Otras miradas

Un “honesto y respetuoso ajuste de cuentas” con Podemos

María Márquez Guerrero

Diputada de Unidas Podemos por Sevilla.

"¿Qué cosas hemos hecho mal? Nosotros no hemos sido capaces de construir organización con la suficiente implantación territorial que yo creo que nos hubiera dado mucha más presencia y, digamos, mucha más fuerza tanto en las generales como en las autonómicas y en las municipales [...] tenemos que ser un partido mejor implantado, un partido que gestione mejor la pluralidad interna. Y tenemos que ser una fuerza política que no solo funcione muy bien en los debates..., no basta con eso: hace falta tener una organización preparada para hacer campaña, hace falta tener más cuadros preparados para gobernar, hace falta tener mayor implantación territorial..."

Son palabras de Pablo Iglesias, entrevistado en La Frontera por J.C. Monedero (29/mayo/2019). Sin embargo, parece que esta autocrítica no es suficiente; parece que a algunos no les basta con el reconocimiento de no haber sabido/podido construir partido, gestionar mejor la pluralidad, disponer, en fin, de una maquinaria colectiva sólida para echar raíces fuertes y trabajar por la gente.

De hecho, la supuesta falta de autocrítica se utiliza en estos días con mucha frecuencia como excusa para dar por agotado el proyecto de Podemos. Así lo afirma en su artículo de El País (30 /mayo /2019), Germán Cano, quien establece un paralelismo entre la situación del PCE en 1981 (tal como fue recreada por Manuel Vázquez Montalbán en su obra Asesinato en el Comité Central) y la actual situación de Podemos. El paralelismo, cuyo nexo sería el llamado "centralismo democrático", lleva al articulista a identificarse indirectamente con M. Vázquez Montalbán, y a Pablo Iglesias con Santiago Carrillo, ambos "asesinados" por los autores como expiación inevitable por su ineficacia política. Quizás Germán Cano crea estar haciendo, como MVM, un "honesto y respetuoso ajuste de cuentas" con un partido al que compara con el PCE, "un aparato enrocado en su cultura militante", caracterizado por la uniformidad, el cierre de filas, la búsqueda permanente de traidores y el miedo a la falta de control, rasgos que naturalmente lo invalidarían como alternativa de futuro.

Para apoyar esta identificación PCE-Podemos, además de la mencionada "falta de autocrítica", apela a los malos resultados de las últimas elecciones municipales y autonómicas. ¡No deja de ser paradójico que quienes critican el híper liderazgo de Iglesias lo crean tan omnipotente como para ser la fuente y causa de todo bien y de todas las desgracias! Sin embargo, es de suponer que la responsabilidad de los resultados de autonómicas y municipales ha de recaer, al menos en parte, digo yo, en los territorios, que es donde se libran las batallas cotidianas, donde se teje la red de la militancia, donde se escuchan las necesidades y demandas de la gente y se les intenta dar una vía de respuesta.

Pero no, la culpa de todo la tiene Iglesias; un planteamiento infantil que parece surgido de la óptica del niño que contempla al padre, a quien admira y odia al mismo tiempo, del que reniega, pero de quien espera auxilio en los momentos angustiosos. Sin embargo, lo cierto es que, a partir de cierta edad, del curso de nuestra existencia somos responsables cada uno; igual que lo somos todas y todos de no haber sabido/podido construir mejor la maquinaria colectiva.

Otros rasgos que según Germán Cano nos asimilarían a ese PCE anquilosado serían la uniformidad, la disciplina militante, el cierre de filas o el miedo a la falta de control. Desde mi experiencia como militante en Andalucía, puedo afirmar que nada de todo esto se cumple en nuestro territorio, donde, por ejemplo, se ha registrado una marca propia (Adelante Andalucía) de forma autónoma, o se ha elaborado un Documento por la Unidad (marco de acuerdos pre y post electorales) que introduce modificaciones esenciales en las líneas políticas y en los procedimientos con respecto a  los documentos de Vistalegre II o de la Asamblea Andaluza II; luego puedo afirmar, sin ningún miedo a ser tendenciosa, que en Andalucía no se han seguido esas consignas: ni ha habido falta de autocrítica, ni hay militancia religiosa, sino un partido que está constituido desde su origen por una pluralidad de tendencias (sensibilidades o almas) que no es imaginable en ninguna otra formación, donde sí suelen llamar a filas a toque de corneta.

Argumentar el agotamiento de Podemos sobre tales bases no es prueba de un arraigado "principio de realidad", sino de una proyección de la historia personal. Como ajuste de cuentas, vale, pero no puede pasar como diagnóstico. Cuando a un enfermo se le da por muerto, está claro que no se está pensando en tratamientos, sino en pasar página. En unos meses se celebrará una tercera Asamblea de Podemos. Entonces será un buen momento para hacer críticas conjuntas y constructivas, de proponer alternativas, nuevos cuadros y líderes. Cuando se hace a destiempo y ante los medios, más parece que son ganas de enterrar al enfermo que de sanarlo.

En nuestros sueños de omnipotencia infantil, tal vez creamos que somos quienes somos por nuestra voluntad, o que no influyen en nuestras políticas factores sociales y económicos de primer orden, como, por ejemplo, la crisis de 2008, origen de la gran oleada de indignación que articuló Podemos. Once años después, la crisis no ha sido superada, no por lo menos en lo que afecta a la mayoría social. La indignación ha dejado paso a la resignación de muchos que viven en una precariedad crónica. Son comprensibles la frustación y el desencanto, porque aunque no hayamos llegado al gobierno de la nación, la entrada en las instituciones proyecta siempre el espejismo de la posibilidad de una salida rápida a situaciones vitales dramáticas.

Por otra parte, esas mismas circunstancias de emergencia social son las que básicamente han nutrido el "renacimiento" de la ultraderecha: los deseos de certidumbre y de dignidad se han confundido con la "seguridad" de una vuelta al pasado y con la gratificación que suelen dar los sentimientos identitarios.

Por su parte, el PSOE ha sabido aprovechar muy bien la crisis y la polarización resultante. No por casualidad exigía la presencia de VOX en los debates, pues sabía que la ultraderecha y la retórica del miedo podrían activar un voto útil a una fuerza progresista que, en realidad, no promueve cambios arriesgados. Tampoco este "renacimiento" socialista es obra solo del buen hacer político de Sánchez y de su equipo. De hecho, sin Unidas Podemos no habrían presentado la moción de censura a Rajoy ni habrían llegado al gobierno, ni se habría subido el SMI, ni se habrían revalorizado las pensiones, aumentado la dotación a dependencia, etc.

Por otra parte, la crisis territorial, con el problema central de Cataluña, también ha traído muy malas consecuencias para Podemos, porque en un contexto de polarización, la posición que no se sitúa en uno de los extremos es percibida como sospechosa, como ambigua. Así, la propuesta de diálogo no ha sido bien entendida ni por los que quieren la independencia unilateral ni por quienes aspiran a la aplicación de un 155 permanente. Cuando el discurso político está lleno de ruido y de furia, incendiado por proclamas rupturistas y por histriónicas amenazas contra la unidad nacional, las posturas que se sitúan fuera del plano del enfrentamiento son castigadas: hace ya tiempo que el debate ha dejado de estar en la razón para asentarse en el corazón, o, mejor dicho, en las entrañas.

Por tanto, autocrítica y análisis contextualizado nos pueden ayudar a entender la pérdida de apoyo electoral, que no es una hecatombe mayor que la que ha sufrido el PP, por ejemplo, a quienes vemos en los medios paseándose como triunfadores. Como es sabido, no se utiliza para todos la misma vara de medir: en las elecciones de 2015 los medios aplaudían un pacto de PSOE (90 escaños) y Ciudadanos (40). Hoy, en 2019, ven imposible el pacto de PSOE (123) y Unidas Podemos (42).

Desde que nacimos hay una crónica anunciada sobre nuestra muerte, un rumor que no cesa, que viene del exterior, pero que es más fuerte y doloroso cuando nace en el interior. Como decía Iglesias en la entrevista con Monedero, nada de todo esto nos puede resultar extraño. Van a combatir a Unidas Podemos por todos los medios, sencillamente porque es una alternativa real de cambio, y, por tanto, una amenaza para los poderes establecidos. Los resultados de las elecciones generales no han caducado en un mes, siguen siendo los mismos: 42 diputados, que pueden ser una fuerza que impulse en la dirección adecuada para aprobar medidas sociales, para aplicar un programa de gobierno realmente progresista.

Como se ve, claro que hay autocrítica y análisis sin acudir a la evidente división interna ni a las traiciones. Basta con recordar cuáles son los resultados de las elecciones generales y con asumir la responsabilidad. De la conciencia nace la esperanza: nos queda por delante un tiempo precioso para reconstruir el partido. No hace falta matar al padre para tener una vida libre y plena.