Otras miradas

La sociedad de los síntomas

Juan Antonio López-Luna Medina

Educador social y facilitador en Formaser

Llevo una década trabajando como educador social, acompañando a personas. Durante muchos años he focalizado mi atención profesional hacia el tratamiento de los trastornos de salud mental, las conductas violentas, el abuso de sustancias estupefacientes y otras expresiones de autolesión.

Estaba convencido de que si acumulaba más conocimientos al respecto podría entender y acompañar mejor al otro. Sin embargo, con el tiempo se hizo evidente que solamente trabajando en la reducción de estas conductas la recaída es inevitable.

Mi descubrimiento personal viene de entender que debajo de estas conductas negativas existe un fondo que las produce. Y es que estas conductas son sobre todo síntomas. Síntomas que indican que las personas atraviesan o han atravesado momentos complicados.

Poder dejar de lado los síntomas y trabajar en el foco que los produce es lo que verdaderamente reduce el sufrimiento y con ello mejora el bienestar de las personas que los padecen.

Creo que es imprescindible tener esta reflexión en cuenta también al analizar fenómenos sociales complejos, como es el caso de la llegada de jóvenes migrantes a Cataluña y el constante goteo de noticias de casos de violencia que se producen alrededor de las/los jóvenes migrantes.

Si me centro en la conducta, en el etiquetaje de la enfermedad, me olvido de la persona que hay detrás, de su historia de vida y de su impulso. Si pongo mi mirada y con ello toda mi atención en ello, no tendré oportunidad de incidir en el origen de tanto drama, desconsuelo y desesperación.

Si como sociedad nos parapetamos en el miedo y la hostilidad; si como político utilizo estos jóvenes para hacer demagogia xenófoba; si como entidades buscamos solamente lucrarnos a través de la creación de macrocentros y de la contratación de personal no cualificado; estamos haciendo imposible una vía alternativa al conflicto.

Os invito a que nos preguntemos desde dónde queremos abordar el fenómeno de las/los jóvenes migrantes en nuestro territorio, desde el enfoque del síntoma y lo sensacionalista o intentando profundizar para entender por qué nos sucede los que nos sucede.