Otras miradas

EndoMarch: visibilizar la endometriosis

La endometriosis afecta a un 15% de la población femenina en edad fértil. EFE
La endometriosis afecta a un 15% de la población femenina en edad fértil. EFE

Ese día me desperté con un dolor de puñalada en el lado izquierdo del abdomen. El dolor era tal que apenas podía caminar, por lo que llegué como pude al hospital. Después de varias horas de analgesia determinaron que lo que tenía eran gases. ¿Gases? ¿En serio?

Les dije que hasta que no encontraran lo que realmente me ocurría no me iría del hospital. La médica de guardia se sintió retada, pero creo que fui bastante convincente por lo que decidieron hacerme varias pruebas más. Finalmente, los gases resultaron ser un quiste de cinco centímetros en el ovario izquierdo.

Me citaron para operarme lo antes posible. Los "gases" que yo tenía y ese dolor imposible que me dejaba doblada cada vez que tenía la regla se llamaba endometriosis, una enfermedad que afecta a una de cada diez mujeres, llegando a un total de 150 millones de personas en todo el mundo y dos millones en España.

Es una enfermedad que nos afecta a las mujeres porque se trata de la expansión de tejido endometrial dentro de la cavidad abdominal, que se acompaña de dolores menstruales muy intensos, a veces de verdaderas peritonitis. La extensión de la enfermedad produce afectaciones inflamatoria y tumoral, crónica a distancia en ovarios, intestino, incluso en pulmones.

Uno de los problemas radica en considerar "normal" el dolor durante la menstruación, algo que hace que el diagnóstico se retrase entre 2 y 9 años. Desde EndoMadrid -asociación de endometriosis de Madrid- aseguran que "si con 14 años te enseñan que la menstruación no tiene que doler y al sentir dolor acudes a un ginecólogo informado, tienes ganados muchos años de calidad de vida pudiendo someterse a tratamientos que intentan controlar la endometriosis -anaovulatorios principalmente- y sobre todo haciendo un correcto seguimiento de la enfermedad para tener que evitar cirugías de urgencia".

El dolor es una señal que manda el cuerpo al cerebro para comunicar que algo no funciona como debería. La menstruación es un proceso normal y necesario para nuestros organismos, el cuerpo es sabio y sólo manda ese signo de dolor cuando esa menstruación no está siendo correcta.

Dice Carme Valls en Mujeres Invisibles para la Medicina que la "medicina tradicionalmente se ha basado en la patología predominante en el sexo masculino y en la sintomatología que presentan las enfermedades que padecen los hombres", por lo tanto no es raro que los "síntomas que presentan las mujeres en el acto clínico sean menospreciados o simplemente olvidados y no se intente establecer un diagnóstico claro a partir de la demanda de las pacientes".

Esa manera de ser vistas, como "hombres", ha perjudicado gravemente nuestra salud, invisibilizando muchas dolencias como la endometriosis. "La ausencia de una investigación en la que las mujeres hayan sido incluidas hace que los resultados de los estudios estadísticos y epidemiológicos no puedan atender las diferencias de morbilidad entre mujeres y hombres, y la falta de ciencia y la predisposición del inconsciente médico a atribuir toda la sintomatología femenina a problemas inferiores hace que los diagnósticos se sesguen hacia atribuciones psicológicas sin demostración clara", explica la doctora.

Por otro lado, "el creciente número de casos de endometriosis en la sociedad industrializada hace pensar que son exposiciones ambientales o laborales la verdadera causa de la enfermedad" señala la endocrinóloga Carme Valls Llobet.

La enfermedad es causa importante de infertilidad en más de un 50% de casos, y las asociaciones afirman que si se conociera una causa de esterilidad que afectara al 10 por ciento de los hombres, probablemente ya estaría erradicada. Entonces, ¿cuándo debemos ir al ginecólogo? "Si tiene dolor pélvico crónico, si tiene fuertes dolores en la zona lumbar o abdominal entre las menstruaciones, si mancha entre menstruaciones y, sobre todo, si por norma general sus menstruaciones son muy dolorosas", explican las asociaciones especializadas en esta dolencia.

Durante el mes de marzo se celebra el mes de la endometriosis y culmina este  fin de semana con la #EndoMarch, una macha para dar a conocer la enfermedad y concienciar sobre la misma en diferentes ciudades del mundo, y que este año se celebrará de forma virtual debido a la pandemia. Las asociaciones de endometriosis de todo el mundo animan a la sociedad civil a que nos sumemos a esta marea amarilla, color que representa esta marcha, para visibilizar una enfermedad que afecta a tantísimas mujeres y que no tiene cura. La idea es subir imágenes a las redes sociales en las que predomine el color amarillo con el hashtag #EndoMarch. Toda presión social será positiva de cara a que se investiguen mucho más las causas de la enfermedad y podamos encontrar solución y cura lo antes posible.