Modos y Modas

La noche es nazi

CUALQUIERA TE DICE NADA// ALBERTO OLMOS

Jaime Bayly es un novelista peruano al que apenas he prestado atención. Sólo he leído su novela La noche es virgen. Iba de maricas y cocaína en un tiempo en el que todo el mundo escribía sobre maricas y cocaína, y la verdad es que me pareció malísima. No leí nada más de él. Seguramente me hubiera interesado más (que no gustado) si el título hubiera sido La noche es nazi, y sus motivos principales fueran los ahorcamientos y el napalm. Pero parece que Bayly se va a hacer esperar para escribir esta obra cumbre de su intelecto sobrehumano.
 
¿Cómo es ser Bayly? Bueno: es una cuestión difícil, los grandes hombres (o sea, los que deciden matar a otros) tienen una personalidad inextricable. Presumo que ser Bayly es ser un niño bien, pijo, pera, con criados. Presumo además que a Jaimito le traumaron de peque apretándole demasiado los cordones de sus zapatos de marca, por lo que le quedó cierta fijación con ahorcar a la gente. A los pobres sobre todo; a los negros sobre todo. Y supongo también que escribir lo que Marsé considera "literatura subterránea" es su modo de seguir siendo rico sin sudar mucho.
 
¿Cómo es el cerebro de Bayly? Interesante cuestión. Es un cerebro que piensa en traer la democracia al planeta. La democracia, para Bayly, se instaura en dos pasos: primero se mata y luego se vota.
 
Se mata a la izquierda y se vota a la derecha, claro.
¿Cómo mata Bayly? Sin mancharse la manicura, principalmente.