Otras miradas

Qué poco os importan las maltratadas y cuánto el 8M

Imagen de la manifestación del 8M en Madrid. REUTERS
Imagen de la manifestación del 8M en Madrid. REUTERS

Ando estos días con una mezcla de decepción (más allá de las circunstancias) e indignación por el relativismo en todo lo que concierne a las maltratadas. Pocas personas comprenden el pavor, miedo, parálisis y dolor que supone vivir controlada en este aislamiento 24 horas con tu agresor. 24 horas vigilada cada minuto. 24 horas donde te acuestas temiendo por tu vida y tus hijos, sin saber si a la mañana siguiente, o en mitad de la noche, al "señor" le va a dar por crear una pelea violenta que acabe con tu propia muerte.

Aquí viene la primera parte de mi decepción. No me he cansado estos días de anunciar por redes las medidas extras que las instituciones han tomado para paliar esta situación tan complicada. En esta tarea, muchas compañeras feministas han hecho igual y durante días pensaba la importancia de que personas relevantes por su profesión, con impacto en redes, difundieran esos mensajes. Algunas lo hicieron. Vi a Paz Vega o Mabel Lozano, India Martínez o Cristina Mitre. De hombres destacados, no he visto.

El primer error es entender que esto es un problema solo de nosotras, cuando es un tema social. Y el segundo error es pensar "mejor no comparto esto porque me da cosa, porque hay gente que esto no lo apoya", cuando no sólo es un tema de derechos humanos, sino un delito público. Si ellas no pueden denunciar y escuchamos gritos, peleas, agresiones… tenemos el deber de denunciar.  Y si te da igual que a ella la maten, piensa al menos en sus hijos, que no se merecen ni estar en riesgo ni ser asesinados. Quise confiar que en la primera semana de confinamiento, al menos, no habría un asesinato machista. Lo hubo. Un asesinato machista delante de sus dos hijos, que lo presenciaron todo.

Y aquí la segunda parte, mi tremenda indignación. ¿Cuál ha sido la respuesta comodín que estos días hemos recibido quienes hemos difundido estos mensajes? En un 90%, junto a los insultos clásicos, las respuestas era atacarnos por el 8M y que éramos las causantes de los contagios. Sólo el 8M. Yo no atacaré a las personas que fueron al 8M, como no lo haré a quienes fueron a los partidos de fútbol, a los cines, a los teatros, a los museos, al mitin de Vox o a misa y se dio la paz con dos besos y un apretón de manos. Me gustaría saber qué hubieran opinado todos estos "intelectuales" que se quejan ahora si el 1 de marzo el Gobierno hubiese dicho de hacer un confinamiento... ya lo imagino.

Pero ¿saben por qué no atacaré a nadie, fuera donde fuera el 8M y el día 5 o el día 1? Porque yo he pasado bastante más miedo en un sitio donde cada hora miles de personas nos hemos cruzado. Los días previos al 8M he perdido la cuenta de la cantidad de aviones, trenes AVE, y líneas de metro que cogí. Espacios cerrados, sin ventilación, pegados hombro con hombro a horas punta, donde pasamos juntos minutos u horas muchas personas con estornudos y toses. Espacios y superficies donde se posaban manos que podían portar el virus. Espacios donde no había ni geles desinfectantes, ni baños, ni se pedía protección a los viajeros. Y, por otro lado, la cantidad y cantidad de personas que tosían o estornudaban sin cubrirse o que salían de los baños sin lavarse las manos.

Los que señalan tanto el 8M son quizás quienes van en coche privado a salvo de todo, pero los curritos y las curritas usamos transporte público, un cauce "maravilloso" para cualquier contagio. Por otro lado, no solo en España hubo manifestaciones del 8M. Otros países lo hicieron, y las cifras no han sido más elevadas porque cuando la enfermedad da la cara pasan varios días de media.

Otra cosa añadiré. Las feministas estaríamos encantadas de no tener que dedicar tiempo de nuestra vida a organizar manifestaciones o concentraciones porque significaría que no nos matan ni nos violan. Ojalá estos que se indignan tanto con el 8M se alterasen tanto ante cada asesinato machista. Desde 2013 tenemos más de mil asesinadas. Nos manifestamos por ellas, por sus hijos, por las violadas y acosadas, por la violencia que generan los agresores machistas y que a vosotros os importa un pimiento.

Si queréis dedicar vuestro tiempo en algo útil, ojalá que en cada tuit que escribís atacando al 8M, aprovechéis para advertir a los asesinos machistas que dejen de matar, o poner el 016 y pedir a la gente que denuncie esas situaciones estos días. Si queréis también podéis pasaros por Instagram, para denunciar a un tipo que hace apología de la violación tras la cuarentena, pero bueno… ese parece que hace gracia, por lo que se lee en los comentarios y sus más de dos millones de reproducciones. Total, nos violan a nosotras… también os da igual.

Dejad de usar el 8M porque quienes lo decís ni hacéis caso a las estadísticas y ni siquiera os importa la violencia contra la mujer. Solo usáis la manifestación para atacarnos porque no podéis ni guardar vuestro machismo por unos días. Centrad mejor vuestros esfuerzos en lo importante, en quedarse en casa sin crear crispación, en ayudarnos a salir de esta y en tener un mínimo respeto ante una situación trágica. No son días para lucir tan poca altura moral.