Otras miradas

El gallego vale más que la Catedral de Santiago

Pixabay.
Pixabay.

Que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, haya comparecido en castellano varias veces informando sobre su gestión de la covid-19, tiene sólo dos explicaciones: dejarle bien clarito a Madrid cómo se las gasta la Xunta de Galicia, sin necesidad de traducciones, o, la más probable y que demuestran sus políticas públicas 11 años después, proteger y promover nuestro idioma no está dentro de su agenda.

En ruedas de prensa abusa de ese "con sentidiño" que tanto nos define y que termina por desembocar en una caricaturización, hueca, torpe. Ignoró por completo el informe de las lenguas regionales del Consejo de Europa que critica la salud del gallego, la peor del Estado, porque para él que la población sepa hablarlo es tan importante como que Galicia maneje el castellano y el inglés, por igual. De ahí los prejuicios: "Estudia inglés que el gallego no te va a valer de nada", tónica habitual de los mayores a la juventud.

Es común que nuestros abuelos (que son los que sostienen prácticamente la lengua) cambien al español para dirigirse a los infantes de la casa. De estos, sólo el 1,2% recibe en su totalidad enseñanza en gallego, relegando nuestro idioma a un modelo trilingüe, a "lo otro", una asignatura más. Y como consecuencia nace el miedo a hablarlo mal. Si le preguntas a la mayoría de chavalada (que es la primera en señalarse) por qué no lo habla, te responde que no está a gusto usándolo y que no sabe conjugar bien los verbos y los pronombres.

En la comunidad en donde más bibliotecas se cerraron desde la crisis del 2008, la población gallegohablante es la única que alimenta y cuida de las palabras, las expresiones y el patrimonio. Esta semana el conselleiro de Turismo y Cultura, Román Rodríguez, ante críticas de la oposición proclamaba en el Parlamento: ‘¿Qué es un museo, turismo o cultura?’, ya que para el PP y en favor del Xacobeo, turismo y cultura es lo mismo. El sector del libro es igual a una fiesta gastronómica y una colección pictórica es equivalente a la Praza do Obradoiro. ¿De verdad nuestra lengua vale lo mismo que la Catedral de Santiago? Ambas son majestuosas, una da mucho dinero.

Hoy, 17 de mayo, es el Día das Letras Galegas, que se inauguró en 1963 homenajeando a la eterna Rosalía de Castro. De 57 años, sólo cuatro han sido dedicados a mujeres escritoras porque ocurre lo mismo que con la lengua: es necesaria la voluntad de recuperar y poner en valía aquello que han tratado de ocultar y minimizar para convertir en pura inexistencia, en "lo otro". Nombrar más que nunca lo que nos ha sido negado. Aunque intenten equiparar mi poesía a un plato de pulpo.