Otras miradas

¡No improvisen más, es gestión de crisis!

Mª Amparo Tortosa-Garrigós

Consultora en seguridad, terrorismo y política internacional

Inicialmente, todos entendimos que el coronavirus es entre un 2-5% letal concentrado en pacientes ancianos y enfermos, y para el resto de la población como una gripe o resfriado común. Pero la diferencia es la infección general sobre toda la población, que está colapsando nuestro sector de salud pública.

Personas enfermas y mayores

Al afectar más severamente a las personas vulnerables, que representan el 15% de las infecciones y con alrededor de un 5% con resultado de muerte, el resto de la población está actuando como un vector de infección. Esto significa que desde el principio los gobiernos deberían haber priorizado un plan para el grupo de población de riesgo, y también incidir en comunicar la cantidad de personas que sobreviven y la población no entraría en pánico. Ha sido necesario que estallaran situaciones dramáticas en varias residencias para que esto se haga. En el caso particular de España, esos centros ya estaban operando en condiciones precarias, ya que este sector tiene pendiente una renovación, con lo que esta crisis les ha impactado sin medios para afrontarla.

Trabajadores sanitarios

Nunca entendí la falta de acuerdo entre las diferentes administraciones o incluso entre los gobiernos de la UE para usar medios de protección. Esto ha sido crítico para su propagación y la necesaria reacción se está produciendo al tiempo en que se disparan las fatales cifras de afectados. Además, por tener a mi madre en un centro residencial, alerté antes de que se decretara el estado de alarma sobre la necesidad de solicitar ayuda al sector textil para producir mascarillas. Finalmente, las fábricas están reaccionando por sí mismas ya que esto ha sido una petición de la administración.

Integren en sus organismos de gestión a los trabajadores sociales, educadores, municipios y las nuevas tecnologías que aplican Big Data Apps, ya que la gestión de crisis es incompleta sin este enfoque integral.

Más protección

Según fuentes médicas, el virus ataca el tejido epitelial que cubre la parte interna de los pulmones, y especialmente cuando encuentra sus células afecta a pacientes hipertensos. También produce un moco muy espeso que, junto con las bacterias, produce una neumonía grave. Y como esto obliga al sistema inmunitario a defenderse mediante la producción de muchas citocinas, que inflaman y destruyen los riñones, es cuando produce una miocarditis severa. Y es por eso que estamos teniendo algunos casos de decesos jóvenes. Y entre las personas con enfermedad previa esto afecta especialmente a pacientes con síndrome metabólico, diabetes, obesidad y problemas cardiovasculares.

El virus permanece suspendido en el aire durante 3 horas y penetra fácilmente por la mucosa oral, nasal y ocular, para lo cual se necesitará un programa de fumigación más ambicioso. Es mejor adoptar medidas impopulares ahora, ya que las consecuencias podrían ser aún más impopulares. Entonces, los gobiernos deberían informarnos sobre todas las vías de infección de una manera más clara.

Confinamiento

¿Aislamiento total durante un período corto con la excepción del personal esencial? ¿o más tiempo con mayor población trabajando sin medios básicos de protección?

Según el economista Wren-Lewis, la recuperación económica dependerá de cuánto tiempo dure esto. Según sus cálculos, el 1% de la población moriría durante el primer trimestre y alcanzaría el 21% del PIB. Si esto llevará un año, se duplicaría. Cerrar las escuelas más allá de unas pocas semanas tendría un impacto severo en la economía. Si el virus desaparece más temprano que tarde, la economía puede recuperarse mejor, ya que durante la crisis del SARS, que duró un mes, se restableció de inmediato. Seguir con medidas menos drásticas significa que continuaremos paulatinamente con una transmisión residual, la población y la economía no podrían resistir un parón prolongado, y entonces los gobiernos pueden arriesgarse a una rebelión social y peticiones de dimisión. Las fiestas de los balcones se podrían convertir en una protesta social.

Modelo surcoreano

"Medidas drásticas concentradas en poco tiempo". Con el mismo tamaño de población y esperanza de vida que en España, y ambos considerados los mejores sistemas médicos del mundo, pero con diferentes respuestas. Corea del Sur procedió con medidas de aislamiento social "totales", cerraron escuelas, oficinas y comercios, universalizaron el uso de mascarillas e hicieron el test a todos (no infectados incluidos). El personal sanitario se desplazaba a las casas en lugar de colapsar o infectar los centros de atención. Lo sé, esto necesita una movilización presupuestaria especial, pero es más barato que pagar la factura de las consecuencias.

Pero Europa ha estado actuando de manera opuesta, mientras que Corea se ha quedado en un 0,8% letalidad en España vamos por el 4’8%. A pesar de ser Corea el segundo país más infectado en ese momento, erradicó el problema de esta manera en 10 días. Incluso Noruega ha reaccionado muy tarde para cerrar las escuelas. Esta reacción occidental demasiado lenta se debe a nuestro concepto de libertades individuales que no deberían verse afectadas, mientras que para la cultura asiática el compromiso social y sentido colectivo es una prioridad.

Factores geopolíticos

Esto sería un gran desastre en zonas con difícil control demográfico y cabe esperar que dispare la criminalidad, como en India, y en África donde una estimación inicial pronostica una mortandad en el 10% sobre potenciales afectados, mientras que los países más ricos lograrán controlarlo con un retroviral hasta que reciban una vacuna. Pero para la vacuna hay una competencia entre China y los EE. UU. porque quien la obtenga y la distribuya primero liderará el mundo.

Desde ahora tendremos más pandemias y el punto clave a nivel individual será reforzar el sistema inmunológico. Pero en el orden global, los países estarán más divididos entre un sistema de doble velocidad, los más ricos con acceso a la vacuna/recursos, y los más pobres, aún más marginados. Si la infección en África y LATAM se extiende corren el riesgo de un grave colapso y de conflictos aparejados. Definitivamente esta pandemia, en momento actual, ha terminado con la globalización, y más especialmente cerrando fronteras.

Esto no debería ser un asunto entre estados democráticos y autoritarios, ya que Corea del Sur como país democrático ha sido capaz de resolverlo de manera eficiente y rápida. Definitivamente Corea del Sur es el modelo a aplicar.

Y para los países democráticos, la provisión de estar bajo estado de emergencia es suficiente para aplicar medidas más restringidas, lo que sin duda nos permitiría resolverlo más pronto que tarde. No es una cuestión de libertades públicas, este no es el debate. Es una emergencia y para eso nuestras democracias ya tienen un instrumento. La legitimidad para adoptar medidas más restringidas no debe cuestionarse, ya que "el estado de emergencia" forma parte de nuestros sistemas democráticos.

¡Vamos !, gobiernos, UE, OMS, está en vuestras manos cambiar la estrategia y adoptar el modelo surcoreano de gestión de crisis. ¡Ahora estáis a tiempo!