Otras miradas

Podem ante el 21D

Mar García Puig
Diputada En Comú Podem

Laura Pérez Castaño
Regidora Barcelona en Comú

 

Nos conocimos en 2014, cuando Podemos apenas nacía y el asalto a las instituciones era sólo una hipótesis. Un grupo cada vez más amplio de mujeres empezamos a reunirnos una vez por semana para dar forma a un espacio en Barcelona que formulara la propuesta feminista de Podem y que lograra que, esta vez sí, los anhelos de cambio no nos excluyeran. Tres años después, con decenas de asambleas a las espaldas e impulsadas por las compañeras de feminismos, una de nosotras es Regidora en el Ayuntamiento de Barcelona y la otra Diputada en el Congreso. Hacemos política institucional en espacios de confluencia, Barcelona en Comú y En Comú Podem; y no hemos renunciado a trabajar para que Podem sea un espacio político fuerte que sepa sumar en las confluencias.

Desde la base, desde la formación y la acción, hemos aprendido que el feminismo no es una parte de la política, es la política. En palabras de Charlotte Bunch: "todo es un asunto de mujeres: el racismo es un asunto de mujeres, igual que la ecología o las prácticas de explotación de las corporaciones globales." Los ataques a la democracia, el recorte de las libertades y derechos nos interpelan directamente a todas nosotras. Ahora que nos enfrentamos a unas elecciones decisivas para recuperar y ampliar los horizontes de democracia en Catalunya, es necesario reivindicar esta centralidad del feminismo, empezando por nosotras mismas y nuestra organización.

El contexto no podría ser más complicado. Llegaremos a las elecciones del 21D muy dolidas, entristecidas e indignadas. Llegaremos a las elecciones habiendo visto cómo encarcelan a un Govern escogido democráticamente en las urnas, con unas instituciones catalanas ocupadas y con un estado sordo que ha utilizado todo su poder para atacar el autogobierno de Catalunya. Hemos vivido semanas de represión, de violencia, donde la judicialización de la política y los discursos de odio se han instalado en la cotidianidad de una forma que nuestra generación jamás había presenciado. Ante esto, más democracia. Más feminismo.

Ante un contexto difícil y polarizado encontrar una salida es una responsabilidad colectiva. El reto ahora es traducir todo el dolor que acumulamos. Corremos el riesgo de fetichizar este dolor, de que nos paralice hasta convertirse en un tópico incapaz de dar respuesta. O podemos recoger su capacidad transformadora para superar las lógicas idealizadas que ya hemos visto que carecen de salida, afrontar un reto que vaya más allá de la restitución y recoja el espíritu de cambio republicano que hemos representado desde el gobierno del Ayuntamiento de Barcelona y desde la oposición al bloque del régimen en el Congreso de los Diputados.

Proponemos una lucha sostenida pero con una mirada que se escape de los maniqueísmos, que incorpore prácticas de escucha, de diálogo, de comunidad, de base popular, tanto en las calles como en las instituciones.

Y esa capacidad de escucha debemos ejercerla, en primer término, a la propia interna de los espacios políticos. Estos días las personas inscritas en Podem decidiremos si vamos a participar en las elecciones del 21 de diciembre en alianza con Catalunya en Comú. Desde la experiencia confluyente defendemos un sí que sea instrumento para la integración de la pluralidad de voces de una izquierda soberanista que tienen mucho en común. Un sí al reconocimiento de las interdependencias que huya de las luchas de poder y el tacticismo, con generosidad y en plural.

Tenemos la responsabilidad de cimentar los acuerdos más amplios posibles para anular la aplicación del 155, desbloquear la situación que vivimos en Catalunya y en España y asegurar que este ciclo derive en más autogobierno, derechos y democracia. Es importante reconocer que esto no se conseguirá desde el unilateralismo, sino desde la construcción de alianzas fraternas; es el momento de demostrar que la fraternidad de los pueblos, lejos de ser un lugar común, es la base articuladora de nuestra apuesta nacional. Y esto lo conseguiremos si Podem, con ese mismo espíritu con el que un grupo de mujeres levantamos el círculo de feminismo en Barcelona, construye junto a Catalunya en Comú un espacio capaz de aportar, desde la pluralidad y la inclusión, una solución al conflicto actual.