Otras miradas

¿Cómo va la desnazificación de Hermann Tertsch?

José Ángel Hidalgo

Funcionario de prisiones, periodista y escritor.

Hermann Tertsch con el presidente de Vox, Santiago Abascal, la noche electoral del 26-M. E.P./Eduardo Parra
Hermann Tertsch con el presidente de Vox, Santiago Abascal, la noche electoral del 26-M. E.P./Eduardo Parra

No caemos en la cuenta de la desgracia notable que para España supuso la última guerra de los Balcanes: se nos llenaron las tribunas nacionales con testigos de aquellas matanzas que, afectados sin duda por el espectáculo de crueldades sin cuento, abundaron en sus escritos con el paso del tiempo en una paradójica adoración de la violencia. Es un vicio que estos testigos revisten (o disculpan) con el cinismo de un dandi literario, o como se dice en castellano, de un currutaco (de las letras), aunque yo creo que lo natural hubiera sido que, afectados por su traumática vivencia personal, hubieran detestado ya para siempre la guerra y sus inhumanas consecuencias.

Y es que a algunos de estos testigos del conflicto balcánico les ha ido muy bien abusando en sus escritos de una jerga recia de viriles resonancias, recreándose a sí mismos como valientes muy fogueados por los tiros y los vicios que se enquistan en las contiendas largas, ofreciendo su versión literaria de la mala vida a lectores que adoran todo tipo de fabulación siempre que se detalle con masculinidad el amplio catálogo de crímenes y abusos de los hombres.

En realidad, la primera víctima de todas las guerras, la tísica y fea verdad, les importa un pimiento precisamente por su baja rentabilidad. Estamos ante tipos ‘peligrosos’ (así se definen ellos mismos) que resuelven su inaguantable tensión desahogándose con barbaridades ‘a calzón quitao’, salivadas en un provechoso tono de injuria contra todo progre que se mueva.

Hermann Tertsch es uno de ellos. Ex corresponsal de aquellas batallas, un dandi de las letras famoso por su exquisita forma de vestir (la realidad), le acaba de caer una denuncia de IU y Podemos por instigar un golpe militar en Twitter el día de la investidura de Pedro Sánchez.

Más allá del apoyo cívico-castrense con que contase la trapisondada vírica de Tertsch, lo que indica ese twit es lo poco que aprendiera éste de aquellas sangres que viera derramar en el corazón de Europa. Y lo poco que recuerda lo que escribió y declaró en los noventa.

Porque en un primer momento, es verdad, se asustó mucho con la experiencia balcánica, y aprendió una barbaridad de tanto crimen reflexionando con ansias de pluma humanitaria. Tanto fue así que puso en circulación un producto de título muy atractivo, La venganza de la Historia, ensayo en el que alentaba a "la desnazificación de Serbia", según declaró él mismo a El País en 1999.

Leemos en un párrafo esclarecedor, dedicado al genocida Milosevic, que éste "es un caso único, la forma más cruel, llamativa y exitosa de mantenerse en el poder a toca costa (...) aunque lo haya hecho  matando y deportando, la verdad es que la cosa tiene mérito".

No hace falta ser un experto en hermenéutica para observar que en esas palabras, además de un espanto por los crímenes del dictador, se adivina una admiración por la ‘eficacia’ de Milosevic que no termina de quedar oculta del todo detrás de la ironía (algo débil) del autor.

Pasados los años, de publicar aquel comprometido ensayo que mereciera el prólogo de Juan Goytisolo, Tertsch ha pasado a recibir una denuncia por instigar un golpe nada menos que en España, un país con una rica historia de matanzas (tanto o más que Serbia) lo suficientemente prolija en patíbulos, hogueras y degollinas como para que alguien que proponga semejantes aventuras merezca una advertencia muy seria.

No sé cómo irá la desnazificación que para los Balcanes pedía Tertsch, pero en España, a la vista de su twit y algunos otros síntomas más, lo cierto es que va tan solo regular.

Ay, en qué punto de la historia reciente habremos perdido a aquel brillante desnazificador, y ganado a cambio a este mediocre polemista. Una pena.