Otras miradas

Trump, Puigdemont y las campañas electorales que vienen

César Calderón

es consultor político y Director General de RedlinesMónica Contreras es Politóloga y consultora política en Redlines

César Calderón es consultor político y Director General de Redlines
Mónica Contreras es Politóloga y consultora política en Redlines


"Atacar, atacar, atacar;  desmentir, desmentir, desmentir"

Así explica Roger Stone, principal ideólogo de la campaña republicana la columna vertebral de la brutal y despiadada estrategia que llevó a Donald Trump a la casa blanca en un documental que pueden ver en Netflix.

Ni patriotismo, ni visión de estado, ni respeto al juego democrático,  ni relato constructivo, ni políticas públicas definidas, ni agenda internacional… simplemente destrozar al rival mediante ataques personales y desmentir posteriormente que el ataque proviene de tu campaña, tan simple como demoledor, tan brutal como efectivo.

Olvídense de las viejas campañas de carril, azul contra rojo, cambio frente a continuidad, conservar frente a progresar, "lo de todos" frente a "lo de unos pocos", la realidad política y social se ha llenado de desapegos cívicos y activaciones colectivas líquidas en los que la lucha por el poder se torna emocional, bronca y reactiva.

Olvídense también de la idea de la "campaña permanente", es pura arqueología electoral, la propia idea de "campaña" no genera sino rechazo en la ciudadanía y no produce en el elector más que una sensación de sopor y aburrimiento. En la edad de oro de HBO y sus series, mantener la atención en cuestiones políticas es caro y complejo.

Olvídense también del debate de ideas entre diferentes y de los consensos, es la hora de los monólogos, de los relatos guionizados, de las narrativas prefabricadas que-no-parezcan-de-campaña al estilo del cinema verité buscando generar adhesiones y emociones primarias.

Las próximas elecciones no se van a parecer a nada que hayamos conocido antes, y va siendo hora de buscar pistas de lo que nos vamos a encontrar en las últimas campañas electorales que han conseguido el éxito en nuestro entorno, desde Trump al Brexit pasando por  esa superproducción  llamada "independencia de Cataluña", todas ellas distintas pero con un elemento novedoso; no por su naturaleza ( siempre se ha mentido en las campañas electorales) sino por la escala industrial de producción en masa de las mismas, nunca se habían utilizado el modelo fordiano para producir y distribuir en cadena mentiras, y bulos, hablamos de una misma realidad que toma dos identidades distintas: la Post-verdad como marco  y las Fake-News como producto.

Solo tienen que darse una vuelta por las redes estos días para darse cuenta de las decenas de fotografías y noticias  falsas que corren por las mismas sobre el conflicto en Catalunya: Heridos en 2015 por los Mossos a los que hacen pasar por heridos en 2017 por la Guardia Civil, celebraciones del Athletic de Bilbao camufladas como concentraciones en solidaridad con el procés independentista, noticias inventadas que supuestamente han aparecido en medios internacionales y realmente nunca han existido… la war room del independentismo fabrica cada día con la precisión de un relojero suizo  material incendiario para sus fines sin importarle demasiado si es cierto, falso o mediopensionista, y sus seguidores lo consumen y lo comparten de forma acrítica generando un magma tóxico del que cualquier catalán que entre en las redes sociales será incapaz de sustraerse, llegando casi a pensar que vive en un clima de guerra civil a pesar de que al mirar por la ventana su calle siga tan tranquila como siempre.

Pues bien, eso mismo multiplicado por diez es lo que consiguió activar Donald Trump en su campaña electoral contra Hillary Clinton con las mismas herramientas y, por qué no decirlo, la misma falta de escrúpulos.

Y les guste o no, ese y no otro será el sustrato de las próximas elecciones, por lo que les recomiendo a partidos y candidatos que vayan estando preparados.

La pregunta es, ¿Existe respuesta cuando tu rival utiliza una estrategia de este tipo a gran escala?. y la respuesta es clara: por supuesto que se puede vencer a una estrategia agresiva de "fake news" y "post-verdad"  de tu rival, pero hace falta sensatez, investigación, una buena estrategia política y de comunicación, trabajo a largo plazo y la ayuda de un equipo profesional.

De todo esto hablarán políticos, consultores, periodistas, sociólogos... Todos reunidos un mismo día, juntos, analizando las nuevas rutas que la política ya ha tomado. El miércoles 25 en las jornadas "El oficio de ganar elecciones y el arte de perderlas"