Otras miradas

Papá Estado al rescate

Estatua de Adam Smith en Edimburgo.
Estatua de Adam Smith en Edimburgo.

Los neoliberales se refieren a menudo a nuestro estado del bienestar, peyorativamente, como "papá estado". La idea que se pretende transmitir es clara: si dependes de papá, es que no eres capaz de independizarte. ¡Vuela solo! ¡Depende de ti mismo! ¿Para qué necesitamos un estado? ¡Que desaparezcan los impuestos, que yo ya sé cómo gestionar mi dinero! No hay alternativa al capitalismo. No es difícil escuchar argumentos de este tipo, pues los apóstoles del neoliberalismo disponen de amplios foros donde dar rienda suelta a su propaganda, a su ideología, y los medios de comunicación de masas acostumbran a acudir a estos supuestos "expertos economistas" para que pontifiquen ante la sufrida audiencia. En TV3, por ejemplo, el economista de cabecera es el omnipresente Xavier Sala i Martín, de ideología marcada y desacomplejadamente neoliberal. Pero claro, es un académico de reconocido prestigio y lo que emite es información objetiva, no ideología. Ya.

A principios de curso suelo preguntar a mis alumnos, a modo de encuesta improvisada, por nombres de economistas que les vengan a la cabeza. Y, ¡oh sorpresa!, siempre aparecen los mismos: Adam Smith, Milton Friedman... Y los televisivos Niño Becerra o Sala i Martín. Para llorar. O para salir corriendo. La realidad de nuestra universidad es que se dedica mucho tiempo a los economistas clásicos y poco o ninguno a otros como Keynes, Stiglitz, Krugman o Milanovic, que no son precisamente comunistas. Ya no hablemos de otros como Marx o el mediático Piketty, por citar tan sólo unos pocos nombres. Pues bien, yo en mis clases sí que hablo de estos últimos. Porque al final lo de la mano invisible y el mantra de la autorregulación del mercado ha calado hondo, no solamente en el mundo académico, sino en la sociedad en su conjunto. Cuando se habla de introducir alguna medida en la economía, se dice que, técnicamente, esa intervención "perturba" el mercado. El lenguaje, como sabemos, nunca es gratuito. "Perturba", anoten la palabra.

¿Y el estado? ¿Para qué sirve el estado? ¿Lo necesitamos? No es difícil escuchar a importantes gurús del neoliberalismo imperante defender la iniciativa privada, la emprendeduría, la creación de puestos de trabajo que llevan a cabo los sufridos y altruistas empresarios, el poder de las ideas, los self-made men... Siempre tienen a mano los ejemplos de Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Bill Gates, o "nuestros" Amancio Ortega o Juan Roig. Todos ellos, hombres inteligentes que arriesgaron su dinero, que crearon puestos de trabajo e hicieron el bien en la sociedad. Hombres hechos a sí mismos. Arriesga, emprende. Todo está en tu interior, todo es posible. Si lo sueñas puedes hacerlo realidad. ¿Les suena el discursito?

Como dice Thomas Piketty, las ideologías son determinantes. La organización de la economía o la desigualdad social no son fenómenos naturales, sino que tienen su base en unas medidas concretas que ha decidido el ser humano, o determinados seres humanos, en función de una serie de valores y una ideología concreta. No nos dejemos engañar: la ideología de quienes ostentan el poder se intenta imponer con una máscara de objetividad, argumentando que las medidas que se proponen son meramente técnicas. Falso. Siempre hay unos intereses detrás, unos intereses al servicio del poder, así como una propaganda debidamente preparada para defender unos postulados muy concretos: bajada de impuestos, libertad de mercado, eficiencia, contrato único, despido libre, etc.

Pues bien, llega la crisis del coronavirus y todas las miradas se dirigen a las acciones del gobierno (o de los gobiernos, porque la expansión del virus no entiende de fronteras). Queremos respuestas, protección, y nos las tiene que dar el estado. Queremos que la sanidad pública responda. Porque cuando todo va bien, dejemos actuar al mercado, no lo molestemos. En cambio, cuando vienen mal dadas, ¡ah, amigo!, necesitamos al estado. Que para eso pagamos impuestos, aunque unos más que otros. Y si no, que se lo pregunten a la población asalariada. Llega la psicosis por la epidemia y queremos tener la seguridad de que, en caso de contagio, nos atiendan en el hospital público más cercano. Por eso resulta indignante escuchar a determinados líderes políticos de algunos partidos hablar con indisimulado cinismo de la respuesta que la sanidad pública y el gobierno deben dar a la crisis, cuando en algunos casos han apostado durante años por la privatización de los servicios sanitarios, desvergonzadamente. Cuando con la excusa de la crisis aprovecharon para desmantelar el ya de por sí limitado estado del bienestar. Creo que los ejemplos de los gobiernos de CiU en Cataluña o el PP en la Comunidad de Madrid son bien ilustrativos.

Estas semanas no creo que se le ocurra a ninguno de aquellos gurús del neoliberalismo abogar por la bajada de impuestos o dejar en manos del mercado (también) la sanidad. Estos días de pánico no oiremos a ningún político de la derecha hablar de deducciones fiscales a quienes contraten una mutua. O sí. O quizás sí. Porque a los líderes de la patronal les ha faltado tiempo para pedir que no se obligue a sus empresas a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social o, incluso, se den facilidades para despedir a los empleados, porque si baja el negocio a causa de la crisis del coronavirus hay que facilitar que los sufridos empresarios puedan desarrollar su tarea y no pierdan dinero. Porque cuando las cosas van bien, el beneficio siempre es privado, pero cuando van mal, se socializan las pérdidas. ¿Se acuerdan del rescate a la banca y los 70.000 millones de euros que nos costó a todos los españoles? La reflexión es clara: somos liberales cuando nos interesa, pero cuando no, queremos que la fiesta nos la pague papá estado. ¿O alguien se atrevería a dejar en manos del sacrosanto mercado la gestión de la crisis del coronavirus?