Otras miradas

Investigar más y mejor

Miguel Ángel Heredia Díaz

Senador del PSOE por Málaga

Imagen de archivo de laboratorio. /ACN
Imagen de archivo de laboratorio. /ACN

Una de las principales lecciones que hay que sacar de esta dura pandemia es la necesidad de apostar e invertir más que nunca en investigación y en sanidad pública. Por eso es una buena noticia que España haya aumentado su presencia en la producción científica mundial de excelencia con el actual Gobierno, según se desprende de una reciente respuesta parlamentaria.

España siempre ha sido un país de grandes investigadores, la diferencia es que mientras con el PP se tuvieron que marchar 30.000 investigadores al extranjero ante la falta de expectativas y de empleo; con el Gobierno de Pedro Sánchez se ha incrementado más que nunca en la historia el Presupuesto para investigación y ciencia.

Es un dato de enorme importancia que nuestro país haya alcanzado en 2020 casi las 100.000 publicaciones científicas, creciendo un 12% en los últimos 3 años. Un crecimiento notable y significativo, si se le compara con los últimos 3 años de Gobierno de Rajoy, cuando creció la mitad.

Y no sólo es que se incrementen las publicaciones científicas, sino que la investigación en nuestro país es de lo mejor a nivel mundial. Así, el 17% de las publicaciones científicas españolas están entre las más citadas del mundo, igualándose con Alemania y Francia.

España actualmente es responsable de más del 3% de la producción científica mundial y somos el país donde más han crecido los documentos científicos publicados en los últimos dos años. Destacamos fundamentalmente en Ingeniería Química, Química, Inmunología y Microbiología, Ciencias Medioambientales sin olvidar, Física, Medicina, Ciencias del Espacio y Biología Molecular y Genética.

Casi el 60% de los documentos de la producción científica española se publicaron en las mejores revistas de cada área, además más de la mitad de la producción científica española es fruto de la colaboración internacional, que año tras año sigue creciendo. Los principales países colaboradores de España son Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Alemania y Francia.

Por último resaltar la excelencia científica de la producción investigadora española. Este índice mide la presencia de las publicaciones científicas españolas en el conjunto de los artículos más citados del mundo; y actualmente es del 21,1%. Esto ha supuesto un incremento del 50% en los últimos 3 años, mientras con el PP las cifras no aumentaron, sino que descendieron.

Son datos rotundos y extraordinariamente positivos, y no son causales. Una de la grandes prioridades del Presidente Pedro Sánchez han sido la investigación, el desarrollo y la innovación como motor del progreso económico y fuente del bienestar social.

Buena muestra de ello, lo constituyen los Presupuestos Generales del Estado para 2021, que asignan una financiación sin precedentes para actividades de investigación y desarrollo. Es el mayor presupuesto de nuestra historia para la ciencia, 1.200 millones de euros más que en el último presupuesto, lo que representa un incremento del 60%. Este Gobierno demuestra que quiere ser un país de ciencia, que deje a la siguiente generación más conocimiento y más competitividad.

A ello se añade que el Gobierno quiere seguir avanzando en este sentido, así el pasado mes de marzo, el Consejo de Ministros ha analizado el anteproyecto de ley por el que se modifica la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, para crear una carrera investigadora atractiva y estable, impulsar la transferencia del conocimiento y mejorar la gobernanza del sistema español en la materia.

Toda esta apuesta por la ciencia contrasta con lo realizado por el Gobierno del PP, donde se recortó un 12% la inversión en I+D,  se redujo en un 55% la investigación universitaria, se tuvieron que ir miles investigadores de nuestro país al extranjero ante la falta de oportunidades y hubo un importante recorte de investigadores en el CSIC, un 16,5%. Además según un informe de la Fundación Alternativas todos estos recortes supusieron que durante este periodo el número de patentes internacionales registradas por investigadores españoles cayesen más de un 60%. Es bueno recordarlo.

Un país sin investigación es un país sin futuro, esto es algo que el PP nunca ha querido enterarse. Ahora más que nunca, tras la pandemia y para salir de la crisis, es el momento de apostar por la ciencia, por la investigación y por los investigadores, y en ello trabaja cada día el