Otras miradas

La Hidra de Sodupe

La Hidra de Sodupe es Rosa Díez. Yo mismo le puse el mote, debido a que esta vizcaína de armas tomar monta en cólera con preocupante facilidad y es originaria de ese pueblo del País Vasco.

Debo reconocer que es el apodo más desacertado que haya puesto nunca. Miro en internet y me cuentan que una hidra es un monstruo gigante de apariencia reptiliana y múltiples cabezas. ¿Gigante? Como todo el mundo sabe, Rosa Díez es pequeña de estatura. Muy pequeña. Una Rita Pavone de la política. Y de apariencia reptiliana nada: es más bien –con esas corbatazas de colorines que me lleva siempre– un quiero y no puedo de la Diane Keaton de Annie Hall que se ha quedado en Luis Aguilé. En cuanto a lo de múltiples cabezas, la Díez suelta tantas insensateces por minuto que me extrañaría que llegara a una  cabeza entera. Es más bien una criatura de múltiples partidos, pues del PSOE pasó a UPyD y ahora es compañera de viaje del ahijado político de Casado, para quien pidió el voto públicamente en las pasadas elecciones. A tal extremo ha llegado su ida de olla, que no le importa que la vean paseando del brazo de una marquesa pepera. ¡Si su padre, obrero metalúrgico del PSOE, levantara la cabeza!

Lo de monstruo es lo único que dejaría, porque esta señora vive en perpetuo estado de irritación. Que no es lo mismo que de indignación, ojo. Stephane Hassel y el 15–M nos demostraron que la segunda sirve para transformar el mundo, mientras que la primera solo es útil para hacer la convivencia imposible: Rosa vive en un estado rabieta permanente, típica del País Vasco, llamado berrintxi.

Confieso que trabajé para La Hidra. Fui consultor político externo de UPyD durante un año, como antes lo había sido del PSOE de Rubalcaba. Pero me puse a su servicio cuando UPyD molaba. En el Congreso habían logrado cinco escaños y formaban un comando parlamentario de primera, con gran iniciativa y autonomía individual. Mientras Rosa se burlaba en los plenos de los eufemismos de Rajoy –que se resistía a pronunciar siquiera la palabra "rescate"–, Irene Lozano denunciaba los Programas Especiales de Armamento, con los que Morenés y sus esbirros habían supeditado las necesidades de la Defensa Nacional a los oscuros intereses de la industria americana del ramo. A veces aparecía Toni Cantó y metía la pata, pero en general eran brillantes. Y entonces llegaron las elecciones de 2015. Rosa encargó estudios cualitativos que revelaron que su carrera política estaba acabada. Los votantes del PSOE la veían como una tránsfuga y una chaquetera – con lo que no podía pescar votos a su izquierda–, los del PP la seguían teniendo como una socialista de toda la vida y a los jóvenes les parecía demasiado viejuna para entender las necesidades de las nuevas generaciones. Era el momento de hacerse a un lado y apostar por su sucesora natural, Irene Lozano. Incapaz de reconocer que estaba desahuciada, La Hidra prefirió partir UPyD en dos y seguir controlando el partido (lo que quedaba de él) a través de Andrés Herzog, un picapleitos sin talento político alguno y con menos tirón electoral que el energúmeno de Juan Carlos Girauta. Rosa prefirió hundir su propio barco antes que dejar que lo pilotara otra persona. Lo mató porque era suyo.

Lo que ha venido después tiene ya más que ver con Freud y la psicopatología narcisista que con la deriva política. Rosa aún no ha sido capaz de digerir que cuando optó en julio de 2000 a la Secretaria General del PSOE , su partido de toda la vida, quedó la última, a distancia sideral de Zapatero y detrás de Bono y Matilde Fernández. No la quería nadie. Si Amílcar Barca hizo jurar de niño a Aníbal odio eterno a los romanos, el ego enfermizo de Rosa obligó a Díez a hacer lo propio con los socialistas, que la habían mandado a esparragar en aquel fatídico 35º congreso del partido. Todas las bobadas en que ha incurrido desde entonces vienen de aquellos resentidos polvos. Desde decirle a Casado quiero que ganes las elecciones (para joder al PSOE) a proponer que los ciudadanos tomen la calle –¿como en Egipto? –para impedir con tumultuarias algaradas que se llegue a formar el Gobierno de Coalición (para joder al PSOE).

Dios quiera que el PP no decida al final abstenerse para impedir que Sánchez sea Presidente con los votos de ERC, porque si tal cosa ocurre, La Hidra dará (por venganza, su gasolina emocional) el salto a Vox y le dirá a Santiago Abascal que quiere formar con él aquello que decía José Antonio: una unidad de destino en lo universal.

¡Arriba España, Rosa!