Otras miradas

Iglesias baila solo

Mi hija pequeña (10 años) se queja de que no distingue a Pablo Casado de Albert Rivera ni a Albert Rivera de Pedro Sánchez. "¿Para qué son iguales?", pregunta. Ese para qué me interesa. No es un por qué, sino que ella da por descontado que bajo el hecho de ser (a su modo de ver) iguales late una intencionalidad. Casi un pacto, la imposición de un terno para una fiesta o baile.

Una mujer observa el debate electoral a cuatro en TVE, en un televisión en un bar en Madrid. REUTERS/Susana Vera
Una mujer observa el debate electoral a cuatro en TVE, en un televisión en un bar en Madrid. REUTERS/Susana Vera

Es lo que tiene bailar un minué, porque este primer encuentro ha sido un bailecillo, un debate es otra cosa. Un bailecillo requiere sus tiempitos, sus pasitos medidos, sus guiños, sus datos y cifras esperables, conocidas. En este primer debate han bailado tres hombres y luego, ahí en un extremo, había otro hombre. Tres hombres muy similares han ejecutado su pieza con mayor corrección incluso de la que se esperaba. Y otro hombre ha bailado por libre. Sánchez, Casado y Rivera danzaban un paso conocido, satisfactorio por lo tanto, y a su lado, Pablo Iglesias iba bailando solo.

Y aquí viene el "para qué" de la pregunta infantil: Para ser lo que se espera de ellos. ¿Y qué se espera de ellos, según ellos mismos? Que encarnen la idea de cómo se supone que viste, se peina, discute y gesticula el ser humano que triunfa, o sea que maneja el poder. En un macho, es joven, tiene el pelo cortado de una determinada manera, viste traje oscuro, camisa clara y corbata. Iglesias, estaba junto a ellos, pero en otro lugar. No solo por el atuendo, en mangas de camisa, la coleta o la gestualidad. El representante de Unidas Podemos, además, ha ido tejiendo un relato al que no le han hecho falta muchas cifras, hasta el punto de que el trío PSOE-PP-Cs recibían sus disertaciones como quien oye al narrador de una historia, la voz en off que acompañaba sus pasos de baile y sus pasos de cifras, pero allá.

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, antes del comienzo del primer debate a cuatro entre los principales líderes políticos en TVE. EFE/JuanJo Martín
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, antes del comienzo del primer debate a cuatro entre los principales líderes políticos en TVE. EFE/JuanJo Martín

En un debate gana el que resulta distinto, el que llama la atención, y en este caso sin duda ha sido Pablo Iglesias. En un baile, en cambio, si uno danza solo puede ser por elección propia, porque va por libre, pero también porque no encuentra quien quiera bailar con él. A Iglesias me temo que le han pasado esta noche las dos cosas, sobre todo tras su insistencia de tirarle los tejos a Sánchez.

Las personas de un país visten de formas diferentes, hablan de formas diferentes, tienen distintas edades y distintos sexos. En el debate de este lunes, la primera diferencia ha quedado clara antes de que los contrincantes abrieran la boca. En el plató se ha podido ver a cuatro políticos y un presentador, todos hombres, preparándose para el baile. Ante ellos, una mujer dedicada a la limpieza frotaba insistentemente con la mopa alguna basurilla rebelde y otras mujeres retocaban el maquillaje de los actores.

Creo que a Pablo Iglesias le ha faltado ser mujer para acabar de redondear su personaje en el baile de pueblo al que hemos asistido esta noche de lunes.