Otras miradas

Carta a Cristina Cifuentes, Santa Patrona de los corruptos

María Espinosa

, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid

María Espinosa, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid

A la Santa Patrona de los corruptos,

Me dirijo con esta carta a usted y a su partido, el mismo que va a ser procesado por la destrucción de
los ordenadores de Bárcenas, que ha desviado dinero público por medio de la compra de empresas
latinoamericanas y al que le precede una gran fama por los más de sesenta casos de corrupción que
pueblan toda nuestra geografía.

Con esta serie de hechos, resulta sorprendente la sensibilidad que padecen al llamarles corruptos, la
misma que brilla por su ausencia cuando destruyen las pruebas que les implican o roban el dinero
público de los madrileños y las madrileñas. Pero por si no fuera poco, ustedes, los de la piel fina, se
niegan a entregar las actas del Canal de Isabel II, esas que por lo que hemos podido conocer a través de
los medios de comunicación, la implican en la creación de un entramado de empresas que
posteriormente acabarían con millones de euros públicos.

Quien aseguraba que nunca había intervenido en las operaciones siendo delegada del gobierno en
Madrid, participaba activamente en los consejos, defendiendo animosamente la actuación de dicho
organismo y apoyando claramente la creación del Canal Isabel II Gestión, pieza inicial de esta trama.
Entendemos Santa Patrona, que su negativa a entregar estas actas se debe a la necesidad de ocultar lo
que pueda implicarla, sin embargo, no espere que los demás lo hagamos.

Quizás les aterra escuchar la verdad y es por eso que se niegan a ello haciendo aspavientos en sus
escaños, considerando que lo que se acaba de decir en ese pleno, atenta contra ustedes, pero déjenme
decirles que lo que ha atentado durante años contra los ciudadanos y ciudadanas de Madrid, ha sido su
corrupción.

No es de extrañar, que los nombres que más suenen en la Comisión de Investigación sean Inassa y
Emissao, dos empresas adquiridas por el Canal de Isabel II, durante los gobiernos de González y
Gallardón, por cantidades millonarias, que sólo respondían al enriquecimiento personal de quienes
dirigen y dirigían nuestra región. La adjudicación de la cafetería de la Asamblea de la Comunidad de
Madrid o el famoso campo de golf, relacionado con González, son otros ejemplos más de la sombra de
que pesa sobre el Partido Popular.

Los madrileños y madrileñas, que eligieron a Podemos en las urnas, no lo hicieron para que nos
calláramos ante la corrupción, sino para denunciar el saqueo que durante años el Partido Popular ha
venido realizando en nuestra región. Como diputada de la Asamblea de Madrid, continuaré denunciando
en cada pleno, en cada comisión, el libertinaje con el que han tratado las instituciones, a pesar de sus
intentos por callarme.

Sin otro particular, espero que la justicia siga actuando y le aseguro que nosotros continuaremos
denunciando las irregularidades cometidas desde donde estemos.