 euros encuentro un apartamento amueblado con un dormitorio, un salón comedor con cocina americana y un baño. En la inmobiliaria me piden el mes de fianza, el mes en curso y una mensualidad en concepto de honorarios, por lo que tendría que pagar 930 euros por entrar a un piso de 40 metros cuadrados y, sinceramente, con cada barbaridad que he visto me parece bien, aunque no soy capaz de entender por qué la agencia tiene que cobrarme a mí una mensualidad en concepto de honorarios.

Buscando algo un poquito más grande encuentro un piso de 60 metros cuadrados por 395 euros. En este ya sí que hay una zona destinada al comedor y una zona destinada al salón por lo que podría comer en una mesa alta con la silla y no en una mesa baja desde el sofá. El baño cuenta con una pequeña ducha de hidromasaje y la habitación tiene un armario bastante grande y además hay hueco de sobra para una cama grande. En el anuncio especifican que se pide fianza de dos meses más el mes en curso y que lo alquila un particular. La verdad que en Badajoz por 400/450 euros sí que se puede alquilar un piso para una persona sola o una pareja, incluso para una pareja con un hijo.

Mi siguiente destino es Soria, la provincia más despoblada de España y de la Unión Europea. En la zona centro solo se alquilan 13 pisos y el más barato cuesta 450 euros al mes. El piso es ideal para una persona sola o para dos ya que cuenta con 60 metros cuadrados y la habitación tiene una zona de trabajo o estudio. Además, el diseño es bastante moderno. Por 700/750 euros (dinero que no me puedo permitir) se alquilan pisos de más de 100 metros cuadrados.

Por último, busco un piso en Gijón. De nuevo, selecciono la zona centro y los pisos más baratos que encuentro están entre los 430 y los 450 euros al mes. Por ese precio encuentro un piso de 75 metros y dos habitaciones bastante grandes en el barrio de Laviada. No obstante, ciñiéndome a mi presupuesto, en la zona solo podría alquilar dos estudios, ambos por 430. El primero de ellos con cocina independiente, pero con un dormitorio/salón separado por una estantería y el segundo directamente con un sofá cama.

Día 7

Mi séptimo día voy a dedicarlo entero a buscar casas en diferentes pueblos de España. He seleccionado Campo de Criptana, Consuegra, Cambados, Haro, Alcaucín y  Curtis.

Comienzo con Haro, un pueblo de La Rioja que cuenta con 11.557 habitantes, según el censo del INE del 2020. Por 370 y 450 euros encuentro dos pisos bastante majos. El primero un piso de 60 metros cuadrados y 2 habitaciones con ventanas de aluminio con doble acristalamiento climalit, carpintería de madera chapada en sapelly y suelos de tarima flotante puestos encima de un doble aislamiento térmico de corcho y manta de polímero. Además de contar con una despensa y calefacción de gas natural, que es mucho más económica que la eléctrica. El segundo cuenta con 4 habitaciones y 110 metros cuadrados. Haciendo una comparativa, por los 600 euros que se paga en Madrid y en Barcelona por un estudio de 35 metros en Haro me podría alquilar un piso de entre 90 y 150 metros cuadrados en pleno centro. Además, las condiciones para alquilar son mucho más económicas porque sólo piden el mes de fianza y el mes en curso, nada de cuatro meses por adelantado ni el mes de agencia.

De Haro paso a un pueblo mucho más pequeño, Curtis, situado en la provincia de A Coruña y perteneciente a la comarca de Betanzos y que cuenta con 3.958 habitantes. En este caso, tan sólo encuentro dos casas para alquilar: una de 126 y otra de 115 metros cuadrados. Ambos son pisos inalcanzables si se encontrasen en una gran ciudad. En ambos casos la vivienda se alquila por 500 euros al mes. El primero tiene tres habitaciones y una amplia cocina vestida en madera y el segundo, además, tiene gas natural. Ambos se encuentran a unos 35 minutos en coche de La Coruña y a 40 de Santiago de Compostela.

De Curtis me muevo unos pocos kilómetros hasta Cambados (con 13.814 habitantes), también en Galicia. Ahí encuentro un piso que realmente se ajusta a mi presupuesto porque cuesta 400 euros y tiene 70 metros cuadrados, un tamaño de sobra para una persona que vive sola. El piso cuenta con dos habitaciones y en el precio va incluida una plaza de garaje. En coche está a menos de 30 minutos de Pontevedra y a 40 de Santiago. El resto de pisos se encuentran a 500 euros y todos son bastante grandes, menos uno de 35 metros cuadrados destinado al alquiler vacacional.

De aquí, doy un salto en el mapa hasta llegar a Consuegra, un pueblo de Toledo con 9.970 habitantes. Idealista ofrece, en total, cinco viviendas, de las cuales tres se ajustan perfectamente a mi presupuesto. El primero de todos es un piso de 120 metros cuadrados con 3 habitaciones, terraza y es una segunda planta sin ascensor, por 300 euros mensuales. La verdad que el piso es muy grande y cuenta con dos cuartos de baño. El único problema es que está sin amueblar y ponerle muebles a un piso tan grande cuesta mucho dinero. Los otros dos que sí puedo permitirme son dos pisos de 75 metros cuadrados y dos habitaciones situados en el mismo edificio. La verdad es que para gente que teletrabaje y tenga su oficina en Madrid vivir en un pueblo como este es ideal porque te encuentras a hora y media de la capital y si te citan una o dos veces al mes puedes ir a trabajar presencialmente y pagar un precio muy razonable por vivir en pisos mucho más grandes que en la ciudad.

Mi penúltimo destino se sitúa en Ciudad Real, en el municipio de Campo de Criptana, que  cuenta con 13.597 habitantes. Por menos de 400 euros encuentro dos pisos: el primero de 40 metros situado en una tercera planta sin ascensor y con calefacción de gas natural y el segundo una casa independiente de 85 metros cuadrados y tres habitaciones. Por 460/500 euros me encuentro chalés de entre 150 y 160 metros cuadrados, algo que en mi ciudad, Madrid, es simplemente impensable. La verdad que si el teletrabajo se instaura de forma práctica y eficaz en las empresas, estoy segura de que multitud de familias preferirían vivir en 160 metros cuadrados por 500 euros al mes, que en 50 metros cuadrados por 800 euros.

Mi último destino es Alcaucín, Málaga, un pueblo de 2.238 habitantes. Los pisos, de nuevo, son mucho más baratos y por 350 euros al mes puedes encontrarte una vivienda de entre 76 y 100 metros cuadrados. Prácticamente todos los alojamientos que se ofertan son chalés o casas bajas, algunas más nuevas y otras más antiguas. Por 550 euros puedes encontrar chalés de entre 90 y 235 metros cuadrados con piscina incluida.

Conclusiones: sueldo y precio del alquiler, dos problemas estructurales

Hecho todo este estudio por ciudades y pueblos, aquí llegan las conclusiones. Los españoles destinamos el 40% de nuestros ingresos al pago de alquiler con 12 puntos más que en el año 2015 y 6 puntos más que en el año 2018, según los datos del estudio Relación de salarios y vivienda en alquiler en 2019, elaborado por Fotocasa en InfoJobs. En cuanto a las comunidades autónomas que más salario destinan al pago de la vivienda en alquiler en 2019, tres de ellas (Cataluña, Madrid y País Vasco) gastan más de la mitad de su sueldo por su vivienda, según el estudio.

Para poder alquilar un piso de 600 euros destinando el 35% del salario, los trabajadores deben cobrar más de 1.800 euros netos al mes, una cantidad que dista mucho del salario moda. Además, aunque el teletrabajo y el coronavirus ha abierto la puerta a que multitud de trabajadores se marchen a pequeñas ciudades y pueblos, la realidad es que muchos no lo hacen (ya sea porque uno de los dos miembros de la pareja tenga que trabajar presencialmente o porque no se atreven a dejar su piso por si la situación del teletrabajo varía). Al final, el sueldo y el precio del alquiler se han convertido en dos problemas estructurales de la sociedad española que hace que los ciudadanos vivamos cada día más y más ahogados.

 

Te puede interesar:
Una semana buscando piso de alquiler con un sueldo de 1.250 euros (capítulo I): zulos de 15 metros y más de 3.800 euros por alquilar un piso de 30 metros
Una semana buscando piso de alquiler con un sueldo de 1.250 euros (capítulo II): pisos sin cédula de habitabilidad y colchones encima de los armarios