Modos y Modas

Pobreza perpetua

¿?// JOSÉ LUIS GARCÍA SÁNCHEZ

Y digo yo, una vez que los estados se han hecho cargo de las deudas de los ricos, parece llegado el momento de inventar penas nuevas para castigar nuevos delitos. Habrá que impedir por todos los medios que se vayan de rositas los que han malversado los capitales. El Estado debe hacer un esfuerzo legislativo.

Superadas las penas corporales, se imponen ahora las penas pecuniarias. Hay que actualizar los códigos. Para hacer que a un fulano –pongan ustedes los nombres– que se haya enriquecido a base de falsear las cuentas de sus empresas o que haya vaciado las arcas de una sociedad que debería ser pública, zasca, se le tenga equis años sin poner tocar pela. Ni él ni sus familiares hasta un grado lejano.

Tendrá que acreditar de dónde saca el dinero para viajar en primera, de dónde para los trajes o los abrigos… Quién paga sus comidas en los restaurantes… Como la alta traición, el depósito de pasta en paraísos fiscales debe tener una pena… La doble contabilidad, y el blanqueo de dinero, otra.Dos años, tres años… Hasta la pena maxima. Que sería la de deudor perpetuo.

Al defraudador del dinero público no se le puede permitir, dada su peligrosidad, que vuelva a manejar dinero. Ni pedir ni dar préstamos, ni tener tarjetas de crédito. Mucho menos heredar ni hacer testamento. Es decir, hacerle pobre para siempre. ¿No les parece justo?