Otras miradas

Referéndum en el sur de Europa: ¿derrota o lecciones para el movimiento popular?

Helena Vázquez

Abogada, periodista y activista de los movimentos sociales de Catalunya.

A pesar de que los procesos de referéndum griego y catalán se llevaron a cabo por diferentes cuestiones y en diferentes condiciones, ambos propagaron una gigantesca oleada de movilizaciones. La voluntad popular expresada a través de los dos comicios fue desactivada de manera brutal desembocando en un profundo sentimiento de derrota. Estos tiempos que han sido políticamente densos y decisivos para los dos pueblos del Mediterráneo han marcado el cierre de los círculos de estas luchas. Ahora no solo hay que ver hasta dónde era posible que estas corrientes correrán sino que también resulta oportuno ampliar el foco de dichas mareas locales que han sacudido el panorama político europeo a escala continental. El que queda de estas batallas, las conclusiones que se derivan, son extremadamente importantes: la izquierda se repensará a través de ellas o se verá abocada a repetir inevitablemente una repetición trágica de la historia.

Las semanas que dejaron una impronta en Atenas y Barcelona

El referéndum griego no se puede leer en otro capítulo que no sea lo de la época de las grandes movilizaciones anti-memorándum. De hecho, se puede ver cómo el acto de conclusión de una fase de luchas populares y, simultáneamente, como la canción de cisnes de la propuesta del gobierno de SYRIZA. El 27 de junio de 2015, y durante la semana que siguió la proclamación el referéndum, «había un gran caos al cielo; la situación fue excelente» para las fuerzas de ruptura. La propuesta de memorándum de la llamada Troika entonces, es decir, de la UE-FMI-BCE, era radicalmente impopular. Las protestas y la política volvieron a las calles. Fue incluso el mismo gobierno el que declaró que no estaba de acuerdo con la situación. Ahora bien, después de que el ejecutivo propusiera un acuerdo alternativo muy similar al de la Troika, la portada del 3 de julio del diario "AVGI" – adscrito a Syriza - dejó claro que habría «un acuerdo en 48 horas (de la publicación de los resultados de los comicios) en cualquier caso».

El que vio el caos como una oportunidad fue el estado, que esparció sin vergüenza el terror a través de la televisión y mediante el acoso laboral. Prometían un auténtico infierno si se salía de la Unión Europea, como consecuencia de la victoria del "NO". El día siguiente del referéndum, contra todo pronóstico, el heroico 63,1% "NO", con el 80% a las regiones populares de Atenas y el 85% a la juventud, se convirtió en uno humillante "SÍ", y por lo tanto, en un tercer memorándum. Este resultado fue, en realidad, la implementación del viejo lema «ni ruptura ni subyugación» que Alexis Tsipras había inaugurado ya en su investidura. Estas palabras también se convirtieron en la cristalización del punto muerto al cual se dejó en el pueblo griego hasta el día de hoy.

Varios kilómetros al oeste de la Mediterránea, el movimiento independentista catalán había ido calentando motores desde el 2010 para acabar siete años más tarde con una base popular más amplia, que cuestionaría la naturaleza reaccionaria del Estado español, exigiría una República y acabaría liderando la huelga más masiva que el país habría visto en décadas. Un gobierno de Junts Pel Sí indeciso e impreciso con lo que debía seguir el referéndum prohibido vio como el mecanismo de terror se giraba rápidamente en contra de él después de la votación. Pablo Casado declaró que si Puigdemont optaba por la ruptura, "quizás acabaría como Companys".

La elocuente declaración del actual Presidente del Partido Popular  no fue solo una amenaza de muerte retórica, sino una analogía entre el pasado y el presente que pone de manifiesto la naturaleza antidemocrática del régimen actual del '78, que ha encarcelado los principales líderes institucionales del movimiento independentista pidiendo hasta 30 años de prisión por rebelión y malversación.

Ni los mecanismos, ni la fuerza con la que el estado aplacó los resultados de los dos referéndums fue la misma. Ahora bien, con un profundo temor al cuestionamiento de los principales pilares del régimen y la consecuente radicalización masiva de conciencias, la esencia de la reacción estatal fue la misma: anular la capacidad del pueblo de decidir sobre sus asuntos y alterar el resultado del referéndum por vías impopulares.

Después de que se hiciera público el resultado del referéndum griego, Evànguelos-Vasileios Meimarakis, entonces presidente en funciones del partido liberal conservador, Nueva Democracia, amenazó a los votantes del NO, en la misma línea que Casado: «si el acuerdo no llega el miércoles -en dos días-, las fuerzas de la clase dirigente intervendrán y los creativos ciudadanos responderán de una manera muy diferente». A la vez, el que también se convirtió en una experiencia común fue el claro contraataque del estado en forma de miedo. La apocalíptica propaganda por el Sí de los medios de comunicación griegos y de los grandes empresarios destapó notoriamente su carácter reaccionario, del mismo modo que la brutalidad policial de los cuerpos y fuerzas de seguridad españolas durante el referéndum propició una reposta unitaria del bloque autodeterminista, que apareció masivamente a la huelga de 3 de octubre. El golpe desesperado de la clase capitalista dominante, en ambos casos, se convirtió en un boomerang que, en un momento concreto, fue capaz de unir buena parte de las clases populares en contra de las élites del estado.

La unión de la autocracia

Mientras el estado desplegaba todas las garras para desobedecer los mandatos democráticos, la Unión Europa se convertía en un soldado de los mercados que ondeaba la bandera de la integración europea y veía en estos movimientos, también en el caso catalán, como focos de desestabilización económica y política. El guion de la intervención de Bruselas, aunque sea por la omisión de preservar los derechos fundamentales de los pueblos, ha seguido al pie de la letra la famosa doctrina que Henry Kissenger - exsecretario de Estado norteamericano - aplicó al destituir Salvador Allende a través del conocido baño de sangre chileno. Si tenemos que elegir entre sacrificar la economía o la democracia, tenemos que sacrificar la democracia. Ha quedado probado que esta máxima que ha marcado la historia del capitalismo y, en buena medida, explica la naturaleza autocrática del capital, forma parte del núcleo de los valores de la UE.

Sellada en los tratados fundamentales de la Unión Europea, la soberanía de los estados miembros ha sido desafiada en el sí de las principales instituciones comunitarias. La deuda ha sido actuando como una herramienta para asegurar una tutela constante a los PIGS, hasta el punto de relegar, en ocasiones, al parlamento nacional un papel puramente cosmético para darle el trono a los arquitectos financieros europeos.

El ejemplo griego ilustra esto mejor que ningún otro: el mecanismo de recortes constantes que el gobierno de SYRIZA-ANEL votó en el tercer Memorándum impone reducciones automáticas en el gasto público estatal. Si, por ejemplo, hay una divergencia respecto a los objetivos de los excedentes primarios, las reducciones y los recortes no tendrán que ser ni siquiera votadas por el Parlamento griego. En la misma línea, el «Superfondo» establecido para las privatizaciones masivas de propiedades públicas construye un estado paralelo que ejecuta las órdenes de los todavía acreedores. Es, en definitiva, la «mano invisible del mercado» la que se encarga de seleccionar qué disposiciones consagradas a la constitución respetarán y cuáles desobedecerán.

El margen de maniobra para revertir esta situación es minúsculo. Ahora bien, el campo para desarrollar políticas reaccionarias parece no tener límite. Estos últimos años hemos visto que en el sur del Mediterráneo la imposición de políticas de reestructuración económica para descargar una gran parte de las cargas de la crisis, del centro a la periferia, a menudo con herramientas poco democráticas, ha dado lugar a movimientos progresistas con un programa sin recorrido. Al mismo tiempo observamos que la UE ha sido más bien ecléctica en el Centro y Norte del continente, donde las fuerzas más conservadoras y de la ultraderecha han podido incorporar políticas anti-inmigración y un ligero proteccionismo impulsado por los partidos de extrema derecha.

En su artículo "Las lecciones de la debilidad griega: un euroescepticismo de izquierdas o un frente popular de izquierdas contra la UE?", Stavros Mavroudeas, profesor de economía política, describe este desencaje entre la Norte y Sur en términos políticos: «el motivo principal de esta división política es que, en los países del centro y Norte de Europa, la izquierda (la socialdemocracia quedaría excluida puesto que es una fuerza sistémica) se ha enfrentado a sucesivas derrotas que la debilitaron y, al final, la convirtieron en un apéndice de la socialdemocracia. Además, dado que la integración imperialista europea y la UE es un gran proyecto estable a largo plazo, la izquierda de estos países ha sido absorbida por ella. Por este motivo, no puede atraer el descontento popular con la UE, sus estructuras y las políticas antipopulares. Por ello, es la extrema derecha – hasta hace poco fuera del espectro político oficial- que puede engañar a las masas populares y, con el apoyo implícito o explícito de los segmentos de la burguesía, conducirlos al camino resbaladizo del nacionalismo».

Aun así, la ideología nacionalista y el discurso populista que utilizan los partidos de extrema derecha que están ganando terreno solamente señala superficialmente los problemas de la integración europea, hasta el punto que se mantiene el interés de un determinado capital local y se conserva la estabilidad económica general. El polémico caso de Italia es la excepción al sur que probaría el punto anterior: la extrema derecha es capaz de recoger el voto obrerista con algunas propuestas que se mueven dentro del campo del anticapitalista como consecuencia de la derrota sucesiva de la izquierda. El nuevo gobierno antielite ya ha mostrado su fidelidad al establishment. El ejecutivo de la Liga Norte y el M5S destituyó el ministro propuesto para el gabinete de economía, Paolo Savona, cuando la UE se lo pidió. Ni tan solo protestó por la intervención directa en la soberanía del Estado italiano.

¿Euro-escepticismo o euro-separatismo para la izquierda?

Por lo tanto, la cuestión real no sería preguntarnos si la extrema derecha es una amenaza para este proyecto europeo sino que tendría que ser por qué la izquierda no ha ido construyendo dicha ofensiva. La realidad es que lejos de intimidar o cuestionar los cementos europeos, los partidos socioliberales y de la izquierda socialdemócrata, de forma paradigmática, se han convertido en el bote salvavidas del plan europeo. Ante esta oleada euro-escéptica, la izquierda se mantiene más preocupada por cómo viste sus propuestas en vez de fijarse en la potencialidad transformadora de sus programas que buscan cambiar las condiciones de vida de la gente. Continúa esparciendo la misma ilusión que llevó a Syriza en el gobierno. Para estas formaciones, la receta para cambiar el curso político del continente es unirse a la consigna del cambio a la Unión Europea; Podemos continúa insistiendo que la izquierda tiene que ser el pegamento que mantendrá unida la UE.

Las contrapartes europeas de SYRIZA cavan con más intensidad el agujero para enterrar la figura de Tsipras cuando el foco de las cámaras es sobre ellas. Ahora bien, mantienen el espíritu de su programa casi intacto. Acabar con la espiral letal de las políticas de austeridad y tirar un programa social y democrático en Europa es la finalidad de la declaración común firmada por Podemos, Francia Insumissa y Bloqueo (Portugal), con el apoyo del Sinn Féin o el Partido Socialista de Holanda, entre otros, ante las elecciones europeas. El título de esta confluencia, la «Declaración de Lisboa», retrata exactamente su esencia. Esta izquierda suave euro-escéptica, como a veces lo denominan desde la derecha, se desvía de la posición de una salida de la UE. Aunque pretende sacar a la luz la dura faceta neoliberal y antidemocrática de la UE, busca colocar todo el espectro de la izquierda como emisario de su cambio y el protector de su unidad.

En esta línea, el profesor de economía política griego añade en el mismo artículo: «el euroescepticismo de izquierdas sostiene que la UE no es una estructura anti-popular per se sino que ha sido dominada por el neoliberalismo. Oculta conscientemente que las políticas de la UE, antes de la Comunidad Económica Europea, eran anti obreras bandos del inicio del neoliberalismo en ochenta. También oculta conscientemente el hecho que la UE es una estructura basada en poderes e intereses específicos y no en la "casa europea común". Si estos intereses están en peligro, sus agentes preferirán derrocar la estructura en lugar de alterarla. El euroescepticismo empieza con el mito de que puede haber políticas anti austeridad y en favor de los trabajadores a la UE».

Cuando la voluntad popular se encuentra con la ausencia del Derecho

Las conclusiones recogidas a raíz de los dos referéndum nos enseñan que la mera espera a que cambien progresivamente los equilibrios parlamentarios, ya sea a nivel estatal o supraestatal, resulta del todo insuficiente para explicar por qué los dos comicios han sido papel mojado; o por qué la Unión Europea ha hecho caso omiso de las demandas democráticas de la gente, aunque contraviniera sus propios tratados. Seguramente habría que apuntar también al poder acumulado en manos de la maquinaria financiera y judicial que ha sido quien, finalmente, ha puesto punto y final a los dos procesos democráticos ipso facto, y ha violado los grandes marcos jurídicos y democráticos del llamado estado de derecho.

Más allá de los referéndums, hemos normalizado el poder de los órganos antidemocráticos de la UE. Los mecanismos financieros que el BCE ha utilizado para extorsionar la periferia europea para implementar reformas neoliberales o derribar un gobierno -en el caso de Italia- describe la ausencia perversa de la ley, insertada dentro de la columna vertebral de la UE y capaz de contravenir por ejemplo, en este caso, el Tratado sobre Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

En línea de lo que el filósofo español Carlos Fernández Liria ha defendido: «se ha demostrado, una y otra vez, que el que se denomina una ley bajo condiciones de producción capitalista no es, en realidad, una ley mala, sino una forma ideológica de denominar la ausencia de ley». De este modo, en el citado fragmento del libro colectivo Educación para la Ciudadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho, sus autores plantean la cuestión del poder y los límites del parlamentarismo liberal en el marco del sistema capitalista. Recuerdan que cuando la izquierda ha intentado corregir lo que categoriza como leyes malas, «se ha encontrado con que ese marco no existía; se ha encontrado con que el pretendido marco constitucional, pese a todas las apariencias, jamás había existido».

El espejismo democrático que causa el actual juego parlamentario a menudo es del todo reconocido por sus actores principales. En una entrevista reciente a la revista Le Point, el mismo Alexis Tsipras asumió los límites de este referéndum y declaró: «Al final, este referéndum tenía muchas virtudes: por un lado, se trataba de una válvula de seguridad democrática que permitía a los griegos expresar sus sentimientos. Por otro lado, permitió conseguir un mejor acuerdo, que beneficiaba a todas las partes». Acto seguido aclaraba que «el Grexit era para mí a línea roja». Con estas palabras, tres años después, confirmaba el peso simbólico del referéndum y declaraba inequívocamente la instrumentalización de los comicios. El que seguramente tendría que haber hecho el movimiento popular, pero hacia la dirección contraria.

Cuando SYRIZA-ANEL y JxCAT-ERC recularon una vez celebrados los comicios, la mayoría de los partidarios del campo ganador lo calificaron de "traición" cuando, en realidad, la auténtica traidora descansaba sobre el terreno de juego. Para que el movimiento no sufriera de un derrotismo ciego, a la izquierda le tocaba señalar todos aquellos elementos materiales que impedían la evolución del proceso político. También tenía que exponer paralelamente los elementos programáticos-estratégicos a través de los cuales la ruptura podía hacerse realidad algún día.

Un nacimiento prematuro del poder popular

Tanto la primavera del 2015, como el otoño del 2018, parecía que dejaban a la izquierda anticapitalista griega y catalana un amplio campo para recorrer.  No obstante, a última hora el terreno ya estaba abonado para lo peor. En este sentido, la debilidad del movimiento popular en la vigilia de los acontecimientos, en términos orgánicos, había definido, entre otros factores y en buena medida, hasta dónde se podrían mover las posturas por una ruptura y hasta dónde podrían crecer los espacios de movilización popular, creados ad hoc a raíz de los referéndums. Hijos de las grandes huelgas generales en Grecia y de las redes que conforman el tejido popular en el caso catalán, los referidos órganos decisivos para lograr una hegemonía de la clase trabajadora no fueron nada más que un espejo del que la izquierda había segado los últimos años.

Los Comités de Defensa del Referéndum (CDR) se convirtieron en una trinchera imprescindible para hacer efectivo el voto del 1 de octubre. En pocos días, huérfanos de representación política, salieron a la luz sus propios límites para reunir mayorías. Con el destacado cambio de nombre, los Comités de Defensa de la República se transformaron en meros espacios independentistas, incapaces de representar una sensibilidad más amplia y aglutinadora en relación la cuestión nacional: republicana y autodeterminista. Acabados de nacer, ya se los había condenado a ser un espacio de movilización que podía ser poco más que un brazo ejecutor de la inamovible estrategia gubernamental mientras se aislaban progresivamente del resto de luchas sociales.

Un patrón relativamente similar siguieron los comités griegos por el "NO", asambleas que, proclamado el resultado del referéndum, aboga baban para proteger e imponer el resultado de las urnas. Sus ambiciosos intentos de estructurarse en todos los barrios de las principales ciudades y en una coordinación panhelènica se vieron frustrados por su desconexión con el existente movimiento obrero-popular. En este caso, su papel quedó reducido en parte a ser una mera correa de transmisión de las diferentes líneas políticas de los diferentes partes de la izquierda, en vez de erigirse como genuinos portavoces de una extensa voluntad popular.

Otra vez, por lo tanto, encontramos un punto en común entre las dos batallas: la carencia de preparación, previsión y disposición de la izquierda para dar la bienvenida a una oleada de reivindicaciones justas. Estas conclusiones, que tendrían que ser debidamente recogidas, también se tienen que leer en clave de futuro.

Redirigir el GPS de la izquierda europea

La izquierda nunca ha sido una fuerza separadora, al contrario, siempre ha intentado unir los explotados de esta sociedad contra el sistema capitalista. Es por eso que en determinados contextos históricos, la separación territorial es pensada como una herramienta para lograr un mayor nivel de unidad de clase. El mismo Lenin se estiraba de los cabellos ante aquellos que no comprendían la necesidad de participar en determinados procesos emancipatorios: "acusar a los partidarios de la libertad de autodeterminación, es decir, de la libertad de separación, de que fomentan el separatismo es tan necio e hipócrita como acusar a los partidarios de la libertad de divorcio de que fomentan el desmoronamiento de los vínculos familiares".

La separación tan solo es útil cuando forma parte de una limpia expresión democrática del pueblo, en la medida que la internacionalismo puede estar en el centro, cuando crece una conciencia emancipadora que necesariamente nos hace sentir más cerca del resto de pueblos. Podríamos decir que, a diferencia del Brexit, la batalla por el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de Cataluña llegaría a unir los pueblos de la península contra su estado opresor, del mismo modo el Grexit podría ser una semilla para crear una ola que pueda hacer temblar la Unión Europea. Únicamente fuera de esta maquinaria autoritaria, se puede construir una cooperación justa e igualitaria entre naciones soberanas. La defensa de esta solidaridad entre pueblos, en contraposición con el nacionalismo galopante en Europa, confiere a la izquierda anticapitalista una ventaja comparativa en una realidad más globalizada.

Hay, no obstante, otra manera en la que separación puede ser expresada: hacer que la clase trabajadora se divorcie entre ella, luchando en diferentes campos nacionales, en vez de ser unida bajo la bandera de sus intereses. Por ello, la izquierda no debe olvidar que es imprescindible transformar las demandas nacionales en unas luchas populares y democráticas para conseguir su soberanía. Por ejemplo, la izquierda catalana debe recordar el potencial riesgo de fractura social que puede llevar convertir la batalla por su emancipación nacional en un sueño romántico por un simple cambio de banderas de países.

Para que una propuesta transformadora de la izquierda europea pueda estar en la agenda política del continente, el internacionalismo tiene que hacer un salto organizativo y huir de los ingenuos simbolismos. Desgraciadamente, en las próximas elecciones europeas, será la extrema derecha xenófoba la que en buena medida configure la agenda. Reconocerlo puede ayudarnos a reconstruir una izquierda anticapitalista europea. Si tomamos como base las experiencias descritas de los pueblos de la Mediterránea, debemos alertar sobre la necesidad de intercambiar vivencias, aprender y coordinarnos bajo una bandera común que defienda un proyecto de soberanía verdaderamente democrático y anti-élites, y por ende, anticapitalista y antimperialista, basado en un proyecto comunitario inclusivo y diverso.