Modos y Modas

Accesorizando

EL OJO DE LA MOSCA// JULIÁN HERNÁNDEZ

En el medio del camino del cruel verano, llega la hora de deshacerse de todas esas revistas que dan consejos de belleza, salud y glamour para afrontarlo con donaire e hidalguía. El esfuerzo periodístico es encomiable pero vano: al final todos recurrimos al mismo flotador de patito, la misma sombrilla y el mismo bronceador que el año pasado. Mejor, pues, hacer un hatillo y llevar todo este papel al contenedor de reciclaje. Pero antes de arrojar cualquier revista a la basura, conviene echar un vistazo por si tiene algo interesante que guardar. Así, este redactor se encuentra hoy con una portada que anuncia, entre todo un festival de reportajes, una posibilidad desconocida: "Accesoriza tu bikini". Pasmo y estupor, porque hasta ahora las cosas se podían adornar, engalanar y hasta tunear pero la accesorización es rabiosamente nueva. Mi bikini ha experimentado una transformación digna de la mutación de la Patrulla X. Un accesorio puede ser algo imprescindible (la cuerda de una guitarra, la bujía de un motor) pero el concepto de "lo" accesorio hace referencia a lo superfluo. Esto no vale para mi bikini accesorizado. La canción de The Cramps, Chicas en bikini con ametralladoras, cobra un nuevo sentido. Un buen arsenal de armas ligeras y pesadas siempre accesoriza que te mueres. Tanto que, para morir tiroteado, no hace falta ni siquiera el bikini. Creo que guardaré esta revista para el verano que viene.