Opinión · Otras miradas

Propongo una Comisión de la Verdad sobre Rubalcaba

¿Son tareas de un hombre de Estado negar la existencia de los GAL, proteger los negocios del presidente del Real Madrid y gubernamentalizar RTVE? Los que respondan que sí, pueden seguir considerando a Alfredo Pérez Rubalcaba un político de Estado. Si decimos que no, habría que saber cuántos se atreven a organizar una Comisión de la Verdad que nos explique el supuesto agradecimiento que le debemos según lo que escribió Anabel Díez en El País: “Su biografía está repleta de acciones de la máxima trascendencia pero que, en múltiples casos, se mantienen en el capítulo de la discreción e incluso como información reservada”. Cuéntame la verdad para saber si las alabanzas tienen fundamento y el elogio puede ser compartido. Rubalcaba nos lo dijo: “Los españoles no se merecen un gobierno que les mienta”.

Cuentan Juan Carlos Escudier, en su libro sobre Florentino Pérez, y Mariano Guindal, en El declive de los dioses, cómo Alfredo Pérez Rubalcaba, madridista compulsivo, intentó convencer a Matilde Fernández, entonces concejal del Ayuntamiento de Madrid, de que no se opusiera al pelotazo de Florentino Pérez en la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Rubalcaba fue miembro del Consejo Editorial de El País y el periódico le dedicó un elogioso editorial en el que dice que “trataron de denigrarle hablando de la existencia de un oscuro Comando Rubalcaba”. Trabajé durante treinta años como periodista en RTVE y podría hacer una montaña con las denuncias sobre la gubernamentalización impuesta por Rubalcaba y su comando en el servicio público. Pero me voy a quedar sólo con el tremendo capítulo de la Operación Sancristobal (18 de enero de 1995) en TVE cuando Rubalcaba era el portavoz del gobierno y negaba la existencia de los GAL. En su libro En el laberinto, Fernando López Agudín, que fue Director General de Relaciones Informativas y Sociales del Ministerio de Justicia e Interior (1994/1996), dice lo siguiente: “La larga entrevista, realizada en la prisión, es un brutal ataque al poder judicial en general y al magistrado Baltasar Garzón en particular, magnificado sobre todo por el tratamiento, la amplitud y la relevancia que se da al entrevistado. Unas declaraciones que pasarán a las páginas más negras y vergonzosas de la más grosera y burda manipulación política en un medio de comunicación. Es impensable que esta entrevista haya sido emitida sin la autorización de Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de la Presidencia”.