Otras miradas

Vivienda, convivencia y cuidados en comunidad: sí se puede

Fernando Fantova

Consultor social

Situación prevista en la calle del Rector Triadó. - AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Las generaciones del baby boom en nuestro país avanzamos con paso firme hacia edades en las que será cada vez más probable que más y más personas de esas cohortes tengamos alguna limitación en nuestra capacidad o autonomía funcional para las decisiones y actividades de la vida diaria y, al mismo tiempo, por ley de vida, vayamos perdiendo algunos de los seres queridos con los que hemos compartido la vida y en quienes nos hemos apoyado de una u otra manera, esas relaciones primarias y redes familiares y comunitarias que formamos y nos sostienen.

Para hacer frente a esos desafíos contamos, sin duda, con el apoyo de personas de otras generaciones, de muchas maneras que necesitamos que sean gratificantes para todas las partes y en las que todas las personas implicadas, mayores y jóvenes, podamos ejercer la libertad y vivir con dignidad en materia de cuidados y convivencia, según el proyecto de vida de cada una en el entorno más adecuado y de nuestra preferencia. La justicia intergeneracional, en todo caso, nos obliga a tener especialmente en cuenta que las generaciones posteriores no son tan numerosas como la nuestra.

En cualquier caso, para conseguir estos objetivos de calidad de vida y justicia social los poderes públicos son aliados imprescindibles y si algo nos ha demostrado la pandemia es que han de dar pasos mucho más ambiciosos y ofrecer respuestas innovadoras que abran y enriquezcan el abanico de posibilidades a disposición de la ciudadanía a la hora de ir encontrando en cada momento la manera más satisfactoria e idónea de vivir, convivir y cuidarnos en comunidad.

A este respecto hay que aplaudir la proactividad e impulso del Ayuntamiento de Barcelona en materia de viviendas con servicios para personas mayores (habitatges amb serveis per a gent gran). Mediante la colaboración intersectorial entre las políticas locales de vivienda y las de servicios sociales se pone a disposición de la ciudadanía viviendas de alquiler asequible que cuentan con servicios de cuidado variados y personalizados. Estamos hablando de una historia en la que se han realizado ya 25 promociones y puesto a disposición de la ciudadanía 1.433 viviendas en diferentes vecindarios de distintos distritos de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona renueva en este momento su apuesta por la innovación tecnológica y social en materia de vivienda y servicios sociales, de alojamiento y cuidados. Y lo hace en claves de seguridad, sostenibilidad, colaboración, intergeneracionalidad y accesibilidad, configurando vecindarios, comunidades y barrios amigables y funcionales. Y sigue llenando de contenido la imprescindible gama de alternativas que debe ir poblando el espacio de opciones intermedias entre el domicilio y la unidad de convivencia anteriores de las personas y su eventual ingreso en un servicio residencial en aquellos casos y momentos en los que sea necesario.

No cabe duda de que este tipo de propuestas benefician hoy y aquí a las personas que deciden trasladarse a las mencionadas viviendas y disfrutar de los servicios asociados a ellas. Sin embargo, la importancia estratégica de iniciativas como ésta va mucho más allá, en la medida en que son experiencias que iluminan nuestro futuro y van incrementando nuestra libertad real para planificarlo. Estas viviendas con servicios son verdaderos laboratorios sociales de una vida mejor para todas las personas. Como lo son otras tantas iniciativas barcelonesas como Vila Veïna (nueva visión de la ayuda domiciliaria) o Radars (prevención de la soledad no deseada).

El 21 de noviembre de 2017 Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, entregaba la Medalla de Oro al Mérito Cultural a Paco Camarasa, librero de la Barceloneta , pocos meses antes de su muerte, que tuvo lugar el 2 de abril de 2018. Cuando el 3 de octubre de 2015 Paco Camarasa y Montse Clavé cerraron la librería Negra y Criminal pusieron una placa diciendo que "estaba hecha del material con el que se construyen los sueños". Iniciativas como las viviendas con servicios nos ayudan a soñar en un futuro de libertad, dignidad, cuidados y convivencia para todas las personas y construyen esos sueños con el material real y tangible del que está hecha la mejor política: sí se puede.