Otras miradas

El negacionismo de la violencia machista en los más jóvenes

Según barómetro Juventud y Género 2021, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAZ , el 20 % de los adolescentes y jóvenes varones (entre los 15 y los 29 años) consideran que la violencia de género no existe y es solo "un invento ideológico". Un invento ideológico más como la covid, o la tierra redonda. El invento ideológico que acaba con una media de sesenta mujeres al año y 1.109 desde que hay registros.

Porque no olvidemos que las mujeres morimos, tal y como aseguran muchos titulares de prensa. No nos matan. De pronto, nos evaporamos de la faz de la tierra. Y la violencia no tiene género, porque todo el mundo sabe que nos encanta poner denuncias falsas en nuestros ratos libres. En el año 2020 se interpusieron un total de 150.785 denuncias por violencia de género y un total de 0,0119% de denuncias falsas, dato que alguno que otro debería visitar más a menudo.

También se desprende del estudio la caída de defensores de que la violencia machista es un problema grave, que se traduce en una pérdida de cuatro puntos, actualmente apenas sobrepasa el 50% entre los jóvenes. No parece que sea un problema grave asesinar a una mujer por el simple hecho de serlo.

Los datos coinciden en el tiempo con el auge de la extrema derecha en nuestro país y su discurso negacionista de la violencia machista, que equipara cualquier tipo de violencia en el seno de la familia a pesar de que infinidad de informes y de organizaciones internacionales que distinguen la violencia machista del resto de violencias que pueden producirse.

Lo grave de los resultados de esta encuesta es que si estos chicos niegan que existe este tipo de violencia podrán ejercerla con más facilidad hacia sus parejas considerando que lo que realizan es inofensivo. Por ello, estamos ante un retroceso en la sociedad ante debates que hace tiempo se creían superados y en los que parecía que había un consenso social. Gracias a los discursos machistas retrógrados de Vox y compañía, nos costará mucho más poder volver a instaurar unos valores democráticos e igualitarios en la sociedad.

Esos chicos entrevistados creerán que tratar mal a sus novias es un invento de las locas feminazis, y al no considerar que están cometiendo un grave error, seguirán ejerciendo violencia machista sobre ellas. Alegarán que es un invento ideológico, que no las tratan mal por vestir con falda corta o escribirse con otros chicos, sino que las hordas feministas serán las culpables por meterles estúpidas ideas en la cabeza. Por ello, si no señalamos y denunciamos el machismo que sostiene este tipo de violencia, no cesará.

Por suerte, gracias al movimiento feminista, algunas de ellas serán capaces de reconocer ese tipo de violencias y poder protegerse ante el agresor, pero otras de ellas seguirán siendo vulnerables y el resto de la sociedad deberemos protegerlas. Porque parece que de eso sigue yendo la película, de protegernos nosotras, en lugar de enseñar al hombre a no ejercer ese tipo de violencias.

Queda la esperanza de aferrarse a los datos que sí hablan en positivo, sobre todo de las chicas entrevistadas, ya que  desde 2017 hasta 2021, el porcentaje de mujeres que se consideran feministas ha pasado del 46,1% al 67,1%   y 7 de cada 10 mujeres jóvenes consideran que las desigualdades son elevadas en nuestro país. Ellas y el movimiento feminista son nuestra esperanza para el cambio aunque cueste un poco más. Aunque haya resistencias y quien se aproveche de negar la violencia machista para conseguir rédito electoral e imponer su agenda conservadora, las mujeres hemos luchado mucho para conseguir la igualdad, y eso es algo que nadie puede negar.