MierdaJobs

'Trabacaciones', otra mentira del capitalismo para arrebatar derechos a los trabajadores

Llega el verano y con él las ansiadas vacaciones. Aunque no todos, muchos trabajadores utilizarán algunos días de descanso para marcharse, desconectar de la oficina, apagar el móvil del trabajo y dejar el ordenador en el armario, porque las vacaciones están para hacer cualquier cosa menos para trabajar. ¿O no es así? En España, el periodo de vacaciones anuales nunca puede ser inferior a 30 días naturales y algunos convenios pueden ampliar los días de descanso según recoge el propio Estatuto de los Trabajadores.

Parece que siempre hemos tenido claro qué son las vacaciones: un derecho. Pero desde hace unos años este derecho de los trabajadores está siendo atacado, aunque de una forma muy cool y divertida. Sí, desde hace años hay algunas empresas que utilizan el término trabacaciones, un neologismo que se crea al juntar la palabra trabajo con la palabra vacaciones, derivado del término workation, que procede de unir las palabras work y vacation. Esto, aplicado a la realidad, quiere decir que si un trabajador se va de vacaciones o de escapada debe llevarse consigo sus obligaciones laborales para volver de sus días de descanso con tareas adelantadas. Nada de dejar el portátil y el móvil en casa, una parte de la maleta debe ir destinada al trabajo.

Un término muy peligroso

Aunque las empresas (y algunos medios) intentan disfrazar el término al asegurar que es una buena forma de trabajar en otros entornos y de desconectar de las grandes ciudades, el término es muy peligroso, ya que con él se intenta enmascarar el teletrabajo. El teletrabajo es una modalidad de trabajo que permite al empleado trabajar a distancia para que no tenga que ir de forma presencial a la oficina. Si el empleado y la empresa pactan esta modalidad, el empleado podrá trabajar desde su casa o desde su segunda residencia, siempre y cuando acuda a las reuniones programadas en la oficina. En este caso, el empleado está trabajando y en ningún caso está de vacaciones, aunque desarrolle su actividad profesional desde un hotel en Menorca. Es decir, que el hecho de que esté en la playa, en la montaña o en una isla perdida (con WiFi) no hace que esté de vacaciones.

En definitiva, mezclar el término vacaciones y el término trabajo es el intento de algunas empresas de que los trabajadores no tengan ni desconexión digital, ni vacaciones. Es más, parece que intentan engañar a aquellos que trabajan durante sus vacaciones para que se sientan como unos privilegiados, cuando en realidad sufren abusos laborales por parte de sus empresas. Esta terminología recuerda a otras muchas expresiones que han nacido hace pocos años y que, de la misma manera, intentan enmascarar la precariedad laboral y los precios de la vivienda como son nesting o coliving.

La importancia de la desconexión digital

Otro de los puntos fundamentales para desechar este neologismo es la existencia del derecho a la desconexión digital, ya que en España los empleados tienen derecho a no contestar videollamadas, emails, WhatsApps o cualquier otro tipo de comunicación fuera de su horario laboral y las empresas tienen la obligación de respetar el tiempo de descanso, los permisos y las vacaciones. Por lo que si a un empleado le hacen trabajar durante sus días de descanso, y la empresa disfraza este abuso laboral de trabacaciones, el empleado puede denunciar a la empresa ante la Inspección de Trabajo, ya que la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social contempla en su artículo 7.5 que transgredir los descansos y las vacaciones puede suponer una infracción grave con multas que irían de los 751 euros en su grado mínimo hasta los 7.500 euros en su grado máximo.

En estos casos, el abogado laboralista Víctor Llanos recomienda apagar el teléfono fuera del horario laboral, incluido durante las vacaciones. "De esta forma, si el trabajador recibiera algún tipo de represalia por esto se podría plantear la conexión entre la negativa del empleado a trabajar en vacaciones y este hecho, ya que no es legal que se le obligue a trabajar. Además, ya hay estudios que demuestran que la no desconexión digital está relacionada con determinadas enfermedades cardiovasculares".

Te puede interesar:
De comer de la basura a disfrazarte de pobre: así nos venden la pobreza como algo guay
"¿No tienes papeles? Te contrato si subes dos veces a la semana a mi despacho y eres discreta"