Otras miradas

¿Estamos llegando al final?

José Luis Úriz Iglesias

Exparlamentario y concejal del PSN-PSOE

La sensación de que la convulsión que sufre nuestro mundo, en lo climático, ambiental, político o exclusivamente moral tiene visos de definitiva, aumenta a cada instante.

Es como si nadie hiciera caso de los avisos que constantemente nos va dando nuestro planeta, por cierto cada vez de manera más clara y contundente.

El ser humano con su prepotencia siempre ha considerado y ahora mucho más, que de alguna manera era inmortal como especie, que cada generación se iba turnando con la anterior pero sabía que le sucedería otra y otra, así hasta la eternidad.

Pero a algunos últimamente nos surge el interrogante: ¿y si estamos equivocados? ¿Y si esto tiene fecha de caducidad que hemos ido adelantando constantemente por nuestra soberbia y torpeza?

Sólo somos capaces de reflexionar sobre esos interrogantes, algunos, sólo cuando observamos con una cierta capacidad crítica lo que vemos a nuestro alrededor.

La reciente tormenta "Gloria" (manda narices a quién se le ocurriera ese nombre) que ha asolado nuestro litoral mediterráneo, nos debiera hacer sentir más pequeños, bajarnos de nuestro pedestal siendo conscientes de que los daños que hemos producido a nuestro planeta, se va volviendo contra nuestra especie y como efecto colateral sobre el resto de las especies.

La imagen de un mero agonizando sobre la calle de uno de nuestro pueblos arrasados no nos perturba, pero debería hacerlo. Al igual que los koalas abrasados en los incendios de Australia, o los jabalís hambrientos que se pasean por las calles de nuestras ciudades.

Para culminar esa cadena de avisos ahora nos llega la noticia del coronavirus (¿quién conocía esa palabreja hace apenas unos días?) que nos viene de Wuhan, una lejana ciudad de China que en los nuevos tiempos se sitúa justo a la puerta de nuestras casas.

Comienzan a saltar las alarmas y uno acaba siendo consciente de que la realidad, cada vez se parece más a las películas de catástrofes que antes tanto nos gustaban.

¿Qué será lo siguiente? ¿Un asteroide amenazando colisionar contra la Tierra? ¿Una cadena de huracanes, erupciones volcánicas, enormes sequías coincidiendo con inundaciones salvajes, o una guerra entre EE.UU. e Irán?

Mientras tanto los humanos entretenidos con nuestra mezquindades. Allí el Brexit, el Impeachment, o las tensiones con Irán, o Siria, aquí que si Ábalos se ha reunido con la número 2 de Maduro, o Casado con Guaidó, el pin parental, o los acuerdos presupuestarios de Navarra que algunos analizan resucitando a ETA.

O sea, en conclusión, mirándonos al ombligo mientras que nos llegan avisos claros de que esto se acaba. Sí, sí, se acaba, para los americanos de Trump, los ingleses de Johnson, o los sirios de Assad. También para los votantes del PP, PSOE, Podemos, incluso para los de VOX.

¿Podemos hacer algo para evitarlo? Parece muy improbable, aunque milagrosamente nos volviéramos generosos con la naturaleza y con nuestros prójimos, o fuéramos capaces de aparcar nuestro ego renunciando a nuestra comodidad actual, para poner en práctica una gigantesca y generosa campaña dirigida a salvar el planeta.

Porque es probable que hayamos cruzado ya la línea roja de no retorno y no nos hayamos enterado.

¿Qué queda por hacer pues? Parece que lo único posible sea disfrutar y hacer disfrutar a quienes nos rodean de lo poco que nos quede. Ser capaces de alcanzar la felicidad de una manera sencilla, a pesar de lo que observamos al asomarnos al mundo exterior.

Quizás si los líderes, los que mandan, entendieran el mensaje la cuestión sería más fácil, pero no parece que eso sea probable.

Por otro lado las profecías de Zigmunt Bauman parecen confirmarse. Una sociedad líquida, que produce unos políticos líquidos y como consecuencia una política de las mismas características.

Allí y aquí los peligros de esa liquidez están favoreciendo el desarrollo de líderes populistas, que inclinan su praxis hacia la extrema derecha. Trump, Johnson, Bolsonaro, Piñera, Salvini…., que hace poco tiempo nos parecían impensables ahora dominan el mundo a golpe de decisiones insensatas, irresponsables, que trasladan a través de las redes sociales, especialmente Twitter. La banalidad llega al poder.

Hasta hace apenas unos meses desde nuestro país observábamos este fenómeno con la sensación de estar vacunados contra el mismo, pero la aparición de VOX y de Pablo Casado en la dirección del partido mayoritario de la derecha, el PP, han venido a despertarnos bruscamente de nuestro sueño.

Ahora el lugar de la derecha clásica, moderada y pragmática, ha sido cubierto por su versión más extrema y por la extrema derecha.

Ese cambio estratégico puede añadir nuevas consecuencias catastróficas a las ya analizadas anteriormente.

¿Cuánta responsabilidad tiene ese cambio en los nuevos hábitos que va adquiriendo nuestra sociedad? ¿Cuánto en el incremento que se detecta en la xenofobia, racismo, machismo o intolerancia? ¿Cuánto en el preocupante aumento de los casos de violencia contra la mujer, incluso en los asesinatos a manos de sus parejas o ex parejas?

Las cifras de lo poco que llevamos de 2020 son escalofriantes. Siete asesinadas en apenas un mes no hay sociedad civilizada que lo soporte.

La izquierda ha sido capaz de ponerse de acuerdo para conseguir un gobierno de coalición PSOE-Podemos con el apoyo de ERC, PNV o Bildu, pero no debe confiarse porque los peligros acechan a cada vuelta de la esquina.

La presión de esa derecha extrema va a ser continua y cada vez de mayor intensidad.

Quizás la batalla no se vaya a dar en el terreno político, sino en el ideológico. La izquierda debe plantearse seriamente que, o planta cara a esa campaña de PP y VOX para transformar la sociedad hacia posiciones retrógradas y reaccionarias, o acabará con los mismos problemas de degradación que sufre el planeta, favoreciendo nuestra autodestrucción primero moral, después física.

Esta reflexión no pretende dibujar un escenario apocalíptico, sino advertir del peligro que corremos si no somos capaces de reaccionar con prontitud.

La impresión es que todo se nos va desmoronando. Que la crisis no sólo afecta al planeta, sino que lo hace también y de manera profunda a los valores que deben sustentar una sociedad justa y democrática.

Ante eso la izquierda debe despertar porque es la única que puede salvarlo.

¿Seremos capaces de hacerlo, o simplemente hablaremos de ello en charlas intrascendentes de barra de bar?

Veremos…