Opinion · Otras miradas

#ElDíaADíaDelMaltrato

Marina Marroquí

@marinamarroqui

La violencia de género es la peor de las lacras que tiene esta sociedad. Hace años que la detectamos, que hicimos leyes, que la sacamos de ámbito privado para que pasase a ser un problema social, sin embargo, cada día despertamos con mujeres apuñaladas, violadas, asesinadas…

¿Cómo acabamos realmente con esto? Es la pregunta que más veces me hago, ¿Por qué siempre llegamos tarde? ¿Por qué las mujeres salimos cuando ya nos han violado, apaleado y destrozado emocionalmente tanto que recuperarnos nos lleva toda una vida? ¿Por qué muchas no pueden salir vivas del infierno de la violencia de género? La respuesta es siempre la misma. Se necesita una detección precoz.

Llevo años recorriendo el país con varios talleres para adolescentes, mujeres, profesionales… con los que formar en la detección del maltrato, no solo antes de que sea tarde, sino descubrirlo lo antes posible. En concreto el taller de prevención y detección precoz de la violencia de género en la adolescencia ha llegado a más de 65.000 adolescentes de todo España revelando más de 5.000 casos en adolescentes de 14 a 17 años.

Pero la principal dificultad para detectar la violencia de género es que a nivel social ocurre un fenómeno complejo. El maltrato cotidiano se minimiza a lo absurdo, normalizando y justificando las primeras señales de maltrato que podrían avisarnos. Y sin embargo este país se estremece con cada mujer asesinada, entonces nos preguntamos cuantos años de infierno habría aguantado, porqué las denuncias no funcionaron o porqué no la llegó a hacer.

Me preocupa mucho las nuevas corrientes de “negacionistas” (por no llamarlos algo peor) que intentan extender el falso mito de las denuncias falsas haciendo que cale en la ciudadanía de una manera desmesurada. Su mensaje es un juego muy peligroso que por desgracia encuentro hasta en los profesionales de los cuerpos de seguridad a los que formo. El peligro es que algunos quieren hacer creer a la sociedad que todas mentimos, hasta que nos matan, que entonces si nos creen.

¿Cómo vamos a detectar las primeras señales del maltrato en una sociedad tan machista que idealiza el amor romántico, la entrega total pase lo que pase o que nos enseña que quien bien te quiere te hará llorar o que el amor vale la pena y no la alegría?

Esta sociedad ha puesto la línea roja en si te pega no te quiere pero el problema de la violencia de género es que el maltratador te anula, te destruye la autoestima y te aísla mucho antes de esa primera violencia física, cuando la primera hostia llega, su trampa está tan bien armada que ya no puedes escapar.  Es como pretender curar el cáncer con metástasis en todo el cuerpo, llegamos tarde.

Por eso he creado la campaña en redes sociales #ElDíaADíaDelMaltrato en el que cuento todas las situaciones que no detecté dentro de esa mentira de amor, las diferentes situaciones de maltrato que ahora me ahogan, pero en aquel momento, tras horas de llantos perdoné.

Si la justicia aún no puede salvarnos, tendremos que hacerlo nosotras. Algo que pesa a muchas de las mujeres que ayudo y a mí misma es el silencio que tenemos que guardar durante años. El mutismo es tal que todas esas humillaciones, desprecios, violaciones … se quedan siempre dentro de nosotras pudriendo nuestras almas. Pero ¿y si eso sirviera para avisar a las demás? ¿Y si nuestras cicatrices sirven para evitar las heridas de otras mujeres? ¿Y si nuestra historia hace que otra mujer se sienta menos sola, menos loca? Esa es la finalidad de esta campaña de detección precoz a la que ya se han sumado cientos de mujeres, contando sus día a día del maltrato.

Invito a todas las mujeres que sufrieron y salieron vivas de aquel infierno, que somos miles a romper ese silencio que ahoga. Porque justamente eso, hablar es lo que ha curado mis heridas. Que mi dolor sirva para ayudar a otras le da sentido a algo que nunca lo tuvo.

La campaña empezó el día 1 de junio y continuará hasta el 15 de junio y la podéis seguir en twitter, Instagram y Facebook a través del hashtag #ElDíaADíaDelMaltrato o en mis cuentas @MarinaMarroqui.

Cuando nosotras rompemos el silencio, el maltratador pierde su poder.