Otras miradas

Este 28-A, no retrocedas ni te conformes: la historia, la tuya y la de tu país, la escribes tú

Ana Domínguez Rama

Editora, historiadora y consejera ciudadana estatal de Podemos @anayrama

La semana pasada, Pepa Bueno señaló en la radio que lo esencial en una campaña electoral son los programas de los partidos y estoy de acuerdo con esta afirmación. Sin embargo, y como se sabe, casi nadie lee los programas electorales, seguramente porque, por desgracia, este país arrastra una larga tradición de políticos de todos los colores que prometen mucho durante las campañas y, luego, cuando gobiernan, incumplen sistemáticamente lo dicho. Es normal, por tanto, que prefiramos no perder el tiempo cuando sabemos que nos toman el pelo… ¿Para qué leer algo que se convertirá en papel mojado?

Nadie lee los programas porque nos hemos acostumbrado a la incoherencia y a la mentira de quienes dicen representarnos a todos y todas. Tan acostumbrados estamos que, a la hora de depositar el voto el día de las elecciones, parece que se lo perdonamos, porque, total, qué más da, si siempre es igual. Aun así, y exceptuando a las personas que —presas de cierto fanatismo o de intereses que no son los del país— están encantadas con que las estafen, nos enfadamos con quienes dicen una cosa y luego hacen otra, por su falta de humildad al no reconocer dicha incoherencia —que siempre favorece a las élites y perjudica a las personas normales— y por la falta de corazón y de coraje a la hora de proponer e implementar mejoras en la vida de quienes componemos este país, no vaya a ser que hacerlo disguste a los que siempre han tenido el poder económico. Produce enfado y vergüenza, pero dedican mucho tiempo y dinero para que vivamos en la resignación del «nos engañan, pero no hay otra cosa», del «no se atreven, porque solo piensan en pillar un sillón y vivir del cuento», y del «no se puede, porque son todos iguales». Llevamos tantos años sumidos en la decepción que nos hemos acostumbrado a la mediocridad y pensamos que lo que se mueva un poco de eso es una excentricidad, una utopía o una pérdida de tiempo. En el fondo, como decía antes, es normal: muchos no hemos conocido otra cosa en nuestra vida y muchos otros saben que bajo la dictadura franquista todo era peor.

Presentación del programa electoral de Unidas Podemos.
Presentación del programa electoral de Unidas Podemos.

Yo he tenido el honor de editar los programas con los que Podemos ha concurrido a las elecciones y he podido cotejar nuestras medidas con las de otros partidos, comprobar su viabilidad y hacer un seguimiento de lo que han hecho los últimos Gobiernos con todo aquello que proponían. Y, por supuesto, el resultado es insultante, dada la discordancia entre lo que se promete y lo que luego (no) se hace, tanto en el caso del Gobierno del PP (2016-2018), que contó con el apoyo de Cs, como en el del Gobierno del PSOE (desde junio de 2018), un partido que no es de fiar porque, al final, le tiemblan las piernas ante los poderosos y no se atreve a impulsar medidas que garanticen de verdad el bienestar de la gente. Por eso, para que no sigamos viendo cómo se repite la tónica general cuando, en realidad, hay otras maneras de afrontar los problemas y las injusticias, quiero compartir contigo unas pocas medidas posibles acerca de cuestiones que afectan a tu día a día y al de las personas que quieres, para que consideres lo que hay en el presente y lo que quieres que haya en el futuro. Puedes encontrar el desarrollo de estas medidas en el «Programa de Podemos para un nuevo país» que hemos publicado en varias versiones y lenguas en nuestra página web, incluido un formato «constitucionalista», de esos que tanto les gustan a quienes así se autodenominan mientras no hacen más que incumplir nuestra Constitución.

  1. Frente al recorte de derechos y libertades, retrocesos en general y la vuelta al pasado que supone reabrir debates que considerábamos superados, daremos pasos firmes hacia un HORIZONTE MORADO para acabar con las violencias machistas (que deben ser una cuestión de Estado), avanzar hacia la igualdad real entre mujeres y hombres, establecer la corresponsabilidad de los cuidados, mejorar el sistema de atención a las personas dependientes, y ampliar los derechos de las personas LGTBI. Asimismo, protegeremos LO PÚBLICO al revalorizar por ley las PENSIONES al IPC y al garantizar UNA EDUCACIÓN Y UNA SANIDAD PÚBLICAS Y DE CALIDAD, de modo que serán gratuitas la educación infantil, la obligatoria (libros, material escolar y comedor), la universitaria y la formación profesional, así como serán gratuitos los másteres cuando sean necesarios para ejercer una profesión y, por otro lado, también los servicios básicos del dentista, al tiempo que adoptaremos medidas urgentes para frenar la mercantilización de la sanidad y reducir las listas de espera. Dado que LA VIVIENDA DIGNA ES UN DERECHO reconocido en la Constitución, prohibiremos los desalojos sin alternativa habitacional y regularemos el precio de los alquileres. Y en cuanto a las LIBERTADES, garantizaremos la libertad para morir dignamente y derogaremos la ley mordaza y los delitos medievales de ofensa a los sentimientos religiosos e injurias a la Corona.
  2. Frente al incremento de la desigualdad durante el último decenio, daremos pasos firmes hacia la JUSTICIA FISCAL Y SOCIAL: RECUPERAREMOS LOS 60.000 MILLONES DE EUROS (¡sesenta mil millones!) que la ciudadanía prestó a los bancos durante la crisis; estableceremos un IMPUESTO ESPECIAL A LA BANCA, uno para LAS GRANDES FORTUNAS que grave los grandes patrimonios y otro de TRANSACCIONES FINANCIERAS; es decir, haremos que LOS RICOS PAGUEN MÁS IMPUESTOS mientras que las pequeñas y medianas empresas (pymes) pagarán menos, así como los AUTÓNOMOS, para quienes estableceremos además cuotas justas. Perseguiremos sin descanso el FRAUDE FISCAL y los diferentes tipos de paraísos fiscales; convertiremos BANKIA en un BANCO PÚBLICO, ya que lo rescatamos con el dinero de todos y todas; haremos que la Iglesia pague el IBI, y garantizaremos UNA RENTA DE, AL MENOS, 600 EUROS AL MES para que nadie se quede atrás como consecuencia de la crisis.
  3. Frente a quienes relativizan o incluso niegan el cambio climático, daremos pasos firmes hacia el HORIZONTE VERDE por el que abogan la juventud y la comunidad científica, en nuestro país y en el mundo, para cuidar del único planeta que tenemos, reducir las emisiones de CO2, prohibir la mercantilización del agua y proteger los derechos de los animales, y generaremos MÁS PUESTOS DE TRABAJO DE CALIDAD, apostaremos por las ENERGÍAS RENOVABLES y crearemos UNA GRAN EMPRESA PÚBLICA DE ENERGÍA para, entre otras cosas, hacer que LA FACTURA DE LA LUZ SEA MÁS BARATA y asegurar que todo el mundo tiene acceso a los suministros básicos (luz, agua y gas).
  4. Frente a la corrupción generalizada y el saqueo de nuestro país, daremos pasos firmes hacia el SANEAMIENTO DE NUESTRA DEMOCRACIA, para lo cual ACABAREMOS CON LAS «PUERTAS GIRATORIAS» Y CON LAS CLOACAS PROPIAS DE LOS SISTEMAS DICTATORIALES que se pagan, por cierto, con el dinero de la ciudadanía. Aunque el daño que han hecho a Podemos al fabricar mentiras y pruebas falsas durante años para que no llegáramos al Gobierno no es cuantificable (¿qué habría pasado si la mafia nos hubiera dejado trabajar en igualdad de condiciones y si la mitad de los españoles hubiera sabido antes que nuestra financiación no solo es legal, sino que es LA MÁS TRANSPARENTE DE TODOS LOS PARTIDOS Y LA ÚNICA QUE NO PROCEDE DE LOS BANCOS?) y, a pesar de que aún no ha salido a la luz la gravedad de los ataques que hemos recibido, nadie duda de que nuestro compromiso no es solo con quienes nos votan, sino con el país, y de que somos los únicos que no tenemos las manos atadas y podemos limpiar y regenerar nuestra democracia. Además, por pura salud democrática, PROHIBIREMOS QUE LOS PARTIDOS FINANCIEN SUS CAMPAÑAS ELECTORALES MEDIANTE CRÉDITOS BANCARIOS Y QUE LOS BANCOS SEAN PROPIETARIOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, lo que favorece su control y la formación sesgada de la opinión pública.
  5. Frente a quienes tienen una concepción estrecha y excluyente de nuestro país, que son los mismos que se alimentan del conflicto permanente, GARANTIZAREMOS EL RESPETO, EL DIÁLOGO Y LA CONVIVENCIA entre quienes hablamos lenguas distintas y nos emocionamos con tradiciones y culturas diferentes, como se reconoce en nuestra Constitución, habitemos en la Península o en alguna de nuestras islas. La estrategia de la crispación y del miedo propia del «trío de Colón» (PP, Cs y VOX), al igual que la aplicación del artículo 155 en Cataluña (que apoyó el PSOE), ha demostrado —además de que las derechas no aman a su país porque ni siquiera lo entienden— ser una estrategia inútil políticamente: cuando Rajoy llegó al Gobierno en 2011, en torno al 25% de la población catalana se declaraba independentista; cuando lo echamos en 2018, ese porcentaje había subido hasta el 47%. Asimismo, y frente a los pirómanos que juegan a encallar situaciones de conflicto porque obtienen beneficio de ello (al permitir que todo siga funcionando igual mientras las élites incompetentes de siempre se enriquecen más y más), combatiremos LA DESIGUALDAD TERRITORIAL DE NUESTRO PAÍS, ENCARNADA EN «LA ESPAÑA VACIADA», para lo cual garantizaremos la creación de empleo y de infraestructuras, la conexión digital y unos servicios públicos al alcance de todas y todos, además de proteger a los pequeños y medianos agricultores y ganaderos.
  6. Frente a los causantes de la desigualdad y a quienes la han permitido, daremos pasos firmes hacia un HORIZONTE DIGITAL al apostar por la tecnología, la ciencia y la I+D+i, que serán puntales de nuestra economía; protegeremos a los trabajadores de la cultura para hacer sostenible su trabajo; y garantizaremos el retorno de las personas emigradas que quieran volver (y el voto a quienes no quieran hacerlo). Asimismo, daremos pasos firmes hacia UN NUEVO MERCADO LABORAL QUE ACABE CON EL PARO Y LA PRECARIEDAD, para lo que crearemos MÁS DE UN MILLÓN DE EMPLEOS, derogaremos las dos reformas laborales (la del PP y la del PSOE), implantaremos la jornada laboral de 34 horas semanales (para reorganizar los tiempos de trabajo, cuidados y ocio), haremos que los contratos indefinidos sean la norma y no la excepción, y aumentaremos el salario mínimo interprofesional a 1.200 euros en la próxima legislatura.
  7. Frente a quienes se lucran a costa de poner en riesgo la salud de las personas y generar daño social, FRENAREMOS LA EXPANSIÓN DE LAS CASAS DE APUESTAS, que no podrán abrir antes de las 22.00 horas ni publicitarse con la facilidad con la que lo hacen ahora y que pagarán más impuestos, un dinero que destinaremos a la prevención y reducción de las adicciones, así como a impulsar centros sociales y culturales en nuestros barrios y pueblos.

Aunque se trata solo de una muestra de un programa mucho más amplio, lo que acabas de leer es una síntesis de nuestro proyecto para un nuevo país. Y, a pesar de que todavía no hemos gobernado, quienes (con su apoyo) han hecho posible que seamos la tercera fuerza política han conseguido ya cambiar algunas cosas importantes. Todo el mundo sabe que nada es como antes, incluso quienes jamás nos reconocerán ningún mérito: que a nosotras y nosotros nadie nos compra; que gobernamos mejor (en las principales ciudades del país ha descendido la deuda y se ha incrementado la inversión pública); o que hemos obligado a subir el listón en cuestiones de regeneración democrática y forzado a todos a hablar de transparencia y de primarias (algunos hasta comienzan a hablar de microcréditos para financiarse…). Y esto sin que aún Unidas Podemos haya llegado al Gobierno de España. Hemos cambiado muchas cosas, a pesar de que nos dijeron que no podríamos montar un partido sin pedir dinero a los bancos; que no podríamos poner fin al bipartidismo con una ley electoral hecha a la medida, precisamente, de los dos partidos que lo componían; que no acabaríamos con el Gobierno corrupto de Rajoy y, en menos de un año y gracias a dos mociones de censura que impulsamos nosotros, lo hicimos; o que no podríamos subir el salario mínimo a 900 euros (la mayor subida de la historia de nuestra democracia, algo a lo que el PSOE se oponía y que nos acerca un poco a los países más avanzados de la Unión Europea) porque eso supondría la llegada del apocalipsis, igual que ocurriría si se actualizaban las pensiones al IPC, una conquista (que queremos fijar por ley) de nuestros mayores, quienes siguen peleando en las calles por lo de todos en un ejemplo emocionante de dignidad y de amor al país. No como los partidos que, con su patrioterismo de pulserita, quieren imponer el factor de sostenibilidad, que nos perjudica a todos tanto por la edad a la que quieren que nos jubilemos como por la cuantía de las pensiones que quieren que cobremos.

Somos un país de personas que se esforzaron en la Transición para construir un país mejor y que se siguen esforzando cada día para salir adelante, y no podemos permitirnos que unos pocos echen por tierra el empeño y la esperanza de nuestras abuelas y de nuestros padres. Por eso, frente a quienes quieren volver y se resisten a perder el mando de un país que saquean porque lo consideran su cortijo, y frente a quienes no son de fiar porque no se atreven a impulsar medidas de calado para asegurar nuestro bienestar, en Podemos no solo decimos verdades, sino que somos de verdad y los únicos que vamos a hacer valer los artículos de la Constitución en los que se defienden los derechos de la gente, porque siempre hemos tenido claro de qué lado estamos. Este 28 de abril, no retrocedas ni te conformes: si estás de acuerdo con unas propuestas que mejorarán tu vida y tu país, sabes que la historia la escribes tú y que, a pesar de lo que digan, sí se puede.