Otras miradas

Boadilla, sin talleres contra la violencia de género, pero apostando por la tauromaquia

Marta Landa y Paula Moya

Asociación Guardián Animal Madrid

Edificio del Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid)
Edificio del Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid)

A finales del mes de enero de 2020 recibíamos con sorpresa una noticia: el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, liderado por D. Javier Úbeda (PP), rescindía el contrato que tenía suscrito con la cooperativa Andaira para impartir talleres de prevención de violencia de género en los institutos y centros concertados del municipio, los destinatarios de dichos talleres, como en años anteriores, eran los estudiantes de educación secundaria obligatoria.

Entre los boadillanos se producían todo tipo de reacciones, desde los padres que se mostraban a favor de la retirada de dichos talleres a los que se mostraban indignados y preocupados porque sus hijos no fueran a recibir esa formación.

Nuevamente Boadilla del Monte vuelve a ser centro de miradas por la decisión del gobierno de crear un Foro de Tauromaquia, bajo el título "Arte, cultura y valores", teniendo lugar la primera edición del mismo a lo largo del mes de febrero de 2020.

La sensibilidad de muchos vecinos de Boadilla del Monte hizo que inmediatamente se solicitara al Ayuntamiento la retirada del foro, por considerar que atentaba contra los sentimientos de los ciudadanos que están en contra del maltrato animal. A pesar de tratarse de un municipio gobernado por el Partido Popular en mayoría absoluta, los vecinos, de todas las ideologías políticas, se han mostrado contrarios a que el dinero público se utilice para normalizar y fomentar la afición hacia actos que implican el sufrimiento y muerte de cualquier ser vivo.

Muchas han sido las quejas expresadas por los vecinos en los diversos medios que posibilitan la comunicación fluida con el consistorio. Principalmente se han hecho oír por medio del grupo vecinal en Facebook Foro de Boadilla del Monte (Madrid) que aglutina a 11.826 vecinos sin que hayan obtenido respuesta. Los vecinos han abiertos varios post mostrando su indignación y solicitando la cancelación de dicho Foro, alegando que hubo mucha rapidez para retirar los Talleres sobre violencia de género y ninguna sobre el Foro de Tauromaquia.

Cartel de la concentración en Boadilla de Monte contra el maltrato animal.
Cartel de la concentración en Boadilla de Monte contra el maltrato animal.

La indignación ha sido tal que se ha iniciado una recogida de firmas en Change.org y se ha convocado una concentración pacífica el 16 de febrero a las 12h en la explanada frente al Palacio del Infante D. Luis (lugar de celebración del foro).

Es conocido por todos la afición taurina del recientemente elegido alcalde de Boadilla del Monte y muchos vecinos consideran que está haciendo uso del dinero público para sufragar sus gustos personales, lo que ha aumentado el malestar.

En unos tiempos en los que la sensibilidad social avanza hacia el respeto de todos los seres vivos, donde personas de toda condición e ideología política se muestran horrorizadas ante los espectáculos de sangre y muerte como la tauromaquia, nos encontramos con un equipo de gobierno que pretende ir en contra de los valores de tantas personas, imponiendo sus deseos y gustos personales. El aspecto que ha generado más controversia, ha sido la inclusión de la palabra "valores" en el título del foro de tauromaquia. Tal definición ha provocado la repulsa de aquellos que no pueden ver ningún valor social o humano en infringir dolor a un herbívoro y masacrarlo hasta la muerte, para regocijo de unos pocos.

Los gobernantes deben desarrollar una labor de gestión del dinero que todos los ciudadanos ponen a su disposición, procurando revertirlo de una manera eficiente, por un lado en iniciativas que garanticen los servicios a la comunidad, dotando los servicios públicos básicos, también en actuaciones de protección y promoción social, por otro lado en fomento de la cultura, sanidad, educación, deportes, actuaciones de carácter económico y actuaciones de carácter general. Habitualmente tendemos a pensar que nuestros gobernantes destinan nuestro dinero a aspectos que benefician a la comunidad, que buscan favorecer el bienestar de los vecinos, solventar sus dificultades, enriquecer sus vidas o responder a las demandas que les sean realizadas. Sin embargo, en este caso, nos encontramos con que el ayuntamiento promociona en un espacio emblemático como es el Palacio del Infante D. Luis, una actividad que no ha sido solicitada por los ciudadanos y que ha generado una repulsa activa entre los mismos.

¿Están realmente los gobernantes escuchando a su pueblo?

Parece ser que no, los gobernantes actúan en base a su propia moral e ideología, sin atender a las demandas de los votantes y sin respetar su voz. Si retiran unos talleres sobre violencia de género, entendemos que no es por la petición de unos pocos padres sino porque al dirigente tampoco le gustan, y si crean un Foro de tauromaquia, no es porque los ciudadanos lo demanden sino porque al dirigente le apasiona ese mundo.

Desde el dolor y la indignación, los ciudadanos de Boadilla del Monte ruegan a su dirigente que no alimente la cultura del maltrato animal y sea sensible hacia el malestar que está generando en una parte de la población, al menos con el dinero de todos.