Otras miradas

Menos guerra y más educación

Natalia Munevar

Comité por la paz de Colombia en Madrid

En Colombia, caravanas de estudiantes caminan por todo el país para llegar a Bogotá esta semana exigiendo el legítimo derecho a la educación publica y participar en el gran paro nacional estudiantil convocado este miércoles 28 de noviembre.

"Desde la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior - UNEES - exigimos la recuperación de fondos de la reforma tributaria para que sean destinados a las Instituciones de Educación Superior. Y proponemos, además, la reducción de recursos destinados a la guerra y al pago de la deuda externa, para que ese dinero se destine a la educación pública con el fin de sanear el déficit de funcionamiento que padecen las Universidades" este texto se lee en el pliego de peticiones con las 10 exigencias para salvar las universidades públicas que entrego el movimiento estudiantil al Congreso colombiano en el mes de septiembre.

Las marchas estudiantiles en Colombia empezaron el pasado 10 de octubre y dieron un primer paso muy importante, sincronizando los intereses y necesidades de tres fuerzas que casi nunca están de acuerdo, estudiantes, profesores y rectores, de universidades públicas y privadas, para denunciar la grave crisis financiera de la educación superior: un déficit de $3,8 billones de pesos (1.035 millones de euros) para funcionamiento y de $15 billones de pesos (4.087 millones de euros) para infraestructura, según cifras del Sistema Universitario Estatal (SUE).

El problema de financiamiento se debe a una paradoja insostenible: cada año las universidades públicas incrementan los programas de pregrado y posgrado, aumentan la cobertura y mejoran la calidad en docencia e investigación, pero el presupuesto que destina el Ministerio de Educación para financiarlas es menor en términos porcentuales, es decir, cada vez hay más gastos, pero siguen con el mismo dinero.

El 26 de octubre el Gobierno nacional llegó a un acuerdo de mínimos con los rectores de las universidades públicas para hacerle frente al déficit que las universidades cargan desde hace más de 20 años, rompiendo de esta forma la alianza de las tres fuerzas del movimiento. Los estudiantes y profesores no están de acuerdo con los recursos pactados ya que manifiestan que la formula que plantea el gobierno no es suficiente para solucionar la crisis financiera de las universidades públicas que supera los 18 billones de pesos.

El Gobierno no atiende al pliego de peticiones, en el cual se puede resaltar la necesidad del incremento de $4,5 billones para las universidades públicas, el congelamiento de las matrículas de las universidades privadas, la reliquidación de las deudas de los estudiantes con el ICETEX con tasa real de interés 0 % y la condonación de los créditos de los estudiantes de "Ser Pilo Paga".

En noviembre se creó una mesa de dialogo entre el Gobierno Nacional y los representantes de las plataformas estudiantiles para negociar el levantamiento del paro nacional. A pesar de las intensas jornadas de dialogo, las respuestas del Ministerio de Educación y de Hacienda siguen siendo incompatibles con las propuestas de los estudiantes y profesores, los cuales denuncian que no hay voluntad política para resolver el problema de fondo que es el desfinanciamiento estructural de la educación superior colombiana.

El paro estudiantil se mantiene en Colombia. Estcolombiaudiantes universitarios provenientes de la Amazonia, Valle del Cauca, Medellín, Quindío y otras regiones del país marchan hasta  Bogotá en los próximos días convocados por la sexta manifestación por la defensa de la educación superior que se realizara el 28 de noviembre para la cual se espera desborde. Las colombianas y los colombianos en el exterior nos movemos para apoyarlas, con el lema No más guerra y más educación convocamos a concentración el próximo miércoles en Madrid a las 18:00h en la Puerta del Sol y en Barcelona a las 19:00h en la Plaça Sant Jaume.

Si el paro estudiantil y la represión de las movilizaciones continua, el pliego de peticiones de los estudiantes sigue sobre la mesa sin ningún acuerdo y el dialogo con el Gobierno colombiano siguen en círculos sin alternativas para financiar las instituciones superiores, bien puede la ministra de Educación, María Victoria Angulo, renunciar a su cargo.