Otras miradas

¿Queremos gobernar? ¡Queremos transformar!

Sira Rego

Sira Rego

Comité federal del Partido Comunista de España

Me imagino lo que estarán pensando ¿es necesario el Partido Comunista en el siglo XXI? Lo cierto es que después de la ofensiva de la derecha y de la "no tan derecha" es razonable que muchos y muchas se planteen esta cuestión, o incluso que se sorprendan al descubrir que aún existen comunistas organizados.

Nos acusan de anticuados y viejos. Dicen que nuestras propuestas políticas tienen olor a naftalina. Que la senda del crecimiento demuestra que Marx estaba equivocado y que la lucha de clases es una cosa del siglo XIX. Pero como la realidad es dialéctica, la crisis ha lanzado los libros de Marx y Lenin a las estanterías de superventas, mientras multimillonarios de sonrisa entrañable nos sacuden con su verdad "la lucha de clases existe y la vamos ganado". Parece que no estábamos tan anticuados.

Mientras tanto, hemos celebrado el XIX Congreso del Partido Comunista de España. Un proceso de tres días en el que hemos debatido sobre los ejes políticos que guiarán nuestro trabajo los próximos cuatro años. Conscientes de que la crisis no es una cuestión coyuntural que pasará con recetas económicas de prestidigitador. Sino una fase que está provocando un expolio sistemático de las capas populares y clase trabajadora y que está configurando una nueva realidad de acuerdo con los intereses de los más poderosos. Una nueva institucionalidad y un nuevo orden en las relaciones de poder. Hemos llegado a un punto de no retorno, en el que ya no es posible volver a la realidad de hace unos años. Por eso nos hemos centrado en un Congreso de ideas, de propuesta política y de nuevas formas de lucha.

El debate ha cristalizado cuestiones esenciales como la auditoría ciudadana de la deuda y la ruptura de la Unión Europea y del Euro como único escenario viable para generar alianzas entre los pueblos de Europa para superar el actual modelo. Una estrategia que pasa por la desobediencia y el cuestionamiento de las normas de la Unión Económica y Monetaria.

También hemos abordado elementos como el impulso de un proceso constituyente, como proceso de acumulación de fuerzas para construir poder popular, para formular espacios de organización de las personas trabajadoras y capas populares, que impulse una democracia participativa en torno a las demandas de la mayoría social. Asimismo hemos profundizado las posiciones a favor del municipalismo y la defensa de lo público.

Nos hemos emplazado a seguir trabajando en frentes como la ecología social, al feminismo, la soberanía alimentaria, la solidaridad popular, la memoria histórica, el derecho a la vivienda....

Así que si preguntan de nuevo, les diré que sí. El PCE es necesario en el siglo XXI. Mientras haya Troika y clases dominantes será necesario. Nuestra vocación es ser una herramienta útil para cambiar las cosas a favor de las personas trabajadoras, a favor del pueblo.

Ayer fue reelegido José Luis Centella como Secretario General del PCE. En su discurso había una pregunta y una respuesta que resumen el espíritu de los y las comunistas. La pregunta ¿queremos gobernar? La respuesta ¡queremos transformar!