Otras miradas

Test, test y más test. No mayor bloqueo y confinamiento

Un aparato para realizar test del coronavirus de la empresa estadounidense de tecnología médica Abbott Laboratories. EFE
Un aparato para realizar test del coronavirus de la empresa estadounidense de tecnología médica Abbott Laboratories. EFE

Ya lo dijo el director de la OMS hace unos 10 días:

"Tenemos un mensaje muy simple para todos los países: test, test, test" [1].

A lo que añadió que: "todos los países deberían de ser capaces de hacer test a todos los casos sospechosos, no pueden enfrentarse a esta pandemia con una venda en los ojos. Si no se hacen test no se podrán someter los casos a aislamiento y no se podrá romper la cadena de infección".

Debido al poco tiempo transcurrido desde el comienzo de la propagación del nuevo coronavirus, hasta el momento, no ha habido mucha información fiable y contrastada sobre la efectividad de las distintas medidas aplicadas en los países afectados. Pero ya han empezado a publicarse investigaciones e informes en revistas científicas sobre las actuaciones que se han realizado en los distintos países y una de las conclusiones que más destaca es la enorme diferencia existente, en cuanto a la extensión y gravedad de la pandemia, entre los países que han implementado test de forma generalizada junto a la identificación de contactos y los que no los han realizado.

Alemania como único pais europeo que ha hecho tests de forma generalizada

En Alemania, donde no se ha aplicado un confinamiento obligatorio de toda la población (tan solo han aplicado medidas suaves de distanciamiento social, con la excepción de Baviera donde sí ha habido un confinamiento general), comenzaron a hacer test en cuanto empezaron a surgir los primeros casos. Y como relata la profesora Marylyn Addo que dirige el departamento de enfermedades infecciosas de la universidad de Hamburgo:

"Una ventaja que tiene Alemania es que comenzó a realizar un seguimiento profesional para la identificación de los contactos cuando los primeros casos fueron reportados. Con esto se consiguió tiempo para preparar nuestros hospitales y clínicas para afrontar la tormenta que se cernía" [2].

De forma crucial, en Alemania comenzaron a hacer test incluso a personas que presentaban síntomas leves pero que habían estado en zonas de alto riesgo como la provincia de Hubei, en China, o Lombardía en Italia. Por ejemplo, se realizaron test a multitud de personas que regresaban de esquiar de estaciones italianas o austriacas. Y, de esta manera, Alemania, pese a tener un número total de casos equiparable a los restantes países europeos, ha conseguido mantener una tasa de mortalidad muy inferior a los países europeos que no han realizado la identificación de los contactos y que son ahora los más afectados por la pandemia. Así, mientras en Italia, hasta el 25 marzo, habían muerto 6.800 personas (el 9.8% de los casos) y en España habían muerto 3.400 (7.2%), en Alemania, hasta la misma fecha, habían muerto 181 personas lo que representa un 0.5% de los casos [3]. Y, si bien en estas estadísticas han podido tener efecto otras variables como la robustez del sistema sanitario público alemán (que no ha sido sometido a los brutales recortes que la derecha ha aplicado en otros países) o como la prontitud de la respuesta, se estima que la variable determinante ha sido la realización generalizada de test y la posterior identificación de los contactos de los casos positivos.

Y lo mismo han hecho los países asiáticos que han podido parar la epidemia

Si comparamos los países occidentales que ahora están sufriendo las peores consecuencias de la pandemia (como Italia, España, Gran Bretaña, Francia o los EE.UU.) con los países asiáticos que la han padecido pero han conseguido superarla (como Corea del Sur, Taiwán, Singapur o China), nos encontramos con que la principal diferencia son, también, los test generalizados y la identificación de contactos. Es preciso señalar también que en Corea del Sur, Taiwán y Singapur han podido frenar la expansión del coronavirus mediante la realización de test y sin aplicar un bloqueo general del país (y que incluye el confinamiento obligatorio de la población, el cierre de centros educativos, la prohibición de viajar y el cierre de sectores económicos no esenciales). Como en Alemania, solo han aplicado medidas suaves de distanciamiento social.

Corea del Sur es, posiblemente, el país donde se ha llevado a cabo la política más agresiva en cuanto al seguimiento e identificación de los contactos. Se establecieron puntos para la realización de pruebas fuera de los hospitales a los que podía acudir cualquier ciudadano, sin importar si padecía o no síntomas, llegándose, incluso, a implantar puntos en los que se podía hacer la prueba sin bajarse del coche, al modo de los "drive-through" de las cadenas de comida rápida. Posteriormente, además de aislar y confinar los casos positivos, se utilizaron los posicionamientos de sus teléfonos móviles para detallar todos los lugares donde habían estado durante el periodo en el que eran transmisores de la infección y, tras cruzar esta información con la de todas las personas portadoras de móviles con las que habían coincidido, obtener una lista de todos los posibles contactos que hubiesen tenido estos casos positivos [4].

Esta utilización de las tecnologías digitales que implica una vigilancia de la población está levantando serias dudas sobre su respeto de los derechos (al menos, digitales) de las personas [5]. Pero, además, se cuestiona decididamente su eficacia frente a métodos de identificación más suaves, como los que se han empleado en Singapur o Taiwán.

La ciudad-estado de Singapur llegó a ser, durante algunos días de febrero, el país fuera de China con mayor incidencia de la pandemia [6]. Lograron frenarla recurriendo a formas menos intrusivas de realizar la identificación de los contactos. En primer lugar, determinaron todos los casos sospechosos que habían pasado por el sistema de salud y que presentaban los síntomas característicos del covid-19. A estos les añadieron los casos que, tanto en hospitales como en atención primaria, habían presentado síntomas de neumonía, todos los pacientes en unidades de cuidados intensivos con enfermedades graves y los muertos con posible causa infecciosa. Finalmente, también se habilitó a los médicos de atención primaria para que realizasen los tests a los pacientes que catalogasen como sospechosos. Tras la realización de los test a los casos calificados como sospechosos se procedió a la identificación de los posibles contactos de los casos positivos mediante simples entrevistas.

En Taiwán también se realizó una identificación similar de los casos sospechosos que habían pasado por el sistema de salud. Pero, debido al enorme tráfico de personas que existe entre la isla y la China continental (que era donde se estaba produciendo el mayor brote de la epidemia) y que en 2019 supuso que 2.71 millones de continentales visitasen Taiwán, también se llevó a cabo una búsqueda "proactiva" de los casos sospechosos [7]. Se procedió a integrar la base de datos del sistema nacional de salud con la base de datos del servicio de aduanas e inmigración para crear un big-data para su análisis. Posteriormente se clasificó a todos los viajeros en grupos de riesgo para la identificación de los casos sospechosos a los que se realizaron las pruebas.

Tanto en Taiwán y Singapur como en Corea del Sur se consiguió frenar la expansión de la epidemia y, aunque todavía no se pueden sacar conclusiones definitivas, los datos parecen indicar que el endurecimiento de una medida no aporta grandes beneficios y sí puede acarrear costos inaceptables [8]. En el caso de la identificación de los contactos de los casos positivos existe una enorme diferencia entre los países que la han realizado con los que no lo han hecho, como Italia, España, Francia, Gran Bretaña y los EE.UU. Sin embargo, no se aprecian grandes diferencias en los resultados entre Corea del Sur, que aplicó la medida de una manera muy agresiva, y Taiwán y Singapur que la han aplicado de una forma menos intrusiva. Para los surcoreanos ha supuesto un coste en su privacidad y libertades sin acarrear ningún beneficio claro en la lucha contra la pandemia.

El ejemplo más parecido al de los países occidentales

Finalmente, está el caso de China que fue donde surgió el primer brote importante. Debido a ello, este país ha venido sufriendo numerosos ataques desde la mayor parte de los medios de comunicación corporativos y de numerosos dirigentes mundiales. El presidente de los EE.UU. ha sido uno de los más vocales en este sentido y hasta fechas bien recientes se refería constantemente al SARS-CoV-2 como "el virus chino" de manera completamente irresponsable y que ya ha supuesto, como no podía ser de otra manera, un incremento notable de los ataques a ciudadanos estadounidenses de origen asiático [9].

Sin embargo, tras la explosión de casos en países occidentales y la dificultad que sus autoridades están teniendo para controlarlos, las críticas se han convertido en tímidos reconocimientos a la labor que los dirigentes chinos han llevado a cabo. La OMS, en claro contraste y prácticamente desde el principio, ha elogiado abiertamente esta labor [10].

La situación que se vivió en la provincia china de Hubei (que cuenta con una población de unos 60 millones de personas) y, muy particularmente, en su capital Wuhan podría catalogarse como la más parecida a la que se vive actualmente en los países europeos más afectados, además de en los EE.UU. Los casos conocidos se cuentan por decenas de miles y son miles los muertos en cada una de estas naciones.

Las autoridades chinas utilizaron las 2 principales medidas que se han empleado en la lucha contra el coronavirus como son el bloqueo (que incluye otras medidas como el confinamiento de la población o la prohibición de viajar) y la realización generalizada de test, aunque les dieron distinto alcance territorial. Mientras extendieron la realización de los test a todo el país, limitaron el alcance del bloqueo y el confinamiento obligatorio de la población a la provincia de Hubei con medidas más estrictas en la capital. Al confirmarse estos días la práctica desaparición de nuevos casos de origen local, las autoridades chinas han anunciado que en el plazo de 2 semanas, cuando se cumplan 76 días de su implementación, se va a levantar el bloqueo de la ciudad de Wuhan [11]. Esto no hubiera sido posible sin que se dedicase un gran esfuerzo a la realización de test de forma generalizada y a la posterior identificación de los posibles contactos. Para ello se crearon 1800 equipos de 5 personas dedicados exclusivamente al rastreo todos los posibles contactos y que, aunque trabajaron a nivel de todo el país, la mayor parte de su trabajo la desarrollaron en la provincia de Hubei [12]. En total, se han hecho millones de test [13].

En un artículo aparecido esta semana en el Wall Street Journal donde se entrevista a varios especialistas se afirma que, si bien los dirigentes occidentales ya están empezando a observar a China como el ejemplo a seguir, parece que se están centrando demasiado en una sola de las medidas, el bloqueo. Según los expertos, el cierre de la ciudad de Wuhan sirvió para evitar que el virus se propagase a otras provincias chinas pero no frenó esta propagación en la ciudad. Y que, en cambio, "lo que realmente cambió el curso de los acontecimientos en Wuhan fue un cambio, ocurrido el 2 de febrero, hacia un régimen de cuarentena más agresivo y sistemático a través del cual los casos sospechosos o con sintomatología suave (o, incluso, contactos cercanos sanos de casos confirmados) fueron enviados a los hospitales improvisados y a centros temporales de cuarentena. Esta táctica requirió convertir cientos de hoteles, colegios y otros lugares en centros para la cuarentena, así como la conversión de 14 edificios públicos en hospitales y la construcción 2 completamente nuevos [14].

Y como señala en el artículo la profesora de Salud Pública Global de la Universidad de Edimburgo, Devi Sridhar, "el bloqueo ayuda a ganar tiempo pero la única manera de que funcione es volver hacia atrás y comenzar a descubrir quien tiene el virus. Los EE.UU, Gran Bretaña y otros países europeos tendrán que, como Wuhan, instalar múltiples hospitales improvisados y centros de cuarentena si quieren controlar el virus".

Y volvemos otra vez a Europa

Concretamente, al estado español y ¿que nos encontramos aquí? pues, sencillamente, que en estos momentos es uno de los países más afectados del mundo y, a la vez, uno de los que menos test ha realizado. Se podría decir que los test se han limitado a los casos más graves y a los trabajadores más expuestos como pueden ser los sanitarios y otros funcionarios públicos como policías. Y cuando han pasado, prácticamente, 3 meses desde que las autoridades chinas comunicaron a la OMS la aparición de un virus nuevo y 2 semanas desde que se decreto el bloqueo de todo el país y se confinó a toda la población en sus casas de manera obligatoria, ni el gobierno central ni los autonómicos han conseguido hacerse con stocks de tests rápidos y se están empezando a acabar los que ya se tenía (los test PCR). Así, la Comunidad de Madrid ha anunciado que van a dejar de hacer las pruebas a pacientes que presentes "cuadros muy típicos" [15]. Esto es, exactamente, lo contrario de lo que recomiendan las autoridades sanitarias mundiales y los expertos.

Frente a este desolador panorama, durante esta última semana no han parado de lanzarse mensajes desde múltiples ámbitos, sobre todo desde el político, exigiendo medidas más  restrictivas para la población. La mayoría de los partidos políticos, distintos presidentes autonómicos, alcaldes, figuras mediáticas o, incluso, expertos y científicos han demandado en los últimos días un endurecimiento del bloqueo y, de forma muy enfática, del confinamiento de la población. El gobierno que, en un principio, declaró su oposición a este endurecimiento, ha cambiado su posición para comunicar que están estudiando la aplicación de medidas más restrictivas aún reconociendo que España es el país que está imponiendo las medidas más drásticas de todo el mundo [16]. Y este mismo fin de semana el presidente del gobierno, Pedro Sanchez, ha anunciado la paralización de todas las actividades económicas no esenciales durante 10 días [17].

El coste de aplicar medidas todavía más estrictas va a ser muy alto para la población. En este caso, va a suponer la paralización total de la economía con el consiguiente perjuicio para todas las capas de la sociedad pero, de manera especial, las más desfavorecidas. Mientras que son muy dudosos los beneficios que puede traer esta paralización total sobre el riguroso bloqueo que ya existía.

El esfuerzo y los recursos disponibles deberían dedicarse de manera prioritaria a habilitar el mayor número posible de espacios para albergar desde los casos más graves (UCIs en hospitales) hasta los cuadros más suaves. Debería asegurarse, así mismo, la compra de la mayor cantidad posible de tests rápidos (después de la nefasta gestión que de ello se ha realizado hasta la fecha) para proceder a la identificación y el aislamiento de la mayor cantidad posible de casos positivos. Y recurrir a medidas más estrictas tan solo en el caso de que no se consiguiese frenar la epidemia tras haber estado aplicando las 2 medidas, el bloqueo (entendido de una manera muy amplia) y la realización de test generalizada al nivel de los países que han conseguido detener la propagación del virus como Corea del Sur, Singapur o Taiwán.

Como señala el responsable de emergencias de la OMS, Mike Ryan, en el artículo del Wall Street Journal arriba mencionado, los bloqueos no van a ser suficientes para controlar la pandemia y es necesario y urgente centrarse en la identificación y aislamiento de las personas infectadas y de sus contactos. Para concluir que:

"No se trata solo de distanciamiento social, no se trata solo de implantar un bloqueo. China, Singapur y Corea del Sur han centrado con éxito su esfuerzo en esta amplia estrategia (que incluye la identificación y el aislamiento)".

NOTAS

  1. Emma Farge, John Revill. "'Test, test, test': WHO chief's coronavirus message to world". Reuters, 16-Mar-2020. https://www.reuters.com/article/us-healthcare-coronavirus-who-idUSKBN2132S4
  2. Philip Oltermann, "Germany's low coronavirus mortality rate intrigues experts", The Guardian, 22-Mar-2020. https://www.theguardian.com/world/2020/mar/22/germany-low-coronavirus-mortality-rate-puzzles-experts
  3. Jessica Bateman, "Coronavirus: Could Germany become Europe’s first country to flatten the curve?", The Independent, 25-Mar-2020.  https://www.independent.co.uk/news/world/europe/coronavirus-germany-cases-death-toll-italy-spain-bavaria-lockdown-a9424591.html 
  4. Tomás Pueyo, "Coronavirus: The Hammer and the Dance", Medium, 19-Mar-2020. https://medium.com/@tomaspueyo/coronavirus-the-hammer-and-the-dance-be9337092b56 
  5. Red en Defensa de los Derechos Digitales, "Piden en América Latina y el Caribe que las tecnologías digitales aplicadas ante la pandemia respeten los DDHH", Rebelión, 23-Mar-2020. https://rebelion.org/piden-en-america-latina-y-el-caribe-que-tecnologias-digitales-aplicadas-ante-la-pandemia-respeten-los-ddhh/ 
  6. Vernon J Lee, Calvin J Chiew and Wei Xin Khong, "Interrupting transmission of COVID-19: lessons from containment efforts in Singapore", Journal of Travel Medicine, 13-Mar-2020. https://academic.oup.com/jtm/advance-article/doi/10.1093/jtm/taaa039/5804843
  7. C. Jason Wang, Chun Y. Ng and Robert H. Brook, "Response to COVID-19 in Taiwan. Big Data Analytics, New Technology, and Proactive Testing", JAMA, 3-Mar-2020. https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2762689
  8. ibid. https://medium.com/@tomaspueyo/coronavirus-the-hammer-and-the-dance-be9337092b56
  9. Andrew Buncombe, "Coronavirus: Hundreds of Asian Americans have been violently attacked over last month because of ‘China virus’ racism, activists say", The Independent, 15-Mar-2020. https://www.independent.co.uk/news/world/americas/trump-china-virus-coronavirus-asian-americans-attack-activism-a9422721.html
  10. Stephanie Nebehay, Emma Farge, "WHO lauds Chinese response to virus, says world 'at important juncture'", Reuters, 29-Ene-2020. https://www.reuters.com/article/us-china-health-who-idUSKBN1ZS2EE
  11. Evelyn Cheng, "China to lift lockdown on Wuhan, the epicenter of its coronavirus outbreak", CNBC, 24-mar-2020. https://www.cnbc.com/2020/03/24/china-to-lift-lockdown-on-wuhan-city-epicenter-of-coronavirus-outbreak.html
  12. Tomas Pueyo, "Coronavirus: Why You Must Act Now", 10-Mar-2020. https://medium.com/@tomaspueyo/coronavirus-act-today-or-people-will-die-f4d3d9cd99ca
  13. Aunque las autoridades chinas no han facilitado los datos totales a nivel nacional de los tests realizados, se sabe que, por ejemplo, en la provincia de Guangdong de unos 110 millones de habitantes y que fue muy afectada por la epidemia, se realizaron 320.000 tests. Aylin Woodward, Skye Gould, "One chart shows how many coronavirus tests per capita have been completed in 8 countries. The US is woefully behind", Business Insider, 10-Mar-2020. https://www.businessinsider.com/coronavirus-testing-covid-19-tests-per-capita-chart-us-behind-2020-3?IR=T 
  14. Jeremy Page, "China’s Progress Against Coronavirus Used Draconian Tactics Not Deployed in the West", The Wall Street Journal, 24-Mar-2020. https://www.wsj.com/articles/the-west-is-misinterpreting-wuhans-coronavirus-progressand-drawing-the-wrong-lessons-11585074966
  15. "Madrid dejará de hacer test de coronavirus a pacientes con "cuadros muy típicos", Público, 27-Mar-2020. https://www.publico.es/sociedad/madrid-dejara-test-coronavirus-pacientes-cuadros-tipicos.html 
  16. "El Gobierno tiene sobre la mesa nuevas medidas más restrictivas contra el covid-19", El Periódico, 27-Mar-2020. https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20200327/gobierno-medidas-restrictivas-coronavirus-7907434