Otras miradas

Y de nuevo la cloaca. La causa general contra la democracia sigue creciendo

El "macro-sumario general" contra el movimiento antifascista y republicano madrileño sigue sumando capítulos. La Brigada Provincial de Madrid llamó a sus dependencias al "Hogar Social Madrid - Ramiro Ledesma" para denunciar por amenazas a siete personas que éramos parte de la movilización del pasado 16 de marzo en Madrid "No hay democracia sin derecho a decidir. Autodeterminación no es delito".

Hace unas semanas el diario Vilaweb recogía el caso de 6 personas que se enfrentan a peticiones de cárcel por acudir a la movilización que hubo en la madrileña puerta del Sol contra la represión y por el derecho a decidir el 1 octubre de 2017. Titulaban el artículo La increíble historia de los 6 de Madrid.

También otra "increíble historia" es la multa por Ley Mordaza contra un fotoperiodista por cubrir otra concentración en Sol, la fecha lo dice todo, 20 de septiembre de 2017 (aquí queda recogido por Público)

Ahora tenemos que sumar otra historia, la de otros/as 7 de Madrid. Queda claro que estos hechos no son "increíbles", sino la mejor muestra de las carencias democráticas de este Régimen que una y otra vez se encarga de recordarnos.

La multitudinaria movilización del pasado 16 de marzo organizada por entidades catalanas como la ANC y Omniun junto con decenas de colectivos de Madrid convocó bajo los lemas "No hay democracia sin derecho a decidir. Autodeterminación no es delito" a decenas de miles de personas.

En ella se reiteraba la existencia de otro Madrid, republicano, antifascista, demócrata, solidario, que no ha dejado de salir a la calle a favor del derecho a decidir y las soluciones dialogadas, como base más elemental de la democracia, y contra la represión que sufren quienes lo defienden o han ejercido.

Cada vez que lo hemos hecho, nosotras mismas hemos sido también objeto de esa represión. La movilización del 16 de marzo no iba a ser excepción. Es otra pieza en el macro-sumario general contra la democracia.

Siete personas se enfrentan a un juicio por amenazas; una de ellas, además a una multa por Ley Mordaza (increíblemente o no, por el mismo artículo 36.6, con que sancionaron al fotoperiodista por el 20S en Madrid).

Tampoco nos parece sorprendente quienes son es@s 7, o pretenden que creamos es casualidad que a quienes van a juzgar y además han multado es a una de las convocantes de la movilización, que además hizo de portavoz en los días previos, así como intervino en el acto de cierre de la manifestación; también los demás son algunos de es@s de "ropa negra y brazalete amarillo" que tanto fueron nombrados por su profesional labor para garantizar el desarrollo y buen transcurso de la movilización.

Pero ahí no queda la cosa, y es que, ¿a quién son esas supuestas amenazas de las que acusan?

La brigada provincial de Madrid llamó a sus dependencias a la líder del grupo de extrema derecha "Hogar Social Madrid- Ramiro Ledesma" (HSM) para con su colaboración denunciar a estas 7 personas.

No era la primera vez… hay también múltiples "historias increíbles" de esa estrecha relación entre HSM (no olvidemos que durante más de un año su sede ocupada estaba justo enfrente del Ministerio del interior), otros grupos fascistas y las FSE.

Según el informe de esa Brigada policial, sin embargo, el HSM es una "asociación cultural-vecinal". No extraña cuando algunos de ellos desde el fondo de la cloaca se autodenominan "policía patriótica", cuando que más antipatriótico que sus prácticas. Y decimos cloaca, en singular, porque no son las cloacas del Estado, sino un Estado-cloaca, sin depuración alguna con el franquismo.

Antes de la movilización, fue patente la postura de Régimen frente a la misma: el silencio absoluto, de distintas formaciones políticas, así como de la mayoría de los medios de comunicación, desde El Diario a La Razón, desde Telecinco, Cuatro a La Sexta. Mucha pluralidad, poco pluralismo.

Tras la movilización, salen a la luz otros colaboradores necesarios. Querríamos destacar la alianza cada vez más eficaz entre el amplio sector de las fuerzas policiales con ideología franquista y un sector tampoco menor de la administración de Justicia. Los casos son tantos que sirven para establecer un patrón preciso en el modus operandi y evidenciar su finalidad.

La lucha por la democracia y la justicia será eminentemente una lucha antifascista, contra un Régimen cada vez más fascistizado.

Frente a él son las auténticas amenazas. Porque es ese Madrid republicano, antifascista, que defiende el derecho a decidir quién es punta de lanza en la lucha contra el régimen monárquico. Pero ahí no somos solo 7, sino decenas de miles que salimos el 16 de marzo, y muchas, muchas personas que en los distintos pueblos día a día avanzamos en la construcción de procesos constituyentes republicanos.

La represión no nos parará. Frente al régimen monárquico y su represión, solidaridad. No Pasarán!