Multiplícate por cero

¡Que tiemblen los ricos!

Asustados se habrán quedado los ricos de este país cuando han conocido la tremenda subida de impuestos que van a soportar. Las rentas de capital superiores a los 6.000 euros pagarán el 21% en lugar del 18% actual. Esta es la gran medida del Gobierno para que las rentas altas paguen más que las rentas medias. La vicepresidenta segunda presentó sus cálculos, pero permítanme que yo haga los míos.
¿Cuánto dinero hay que tener para lograr unos rendimientos del capital superiores a 6.000 euros, por ejemplo de 7.000 euros? Si lo que se cobran son dividendos (los primeros 1.500 euros están exentos), tendría que tener invertidos al menos 170.000 euros en acciones (calculando un rendimiento por dividendo del 5%, que es la media del Ibex en lo que va de año).
Si obtiene esos 7.000 euros por los intereses pagados en depósitos bancarios a plazo (se remuneran a un tipo medio del 3,3%), tendría que tener 212.000 euros en el banco.

En el caso de que fueran plusvalías, dependerá de la revalorización, pero en lo que va de año, la bolsa ha subido el 27%, por lo que al menos tendría que haber invertido 26.000 euros en acciones en enero. Y todos ellos pagarán 90 euros más que lo que abonarían sin la subida impositiva, cantidad descomunal como se ve. A los que sí que puede crujir la subida es a los que vendan un inmueble y no reinviertan en vivienda habitual.
Lo que no explica el Gobierno es por qué las rentas de capital pagan menos que las del trabajo: un máximo del 21% para las primeras frente al 43% de las segundas.
La negociación parlamentaria puede cambiar el proyecto, pero por ahora el 49% de la mayor recaudación procede de eliminar la deducción de 400 euros y el 44% de aumentar el IVA (ambas medidas afectan a rentas bajas, medias y altas); sólo el 7% viene de las rentas del capital (que afecta sobre todo a las rentas altas).
Lo dicho, los ricos deben estar temblando.