Opinión · El socialismo es republicano

Compañero, contamos contigo

Todos los progresistas de corazón socialista que entendemos la justicia social como instrumento fundamental para conseguir una sociedad democrática estamos conformando la Unión SOCIALISTAS y este sábado, 23 de abril, nos reuniremos para presentar y colaborar en un proyecto fiel al legado de Pablo Iglesias, Largo Caballero o Juan Negrín. Somos socialistas no para amar en silencio nuestras ideas, ni para recrearnos con su grandeza y el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes.

Como SOCIALISTAS no podemos permanecer indiferentes ante una estafa que llaman crisis y que no es sino una operación, perfectamente orquestada, que está convirtiendo en más ricos a quienes más tenían mientras a millones de personas se las empuja al abismo, privándolas de los bienes y servicios más elementales, acrecentando las desigualdades. A la vez que promulgan leyes que nos privan de los mecanismos básicos para luchar por la recuperación de nuestros derechos civiles básicos, utilizando las multas onerosas como sistema de persuasión.

Nuestros objetivos son la lucha contra el paro, la precariedad laboral, la emigración forzosa por motivos económicos y la exclusión social, con especial énfasis en la defensa de las mujeres oprimidas. Exigimos salarios y pensiones justas y condiciones de vida digna. Pan, trabajo y techo para todas y todos. Abogamos por los servicios públicos de calidad, impulsar la economía del cuidado, la de las personas y la del medio ambiente, apostar por la inversión en tecnologías verdes y biosanitarias, reestructurar el gasto y la inversión hacia actividades que permitan aumentar las posibilidades vitales de los ciudadanos, buscando la sostenibilidad, una reforma fiscal que proteja a las rentas del trabajo y grave sobre todo a las del capital, mayor progresividad fiscal y lucha contra el fraude fiscal.

Combatir el paro, decía Olof Palme, es la principal tarea de los socialistas, “la crisis no debe llevar a la pasividad y a la resignación. La crisis del capitalismo debe ser enfrentada con poderosas medidas para contrarrestarla, en un espíritu de solidaridad y responsabilidad común. Por ello, las medidas acerca del empleo y la justicia social ocupan un lugar tan central en nuestros respectivos programas””el derecho al trabajo y la humanización de la vida laboral han sido durante décadas la obsesión de los socialistas”

Karl Kautsky escribía que el socialismo está inseparablemente conectado a la democracia porque el socialismo sin democracia es impensable. Dado que la democracia está íntimamente relacionada con la igualdad, es por ello que los socialistas buscamos la eliminación de las principales desigualdades en todas las esferas de la vida que caracterizan a las sociedades profundamente divididas en cuanto a ingresos, riqueza, poder y oportunidades se refiere. El poder, entregado actualmente a una minoría relativamente pequeña, debe ser compartido por la sociedad entera. Debemos recuperar la capacidad de controlar la economía desde la política, rescatando la gestión política de manos de los grandes poderes económicos que han provocado la degradación de las condiciones de vida de la mayoría, que está llegando a extremos insoportables.

El socialismo democrático, solo lo pueden representar las personas socialistas, que nunca han renunciado a serlo y que precisamente trabajan por la regeneración socialista, dentro del socialismo democrático. El espacio socialista, es socialista y eso significa no solo estar radicalmente en contra de la corrupción, por una nueva constitución, mayores cotas de igualdad y justicia, sino también por una sociedad diferente, sin clases y socialista, es decir con reparto, libertad e igualdad y propiedad social, colectiva y publica. Un camino para construir socialismo. No somos simplemente republicanos y eso Pablo Iglesias siempre lo tuvo muy claro. Somos algo más.

A través del socialismo, se puede tratar de conseguir una sociedad más justa, no sometida, libre y democrática. Los gobiernos deben ser de la gente, por la gente y para la gente. Desde SOCIALISTAS, entendemos que este ahora es el trabajo de las personas socialistas de razón, con sangre roja y que el corazón les late a la izquierda, parafraseando a Oskar Lafontaine. Es la hora de ofrecer un sueño que ilusione, un sueño de socialismo y democracia. Por eso estamos construyendo una unión de partidos que llevará el nombre de Unión SOCIALISTAS, al objeto de fomentar la creación de un partido socialista, democrático, ubicado en la izquierda política, federalista, feminista, ecologista, republicano y con el referente de los grandes maestros del socialismo democrático, superador de las clases sociales y partidario de la propiedad colectiva de los medios de producción y de consumo, en manos de sus creadores y productores.

Salvador Allende dijo “tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza… El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse”. Debemos aspirar a acabar con las desigualdades, luchando incansablemente por construir una sociedad distinta, sociedad en la que se respeten la educación, la salud y la vivienda, entre otros derechos porque como dijo Pablo Iglesias “nosotros, como auténticos socialistas, estamos dispuestos a vencer, no a defendernos. A matar y a dejarnos matar. A todo”.

Por todo lo aquí expuesto, tu presencia es determinante en un proyecto transversal y participativo. Nos reuniremos en Madrid, el sábado 23 de abril a las 12 horas, en la Calle Carretas nº 14, 3º (Centro Gallego). Compañero, contamos contigo.

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE