Opinion · Otras miradas

Palo flamenco al PSOE andaluz

José Ángel Hidalgo

Funcionario de prisiones, escritor y periodista

Los expresidentes socialistas Manuel Chaves (i) y José Antonio Griñán (c), y el ex consejero de Presidencia Gaspar Zarrías (d), en el banquillo del juicio de los ERE, en la Audiencia de Sevilla. EFE/Raúl Caro/
Los expresidentes socialistas Manuel Chaves (i) y José Antonio Griñán (c), y el ex consejero de Presidencia Gaspar Zarrías (d), en el banquillo del juicio de los ERE, en la Audiencia de Sevilla. EFE/Raúl Caro/

La sentencia de los ERE, servida con mucho hielo, hierba mala y apenas dos gotas de gin, ha suscitado tal desgañite y verborrea en lo político que, pasada la primera impresión, he deducido que en realidad estaba asistiendo a un concurso de cantes de naturaleza flamenca, cada palo agarrao por un cantaor según le haya caído en el estómago el justo fallo de la Audiencia sevillana.

Juanma Moreno, el presidente de la Junta andaluza aupado a su tablao por una partida de recién llegados del monte (de los de jaco, pica, faca y patilla de jamón), ha elegido para su arranque nada menos que un atropellado jaleo: un tres por cuatro de compás rebosante, poderoso y festivo, con sabor a negra revancha para que más pronto que tarde, como reza su famosa rima, pronto pasemos del alboroto de la juerga a un mucho más expeditivo tiroteo, o balacera se supone que sobre el aún tierno abrazo de Pedro y Pablo.

De este jaleo se hizo eco enseguida desde Génova su secretario general, Teodoro García Egea, que se arrancó sin calentar siquiera las cuerdas, pero imprimiéndole tal anhelo de venganza a su fraseo, dibujándose en su cara tal mueca de éxtasis ante la ocasión, que pronto abandonó la esencia del jaleo de Moreno para dejarse llevar por el delirio sensual y hasta sangriento de una zambra de Caracol, La niña de fuego, invocada (ilegítima e incongruentemente) por el recio Teodoro como si contratara a un ángel justo de venganza.

Este palo precisamente, la zambra mora, fue el elegido sin dudarlo y desde el principio por los de VOX para descalificar con breves y durísimas rimas lo que consideran un caso de corrupción que ya lo quisieran para sí Pizarro y su alocada familia de avariciosos ladrones.

La zambra mora, por la indecencia de sus rimas, fue prohibida en la escrupulosa España del siglo XVI. Hoy sin embargo, podemos ver reflejo de sus raíces moras en los más granados tuits de Abascal, como en el que dedica a los socialistas tras la sentencia de los ERE, en el que conjuga aspectos románticos con otros que acompañan siempre a la triste condición humana; es decir droga y burdel con soledades: es el líder de VOX todo un cantaor de rasgos y herencia cultural inconfundiblemente orientales.

Desde Ciudadanos se ha elevado mucho la tesitura de su palo ante esta histórica sentencia. Ya se sabe que perro pequeñín ladra mucho más que el grande.

Al tablao saltó con pellizco Edmundo Bal, que lleva como se sabe la cartera Anticorrupción de este pequeño partido con la vocación extrema de un Eliot Ness (excepto en Andalucía, Madrid, Castilla-León y Murcia, donde no le dejan fisgonear).

Para dar respuesta desgarrada a lo de los ERE, Edmundo atacó un palo que más que satisfacción revela tan solo la rabia que llevan dentro en Cs por haberse quedado fuera de la pomada. Por eso Valls se arrancó con el muy tristón martinete, demostrando con su quejío interminable que de todo hay en el corazón de Ciudadanos menos alegría.

La sentencia de los ERE ha sido recibida en la UTE (Unión Temporal de Empresas) de Podemos con variedad acusada de timbres y tesituras. Desde Adelante Andalucía su más afamada pareja formada por la cantaora Teresa Rodríguez y Kichi, su fiel guitarrista, se fueron por chuflas, que ya tenían ganas de decir cuatro cosas con arte y fundamento a estos sociatas de Andalucía, y de paso, enviar con mucha gracia un mensajito al compañero Pablo, por lo de que vaya a ser vicepresidente: para tales fines, han elegido el palo ideal, la mencionada chufla, pues se interpreta con burla y mucho toque percutido de caja y guitarra, ¡que viva la diversión!… sin que falte la retranca.

En la otra parte contratante de Podemos, su secretario general, Pablo Iglesias, ha mostrado una gran habilidad a la hora de elegir estilo para responder a la sentencia: con la caña, palo en desuso de connotaciones graves (aunque sin pasarse) ha dicho lo que tenía que decir no llamando demasiado la atención.

¿Qué falta hacen hoy las estridencias, los desgarros, o los alardes tímbricos innecesarios? No vaya a ser que al final tengamos que suspender la fiesta prevista en la Moncloa para antes de Nochebuena.

Finalmente hemos de llegar al momento estelar de esta cumbre espontánea del cante jondo: ver qué palo tienen los que lo han recibido tremendamente en las costillas. Los socialistas andaluces, sin ánimo ni fuerzas, no se han complicado mucho, y haciéndose pasar por malversadores y encima tontos, han machacado desde el inicio del día con la rima asonante de que Chaves y Griñán no se han llevado un duro. Y lo hicieron desde Sevilla dando vuelo a su arte por galeras, aunque viendo en Madrid como veían que ese palo no colaba, finalmente Avalos de un brinco se ha hecho el amo del tablao socialista con una carcelera brutal que a todos nos ha encogido el alma: miremos hacia adelante, que esto es cosa de otros y del pasado, ha venido el ministro a hundirnos en la miseria cogiendo el micro desde Ferraz. Su timbre ha sido especial.

Hay que concluir que hemos asistido a todo un espectáculo artístico: no sé si la clase política sigue sumando puntos para que un día vengan los de la pica y el caballo a decirnos cómo se hacen las cosas con ultramontana gravedad, pero desde luego que la sentencia de los ERE nos ha brindado una ocasión de oro a los aficionados al cante jondo para ver rejuvenecidos palos flamencos injustamente olvidados, así como que nos sean anunciados otros muchos que más pronto que tarde nos los van a desempolvar. ¿Habrá merecido la pena? ¡Qué gozo el flamenco, qué arte inmortal!