Opinión · Otras miradas

Votos que salvan

A pocos días de las elecciones que marcarán los próximos cuatro años, mucho se ha hablado de los debates televisivos, de qué líder es el mejor valorado o qué marco pone ese otro encima del atril. Sin embargo, poco se ha hablado de Sanidad. Rebuscando en los programas electorales sí existen diferencias.

Por ejemplo, hablando de números e inversión, Unidas Podemos propone destinar el 7,5% del PIB en atención primaria (hasta 2023 y desde el 6% que está actualmente). Por su parte, PSOE habla de invertir más en Sanidad, pero no deja claro cuánto aumentarán el presupuesto. Ni C’s ni PP hablan de números ni de aumento en inversión.

Sobre el copago, Unidas Podemos lo elimina y hablan de establecer garantías para que no puedan introducirse otros nuevos. Los socialistas prometen eliminar el copago farmacéutico a pensionistas con rentas menores a los 11.200 euros y a familias con menores (renta inferior a 12.300 euros y a todas las familias con hijos con discapacidad). Los del partido naranja dicen que el copago “no será una barrera para que los dependientes y grupos vulnerables puedan acceder a sus medicamentos” sin concretar mucho más.  El programa del PP no recoge nada al respecto.

En materia de Dependencia, UP habla de consolidar un sistema universal, público y suficiente de cuidados de larga duración para las personas dependientes “sin que el peso recaiga en los cuidados informales de otros miembros de la familia, que son casi siempre mujeres”. Además, habla del derecho de las cuidadoras no profesionales a cotizar a la Seguridad Social y a recibir prestaciones como la de desempleo.

El PP habla de evaluar la Ley de Dependencia y revisar su sistema de financiación, con un Plan de reducción de listas de espera de las ayudas. El PSOE recuerda los Presupuestos Generales que intentaron sacar adelante con UP y del incremento de la aportación del Estado en Atención a la Dependencia en 831 millones de euros.

Respecto a la Sanidad Universal, todos menos el PP apuestan por ella en el programa, aunque en el debate de TVE pudimos ver como Albert Rivera sacaba una tarjeta sanitaria única añadiendo que sería “para españoles”, dejando así fuera a quienes no tuvieran la nacionalidad. El PSOE habla de recuperar la Sanidad Universal con la aprobación de un Real Decreto Ley, ya en vigor, pero con algunas lagunas. Tal y como denuncian desde Yo Sí Sanidad Universal el Gobierno del PSOE mantiene fuera del acceso a la sanidad a españoles emigrados y reagrupados. Por su parte, los populares no incluyen la universalidad y hablan de que la “iniciativa privada tiene una aportación esencial, también a la hora de garantizar la universalidad”.

Sobre la interrupción del embarazo,  el partido de Albert Rivera ha dejado en el cajón algunas de las medidas que incluyó en el programa anterior, como el mantenimiento de la ley actual del aborto. A pesar de mantenerse públicamente a favor de esta ley para desmarcarse de las otras derechas, lo cierto es que no ha quedado plasmado entre sus compromisos electorales. El PP ha sido conocido durante la campaña por opinar contra el aborto, en concreto cuando Pablo Casado hablaba de tener más niños y no abortar “si queremos financiar las pensiones”.

En ese sentido, los populares se muestran partidarios de derogar la actual ley del aborto de plazos, aprobada en 2010, y volver a la de supuestos aprobada en 1985 por el Gobierno de Felipe González. El PSOE apuesta por la continuidad de la Ley Orgánica actual de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Esta ley permite el aborto libre en las 14 primeras semanas; dentro de las 22 semanas si existe “grave riesgo para la vida o salud de la embarazada” o “riesgo de graves anomalías en el feto”; y en cualquier momento si se detectan “anomalías fetales incompatibles con la vida (…) o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable”. UP  y en la línea del PSOE, lleva también en su programa recuperar la independencia de las jóvenes de 16 y 17 años a decidir sobre la interrupción del embarazo y habla de la cobertura de todas las mujeres en el sistema nacional de salud.

En materia de Diversidad Funcional, UP hablan de incrementar las pensiones mínimas y las no contributivas de al menos, 600 euros por persona sola —que, además, podrá elevarse en función de la situación y el tamaño del hogar; Ciudadanos se compromete a cumplir la Convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad; PSOE y UP hablan de una reforma constitucional que tenga un reconocimiento adecuado de las personas con discapacidad y sus derechos.

Tanto PP como Ciudadanos se suman esta vez a las otras dos formaciones y se comprometen a eliminar las esterilizaciones forzosas en mujeres con discapacidad.

En cuanto a Salud Mental (la gran olvidada), en Ciudadanos hablan de la contratación de psicólogos en Atención Primaria un Plan Nacional de Prevención del Suicidio; en el PP que diseñarán planes de asistencia integral para enfermedades de salud mental; en el PSOE que sacarán una Nueva Estrategia Nacional; y en Unidas Podemos que seguirán adelante con su Proposición de Ley de Salud Mental en la que prima una atención con perspectiva de género y la prevención del suicidio con campañas contra el estigma social, entre otras.

Sobre la eutanasia, en los debates televisivos hemos podido ver como Pedro Sánchez, y el Pablo Iglesias, reprocharon el “bloqueo” de PP y Ciudadanos sobre sus proposiciones a la ley de Eutanasia. En este punto, Pablo Iglesias aseguró que “en privado” todos estarían “de acuerdo” en “ayudar a morir a un familiar dignamente”. No hubo respuestas al respecto. C´s lo incorpora en su programa, y PP sigue hablando de cuidados paliativos.

En cuanto al cannabis, tanto Unidas Podemos como Ciudadanos lo incorporan en sus programas electorales. Rivera lo hacen para regular su fin terapéutico, mientras la organización morada habla de despenalizarlo además de regular su uso terapéutico.

En materia de odontología es donde más consenso se encuentra.  Unidas Podemos defiende la incorporación del servicio de dentista gratuito; el PSOE habla de aumentar “de forma progresiva” esta asistencia a toda la población; el PP se refiere a los “colectivos vulnerables”; y Ciudadanos que sea gratis “hasta los 16 años”.

Mención aparte, la formación ultraderechista VOX presenta un escueto programa de salud y se centra especialmente en dejar fuera de la cartera sanitaria a colectivos vulnerables y no propone nada para mejorar la sanidad. Su apuesta es por una tarjeta sanitaria y calendario de vacunación únicos y por suprimir de la sanidad pública las intervenciones quirúrgicas relacionadas con el aborto y el cambio de sexo.

Además, los ultraderechistas hablan claramente de la “eliminación del acceso gratuito a la sanidad para inmigrantes ilegales y copago para todos los residentes legales que no tengan un mínimo de 10 años de permanencia en nuestro suelo”. También se muestra completamente en desacuerdo a regularizar la eutanasia, como ha afirmado su líder en varias ocasiones, aunque no habla de ello en su programa ni tampoco de cuidados paliativos.

Este es un resumen de los programas de los principales partidos políticos. Como ven, no todos los partidos proponen lo mismo. Es cuestión de salud saber qué nos interesa hacer el próximo 28A para mantener y mejorar una Sanidad pública, de calidad y universal que no deje a nadie de lado. Nos vemos en las urnas.