Otras miradas

La cacería: el chuletón al punto y el Garzón bien pasado

Alberto Garzón, ministro de Consumo, en el vídeo de su campaña contra el consumo de carne.

Llevaba la caverna unos meses bastante tranquila, la política y la mediática, que es lo mismo. La dimisión y desaparición de Pablo Iglesias les ha dejado sin enemigos significantes, fueron los indultados y, sobre todo, los indultadores los que tomaron el relevo como enemigos a batir en todos los frentes, queriendo estirar una adelantada y primaveral serpiente de verano con renovadas fotos de Colón incluidas. El separatismo es un enemigo eterno, al que siempre se puede acudir para animar la fiesta, pero surgen de vez en cuando algún que otro enemigo menor al que dedicarse, tal ha sido el caso de Alberto Garzón y su campaña menos carne más vida.

Sánchez, sobre la campaña de Garzón: "A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible". El presidente pronuncia estas palabras como respuesta a la campaña de su Ministerio de Consumo para reducir el consumo excesivo de carne y apostar por dietas más equilibradas, como la mediterránea. Antes, el ministro de Agricultura, Luis Planas, tachó la campaña del departamento de Garzón de "errónea". A continuación vinieron todos los demás, la cacería carnívora y contra el ministro rojo se había iniciado.

Lo que está sucediendo me recuerda literalmente lo ocurrido a nivel local hace unos meses en el municipio de Collado Villalba (Madrid), con una moción del grupo municipal Unidas por Collado Villalba (formado por Podemos, Izquierda Unida y Cambiemos) que proponía la adhesión al movimiento internacional "los lunes sin carne". Equivalente al video ministerial de ahora, la moción comenzaba argumentando los perjuicios para la salud personal y del planeta del excesivo consumo de carne, a continuación explicaba el movimiento internacional conocido como "los lunes sin carne", que empezó en 2003 en algunas ciudades de Estados Unidos (a propuesta del Centro de Salud Pública Johns Hopkins) animando a la población a dejar de comer carne un día a la semana.

La moción presentada abundaba en propuestas "positivas" para incentivar la dieta mediterránea y terminaba proponiendo medidas tan peligrosas como llevar "a cabo una campaña pública de concienciación sobre los beneficios sanitarios, ambientales y éticos, de aumentar el consumo de alimentos de origen no animal. Animar a los centros escolares del municipio con comedor a que los lunes no sirvan carne, ofreciendo en su lugar alternativas saludables y agradables. Se llegue a acuerdos con las empresas de hostelería del municipio (por ejemplo, a través de sus asociaciones) para que no sirvan en sus locales carne los lunes o, en su defecto, garanticen que siempre haya opciones vegetarianas en su carta...".

Por supuesto, en ninguna parte de la moción se hablaba de prohibir nada. Pero daba lo mismo. La noticia salió en buena parte de los medios de comunicación regionales y nacionales como que "Podemos quiere prohibir comer carne los lunes en el municipio de...". Diversos programas televisivos entrevistaron a los concejales proponentes, a la alcaldesa del municipio (del PP) y a ganaderos y carniceros de la zona. La moción (de escasos dos folios) se había entregado a todos los medios.

Los concejales de UP insistieron en sus declaraciones que no se trataba de prohibir nada, solo de incentivar dietas más saludables. Daba igual, las declaraciones se cortaban en las televisiones, incluso en programas en directo donde se dejaba apenas unos segundos a los que se supone eran los protagonistas de la noticia, y se siguió presentando el hecho como que los concejales izquierdistas querían prohibir la carne los lunes.

A continuación nos podemos imaginar el acompañamiento en la presentación de la noticia, con las declaraciones de la Alcaldesa, los comerciantes de la carne, ganaderos y vecinos entrevistados: todos en contra, daba igual que nadie hubiera leído la moción (excepto, se supone, la Alcaldesa). Las personas entrevistadas simplemente respondían a la pregunta del periodista de turno: ¿qué le parece a usted la propuesta de UP de prohibir comer carne los lunes en el municipio? La respuesta fue clara. Por su parte, alcaldía y Equipo de Gobierno o tampoco habían leído la moción o simplemente mentían.

¿Qué alternativas les quedó a los proponentes? ¿Denunciar a cada medio, acogerse al derecho a la rectificación, escribir cartas, rogar una rectificación de cada medio...? ¿Quién tiene tiempo y ganas para todo esto? Solo por algunas redes sociales hubo unos pocos activistas de los grupos políticos proponentes y de animalistas o veganos que explicaron algo, que intentaron mover la moción y que, al menos, se conociera lo que realmente se proponía.

¿Qué ha pasado ahora con la campaña del Ministerio de Consumo y el video correspondiente? Las declaraciones de Pedro Sánchez denotan, cuanto menos, desconocimiento. Quiero pensar que no había visto el video de marras porque si no, no es creíble que todo un presidente de Gobierno denoste públicamente una iniciativa de su propio Gobierno, sin más. Se podía haber callado al menos. Primero fue el ministro de Agricultura denunciando su desconocimiento pero eso sí, ante la duda, posicionándose en contra. Y no ha faltado el buen representante de la ultraderecha en el PSOE: un García Paje hablando de los ministros de Madrid que les sobra tiempo y tienen estas negativas ocurrencias... acompañado de un sinfín de declaraciones de ganaderos y representantes de asociaciones de "afectados", junto a la ristra de declaraciones del PP y demás llamándole de todo a Garzón.

Al menos sí ha habido algunas organizaciones ecologistas que han salido al debate con datos irrefutables, como los de la UE o de cualquier organización dietética o nutricional. Aunque desde el ámbito sanitario se podía haber dicho bastante más. Y algunos medios lo han ido  reflejando.

El video de Garzón es aplastante y aporta numerosos argumentos y datos. Desde mi punto de vista solo tiene un importante defecto: es realmente el video de Garzón, no del Ministerio de Consumo. Una campaña institucional no puede estar protagonizada por un video de seis minutos en que en exclusiva habla solo el Ministro.

Lo cual no quita que la falta de tacto del presidente Sánchez (por decirlo suavemente) denota imperdonable desconocimiento, salvo que haya utilizado el tema para acelerar o incluso justificar su anunciada crisis y remodelación del Gobierno. Si es así sea valiente señor Presidente, dígalo y actúe públicamente.