Opinion · Otras miradas

¿Qué fue de la contra-reforma del aborto?

Ángeles Alvarez

 Secretaria de Igualdad y Diversidad del PSOE-Madrid

Ángeles Alvarez 
Secretaria de Igualdad y Diversidad del PSOE-Madrid

¿Quiere usted conocer cuántas mujeres jóvenes víctimas de amenazas, coacciones, malos tratos, en situación de desarraigo o desamparo, se están viendo obligadas a una maternidad impuesta como consecuencia de la contrarreforma del aborto del Partido Popular?

Sabemos que desde la aprobación de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo (I.V.E.) unas 20.000 mujeres adolescentes entre 16 y 17 años interrumpieron su embarazo, pero desconocemos el número de  las que abortaron acogiéndose al ya derogado Artículo 13. 4  que eximia de la obligatoriedad de informar a los tutores legales cuando existían situaciones de grave conflicto con los mismos.

El Gobierno dice desconocer ese dato “ya que las Comunidades Autónomas no desagregan la información a ese nivel”. Lo que no dice, es que las Comunidades no lo remiten al Ministerio de Sanidad, sencillamente, porque no se lo han exigido.

No se puede seguir escamoteando información tan relevante, porque sin esos indicadores en los informes sobre I.V.E. no podremos saber las consecuencias de la restricción del Gobierno del PP en materia de aborto. Hasta el momento, los datos que se han manejado son extrapolaciones de los  abortos realizados en las clínicas asociadas en ACAI que sin duda han sido utilísimos, ya que nos han permitido aproximarnos a conocer a cuántas mujeres jóvenes se impondrá (aunque las ponga en riesgo) contar con autorización de ambos progenitores para interrumpir un embarazo no deseado.

Las cuestiones que se plantean ahora son:

. ¿Tendremos que esperar hasta el año 2017 para que sepamos las consecuencias que la medida represiva del PP ha tenido sobre las jóvenes?

. ¿Cómo piensa valorar la situación el gobierno si no reclama esa información a las Comunidades Autónomas?

. ¿Acaso no es relevante conocer cuántas jóvenes víctimas de amenazas, coacciones, malos tratos, en situación de desarraigo o desamparo, se están viendo ya obligadas a una maternidad impuesta o a un aborto clandestino ante la imposibilidad de contar con esos permisos parentales?

. ¿Nos importa saber cuántas tendrán capacidad y oportunidad de apelar a la justicia para enfrentarse a la imposición de unos padres intolerantes?

. ¿Acaso no es importante identificar cuantas mujeres jóvenes recurren ya en España al Citotex para evitar una y otra cosa o si existen ingresos hospitalarios de menores por hemorragias subsecuentes a prácticas de aborto inseguro?

A quien le parezca un asunto de poca relevancia debería conocer cuántas menores de edad abortan en España. Algo más de 51.000 mujeres entre 9 y 17 años lo hicieron en los últimos 9 años.

graf1

¿Queda claro?  También en España,  hay niñas abocadas a embarazos no deseados, partos de riesgo o maternidades impuestas. Los datos oficiales nos indican que en los últimos diez años 12.893 niñas de 9 a 15 años recurrieron a interrumpir embarazos no deseados.

Los datos del Ministerio de Sanidad e INE[1] nos ofrece el siguiente mapa sobre aborto y  maternidad en edades tempranas:

En el año 2014, 136 niñas menores de 15 años fueron madres en España, y con menos de 15 años abortaron 440 niñas.

Cumplidos los 15 años abortaron 808 niñas  y 377 fueron madres.

Con 16 años abortaron 1.320 adolescentes y 880 fueron madres

Con 17 años abortaron 1.861 adolescentes  y 1.497 fueron madres

Esta información hay que considerarla teniendo presente que en España el número de menores adolescentes sexualmente activas se incrementó significativamente en las pasadas décadas. Datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)  indican que entre 1956 y 1985 el porcentaje de embarazos adolescentes se redujo del 42,8% al 11,5% a pesar de que la población femenina sexualmente activa durante la adolescencia paso del 17,43% al 73,67% .

El peor dato sin duda lo ofrece la Encuesta Anticoncepción SEC 2014 que indica que un 51, 1 % de jóvenes de 15 a 19 años no utiliza ningún método anticonceptivo. La encuesta calcula que el 9% está en riesgo de embarazo no deseado. Este dato casa con el hecho de que en esa horquilla de edad se encuentra también un alto porcentaje de las jóvenes que abortaron e indicaron no usar ningún método anticonceptivo (46,4%).

El dato positivo es el hecho de que ¡por fin! la tasa de abortos por 1.000 mujeres adolescentes se sitúa por debajo de la media nacional con un descenso sostenido de casi cuatro puntos en  los últimos 3 años. Buen dato para poner en valor la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo  ( I.V.E.) que promovió el PSOE siendo ministra Bibiana Aido.

graf2

Aunque los informes oficiales adolecen de información detallada sobre estos grupos de edad, se pone de manifiesto que, en general, la prevención anticonceptiva funciona, pero hay dos cuestiones señaladas por la OMS a nivel global sobre embarazo adolescente que también operan en España:

1. “que los embarazos en la adolescencia son más probables en comunidades pobres, poco instruidas y rurales.

2. que existe una alta probabilidad de que las chicas no puedan negarse a mantener relaciones sexuales no deseadas o a oponerse a relaciones sexuales forzadas, que suelen ser sin protección”.

Por si alguien está tentado a achacar estas circunstancias a mujeres de otras culturas, o nacionalidades sepa que en 2014 el 72% de las menores de 15 años que abortaron eran españolas  y de las que lo hicieron en la horquilla de 16 a 19 años lo eran el 70%.

Esta realidad preocupante arrastra a muchas niñas a embarazos no planificados, máxime cuando se dan “relación sexuales no igualitarias”. Esto queda constatado con el hecho de que el 48% de las menores de 15 años que fueron madre en 2014 mantuvieron relaciones sexuales con varones cuya edad estaba comprendida entre los 22  y los 49 años (el 23% eran mayores de 30 años). El INE no especifica la edad del otro 52% y se limita a catalogarlos como “menores de 20 años” lo que dificulta conocer la diferencia de madurez en esas parejas.

graf3

Las doctoras Elvira Méndez y Mercè Gascó  ya han explicado suficientemente que la maternidad precoz supone “menos probabilidades de acabar los estudios secundarios, entrar más tarde en el mercado laboral, registrar menores tasas de actividad y sufrir una pérdida notable de oportunidades de emparejamiento saludable”.

Las consecuencias, que cada año, tiene esta situación para unas 1.500 niñas españolas, y sus familias, están descritas en los múltiples trabajos sobre maternidad temprana, pero valga decir que la maternidad adolescente limita la falta de oportunidades de las niñas y las jóvenes y por eso, es necesario aumentar el uso de anticonceptivos por parte de las adolescentes a fin de evitar el riesgo de embarazos involuntarios.

Parece evidente la necesidad de la prevención para que la maternidad sea una elección y no una realidad ineludible cuando es indeseada. Esto solo se puede sustanciar con el compromiso firme de los gobiernos de universalizar las prestaciones de atención en salud sexual y reproductiva desde edades tempranas y sin restricción de derechos. Pero en paralelo necesitamos conocer lo que ocurre y para eso, es preciso que los informes anuales nos cuenten TODOS los detalles a través de nuevos indicadores, porque sin datos certeros es imposible hacer políticas eficaces.  En esa medida, es exigible hacer seguimiento de una realidad que el PP no debe ocultar ni la sociedad rehuir.

______________________

[1] Censo de población: “Nacimientos por edad de la madre” INE