MierdaJobs

Platos sucios, botellas, mascarillas y restos de comida: las kellys denuncian cómo dejan las habitaciones algunos clientes

Entrar a limpiar a una habitación de hotel y encontrarse platos sucios, botellas de agua, de leche y de Coca-Cola, mascarillas, ropa tirada por todas partes y restos de comida. ¿Te imaginas? Pues estas son algunas de las cosas con las que se encuentran las camareras de hotel de Benidorm en algunas habitaciones. El nivel de basura es tal, que han decidido denunciarlo a través de su cuenta de Twitter ya no sólo por la suciedad, sino también por el poco tiempo que tienen para limpiar las habitaciones, ya que deben limpiar entre 25 y 30 en seis horas de trabajo.

"Encontrar las habitaciones así, o peor todavía, es más habitual de lo que mucha gente cree, sobre todo en verano y en zonas de playa. Cuando entramos a una habitación tan sucia y desordenada nos apetece cerrar la puerta y pasar a la siguiente, pero no podemos hacerlo. Cuando hay ropa en las camas, tenemos orden de no tocar las cosas de los clientes, así que limpiamos como podemos", explica a Mierda Jobs Yolanda García, portavoz de las kellys Benidorm. García cuenta que, aunque este tipo de habitaciones las suelen ocupar personas que van a los hoteles para celebrar despedidas de soltero o extranjeros jóvenes, también las ocupan familias como es el caso de la imagen que han utilizado para denunciar la situación.

"Cuando se trata de una salida, es decir, cuando tenemos que preparar la habitación para un nuevo cliente, los hoteles nos suelen dar media hora para que la tengamos lista, pero este tipo de habitaciones necesitan más de una hora y mucho más con el protocolo covid. Claro, nosotras intentamos hacerlo en el tiempo estipulado y eso afecta a nuestra salud física. Los hoteles nos suelen dar un combo de habitaciones y nosotras tenemos que arreglárnoslas para limpiarlas todas... cuando encontramos una habitación nos produce mucho estrés porque sabes que te va a retrasar mucho y vas a tener que salir más tarde de tu hora porque si no acabas todas las habitaciones te arriesgas a un parte o a que no te renueven el contrato", explica.

Este colectivo de trabajadoras es uno de los más precarios del país y la emergencia del coronavirus no ha hecho más que agudizar su nivel de precariedad, ya que muchas de ellas han sido despedidas y las que se encuentran trabajando tienen que limpiar bajo los protocolos covid, pero muchos hoteles no les dejan más tiempo y tienen que cargarse de más trabajo.