Multiplícate por cero

¿Quién paga el rescate?

La OCDE apunta una "continuada expansión" del PIB para Estados Unidos mientras que para la mayoría de países de la Unión Europea (excepto Alemania) pronostica un ritmo "menor "y "lento" de crecimiento, incluso una desaceleración económica. Estados Unidos, que dispone de un presupuesto superior al 20% del PIB, ha mantenido una política fiscal y monetaria expansiva que empieza a dar sus frutos, a pesar del aumento de la deuda. Por el contrario, Europa se ha lanzado a tan duro ajuste del gasto público para reducir el déficit y el endeudamiento que está perjudicando el crecimiento.

Grecia ejemplifica la paradoja del ajuste y la falta de un verdadero mecanismo de solidaridad europeo. El rescate ha demostrado su fracaso, a pesar de –o mejor dicho, probablemente por– todos los recortes sociales impuestos a los ciudadanos griegos. Ahora se estudia otro rescate con condiciones menos draconianas en tipos de interés y plazos. Ya se sabe que un país asfixiado no devuelve el dinero.

Al final, se trata de decidir quién debe pagar la crisis. Los islandeses decidieron que no lo hiciera el pueblo, sino la banca. Grecia puede seguir deteriorando el crecimiento y penalizando a los ciudadanos o acabar llegando a la reestructuración de la deuda en la que bancos franceses y alemanes tendrían que aceptar una quita. Lo lamentable es que posiblemente acabe haciendo las dos cosas.