Otras miradas

Adiós a la participación ciudadana

Luis S. Fernández Contreras

Presidente y Coordinador de la Asociación Mesa de Memoria Histórica del distrito de Latina

El Ayuntamiento de Madrid, es decir, PP, Ciudadanos y Vox, no contentos con cargarse la memoria histórica, desoyendo leyes e historiadores, y como si siguiera vivo (que sigue) el espíritu de su guía, Francisco Franco, han vuelto a tirar de dictadura y han demostrado a la población madrileña, que lo que opinen ya sean sus votantes o no, se lo van a pasar por el arco del triunfo, sólo nos necesitan cuando hay elecciones. Ahí sí que nos miman.

El equipo de Carmena instauró un formato de participación ciudadana a la que se opusieron desde el principio los populares (Vox no tenía representación por aquel entonces) y que salió adelante por el trabajo incansable de Nacho Murgui y, creo recordar, la abstención de Ciudadanos. Ese formato recibe, todavía, el nombre de Foros Locales (FFLL) y se expandió por todos los distritos de la capital, donde se crearon centenares de "mesas" donde empezaron a participar miles de personas preocupadas por los problemas que acuciaban a sus distritos, esas mesas hacían propuestas que llevaban a los plenos de sus distritos, donde se defendían y salían adelante, o no. Había participación y los vecinos veíamos que pintábamos algo en el devenir de nuestros barrios. Otros muchos vecinos, normalmente de un mismo bando, se quejaban de que eso no valía para nada, que pocos vecinos decidían por muchos, etc etc. Lo de siempre, los típicos cuñados boca chanclas que en vez de participar y dar su opinión optaban por lo más sencillo, criticar desde la barra del bar o desde el sofá.

Los FFLL en principio fueron un avance en la participación vecinal que supuso que los vecinos y vecinas se apuntaran libremente a las mesas creadas para arreglar o modificar los temas y asuntos de sus diferentes distritos que necesitaban reparación. Pero nacieron con un gran defecto, el no tener un carácter ejecutivo y vinculante con las Juntas de Distrito para que se cumpliera lo propuesto por las mesas y que aprobaban citadas Juntas. Sin duda era un comienzo que, precisamente al no haber sido todo lo ambicioso que debería haber sido, ha provocado que, al llegar las derechas al poder, los pocos espacios democráticos que se han ganado, se hayan visto recortados hasta su liquidación total, que, en el fondo, es lo que persiguen.

Las limitaciones que tenían los FFLL se han visto acrecentadas con los nuevos equipos de gobierno en las Juntas, donde han ido prohibiendo, ya fuera del estado de alarma, y pongo como ejemplo a mi Mesa de Memoria Histórica, cualquier tipo de evento o reunión prohibiendo nuestras actividades tales como asambleas, exposiciones, presentaciones de libros, cine forum, etc etc teniéndolas que hacer por nuestra propia cuenta, ya que nos cerraron las puertas a los espacios habituales, nuestros Centros Culturales.

Los FFLL fueron un avance, pero con serias limitaciones, como ya he dicho, el no tener un carácter más ejecutivo; El no tener una vinculación más fuerte con las Juntas de Distrito; El no haber sabido promocionar, explicar y divulgar a los vecinos que con los FFLL podrían expresarse libremente y que serían escuchados y que sus propuestas las podrían ver realizadas en cortos periodos de tiempo.

Que ha sucedido, lo de siempre, que cuanto más se limita el avance con un gobierno de "izquierdas", más fácil es para las derechas desmontarlo. Si los FFLL hubieran tenido un mayor, repito una vez más, poder ejecutivo, donde la gente se hubiera dado cuenta de que podría obligar mucho más a las Juntas, seguramente habría existido una mayor participación y hubiéramos tenido un músculo más fuerte que hubiera evitado que los señores del PP y sus acólitos no los hubieran finiquitado. Cuanto más difícil se lo pongas al adversario, más complicado lo tendrán para desmontarlo, y en eso la derecha nos lleva ochenta años de ventaja porque es lo que han hecho siempre.

Pues bien, cambió el signo político de Madrid Capital y, pasito a pasito, con prisas y sin pausas empezaron a deshacer lo hecho por los anteriores. Por sus santos coj… morenos. Resignificaron un Memorial a punto de inaugurarse en el Cementerio del Este, Dejaron sin efecto un monumento a los deportados a campos nazis, pero, eso si rápidamente inauguraron un monumento… a los últimos de Filipinas. Todo en orden, el desahuciado de Cuelgamuros estará contento con sus cachorrillos.

Ahora van a por los ciudadanos, a acallarnos, a atarnos de pies y manos y a quitarnos el escasísimo poder de decisión que nos daban los FFLL que, al menos, nos dejaban hablar, se nos escuchaba, se debatía, vamos lo que viene siendo una democracia.

Nos presentan un "Anteproyecto de Reglamento Orgánico de los Consejos de Proximidad" (CCPP) que vendrían a sustituir a los actuales Foros. Obviamente nos pusimos a leer esa nueva forma de participación que se les había ocurrido a las derechas de este país, la derecha, la ultra derecha y la ultra ultra derecha. Como era de esperar no nos llevamos ninguna decepción: las opiniones, las ideas, las mejoras, las quejas de sus conciudadanos se las traían al pairo, les importamos menos que si se cae una hormiga por un terraplén.

Luis S. Fernández, durante su intervención en el último plenario de Foros Locales del distrito de Latina (Madrid). CEDIDA
Luis S. Fernández, durante su intervención en el último plenario de Foros Locales del distrito de Latina (Madrid). CEDIDA

Por no aburrir, voy a contar los cambios más significativos entre los Foros Locales (FFLL) y los Consejos de Proximidad (CCPP).

Para empezar, se eliminan las referencias de los CCPP como órganos para información ciudadana, adopción de acuerdos, iniciativas y tratamiento de asuntos inherentes a la acción municipal, es decir nos atan las manos y nos cierran la boca directamente, y eso es en el punto 1, Naturaleza y Finalidad de los CCPP. Se pierde la capacidad de la toma de decisiones en asuntos distritales, se elimina la rendición de cuentas por parte del ayuntamiento, es decir de fiscalizarles, nada no vaya a ser que roben y lo descubramos.

En cuanto a la composición de los nuevos CCPP nos imponen un "Organizador de Mesas" entre nosotros, un comisario político, que será designado por el Concejal del distrito entre los vocales vecinos del equipo de gobierno, es decir, el trío calaveras, que tendrá voz y voto. En mi mesa, Memoria Histórica del distrito de Latina, si la dieran el visto bueno (ya anticipo que no) fijo que nos pondrían a algún vocal vecino de Vox, que sería bienvenido a la misma e intercambiaríamos opiniones muy interesantes, seguro que si. Todo un detalle que nos dejen que el representante, antiguamente coordinador, sea elegido entre los participantes de cada mesa. (Ojo, importante, el número de participantes de cada mesa no puede superar los quince reservando dos puestos a Asociaciones de Bases. Qué carajos hago con las otras diez personas que suma mi mesa de memoria, porque actualmente somos veintinueve los que la componemos…) Todo muy democrático.

Desaparece la Comisión Permanente que era el órgano donde nos juntábamos todos los coordinadores de mesas y decidíamos qué o cuales propuestas elevábamos al siguiente pleno en un número no superior a tres…. A cambio nos colocan a los citados Comisarios Políticos que tiene todo el poder de la mesa, y cuando digo todo es TODO. Coordinará los trabajos, analizará la viabilidad de las propuestas, elaborará y convocará las reuniones de las mesas, etc. etc.  Si nuestro querido amigo tiene a bien ver viable una propuesta, la misma, será estudiada por los técnicos del distrito –normal- en un plazo de quince días, si vence ese plazo, la iniciativa decae, se haya estudiado o no… decae y punto en boca. Solo podrá haber un grupo de trabajo por cada mesa y operativo dos o tres meses y lo formaran entre dos y cuatro participantes de cada mesa, límites éstos que antes no existían.

Las personas que ya estaban inscritas…. Pues ya no les valen, hay que volver a inscribirse a ver si por el camino se pierden otros cuantos ciudadanos más, burocracia… y ya para terminar, lo más democrático de todo.

Solo se podrán montar mesas que coincidan con las áreas de gobierno pero que no aborden áreas delegadas del ayuntamiento como por ejemplo… Participación Ciudadana, Innovación, Emprendimiento, Deporte, Turismo, Vivienda… y Memoria Histórica, la mía. No nos podríamos presentar como tal mesa. Todo, como digo, muy democrático. Pero es que desaparecerían también las mesas de Mayores, de Presupuestos participativos, etc. etc.  Los antiguos FFLL no tenían ninguna limitación en este aspecto.

En definitiva, se ha reducido el grado de "influencia" de los FFLL a ser simples elementos que proponen temas, que aprueba, o no, el comisario político de turno, o analizan los que les propongan las Juntas de Distrito eliminando cualquier capacidad de la ciudadanía para fiscalizar las acciones del Ayuntamiento.

Martin Niemöller ya predijo la forma de actuar y de pensar de esta gente, empezaron con la memoria, siguen con la participación, ¿que será lo siguiente? Espero que actuemos antes porque si no diremos "Cuando finalmente vinieron a buscarme a mi, no había nadie más que pudiera protestar" y nos quejaremos.

En mi intervención ayer en el Plenario de los FFLL del distrito de Latina dije que esta gente son fascistas, y con ellos no puede existir el gris, o eres fascista o eres demócrata, no caben ni equidistancias, ni diálogos, ni cualquier otra toma de contacto con ellos, porque ellos no quieren ni ese diálogo ni ese contacto, Madrid, España, es suya y no van a permitir que nadie se la quite, digan lo que digan las urnas. Son esos niños que están acostumbrados a ser los poseedores y dueños del juguete y ante la eventualidad de perder y tener que compartirlo, prefieren romperlo antes.

Avisados estáis, luego no os quejéis si no hay nadie más que pueda protestar.