Opinión · Otras miradas

El liderazgo del presidente Pedro Sánchez en Latinoamérica

“España ha vuelto”. Esta es la frase más repetida en los últimos meses en las capitales latinoamericanas,de aquellos que siguen a diario la política internacional. La llegada del Presidente Pedro Sánchez ha dado un impulso a la acción exterior de España que estuvo prácticamente desaparecida en la escena internacional y en particular en nuestra región, en estos últimos años.

La España presidida por Pedro Sánchez (en estos intensos meses) ha recuperado espacios y contactos con los países e instituciones del área, así como también ha recobrado el tradicional papel que siempre ha jugado en el vínculo entre América Latina y la Unión Europea.

En los últimos años, la Francia de Françoise Hollande y en la actualidad, de Enmanuel Macron, así como la Alemania de Angela Merkel, han fortalecido su presencia en la región. No sólo ha habido una presencia importante de empresas de dichos países, sino también un aumento de la cooperación al desarrollo con nuestras naciones. también un refuerzo del personal en sus embajadas, tanto de Paris como de Berlín, prestando una especial atención a la interlocución y al dialogo político con los líderes de nuestra región. En este contexto, era importante que España regresara.

Desde que Pedro Sánchez asumió el gobierno de España nos ha demostrado que es posible desarrollar políticas abiertas e inclusivas. La constitución de un gobierno donde las mujeres son mayoría, el aumento del salario mínimo amparando a los más débiles, o la lucha contra la pobreza infantil son muestra de ello. Además ha tenido una política internacional pro activa en todas las áreas, y ha buscado recuperar el tradicional rol de articulador entre Europa y América Latina.

Una España activa reforzará la IIIª Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños – Unión Europea, a celebrarse este 2019 en Bolivia. Será una nueva oportunidad tras el desarrollo de la XXVIª Cumbre Iberoamericana, realizada en noviembre de 2018 en Guatemala, para reforzar la integración regional, apoyar el crecimiento económico inclusivo y promover la influencia internacional de nuestra región.

Así como el Parlamento Centroamericano promovió en la Cumbre de Guatemala una importante declaración política que destaca el papel de España como nuestro interlocutor con la Unión Europea, nosotros desde nuestras diferentes responsabilidades tanto desde Suramérica como desde Centroamérica apoyamos la idea de una España activa con todo el continente americano de habla hispana.

Entre las principales preocupaciones a nivel regional e internacional sin duda la situación en Venezuela ocupa para todos nosotros un lugar muy destacado. Nos congratula la iniciativa que ha liderado España desde la Unión Europea, y Uruguay desde el ámbito latinoamericano, con la creación del “Grupo Internacional de Contacto para Venezuela” (GIC). Este grupo es integrado por países europeos y americanos, que tiene como objetivo ayudar a una salida … ” pacífica, democrática y propiamente venezolana, excluyendo el uso de la fuerza” …  y se ha expresado en la declaración del 8 de febrero en la Cumbre de Montevideo, firmada por el Ministro de Asuntos Exteriores de España: Sr. Josep Borrell, el Ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay: Sr. Rodolfo Nin Novoa y la Alta Representante de Política Exterior de la UE: Sra. Federica Mogherini.

Deseamos expresar nuestra voluntad por contribuir a una Iberoamérica que mire al futuro con optimismo y confianza. Para ello la Comunidad Iberoamericana precisa de una España activa que la entrelace: un espacio con una historia común y con un mañana por construir, donde esperamos que el Presidente Pedro Sánchez cumpla un rol fundamental para profundizar nuestros lazos, aumentar la cooperación y fomentar la ampliación de oportunidades y derechos para todas y todos.