Otras miradas

No-Sí

Pablo Echenique

Secretario de Organización de Podemos

Pablo Echenique
Secretario de Organización de Podemos

Si uno no poda las ramas del árbol de las posibilidades, las opciones para un Gobierno de España se vuelven innumerables: Gran Coalición PP-PSOE con Ciudadanos, Gran Coalición PP-PSOE sin Ciudadanos (aunque su valor como Celestina es indudable, sus escaños no son necesarios), coalición de la continuidad con maquillaje PP-Ciudadanos (con el PSOE al menos absteniéndose en la investidura), Gobierno del PSOE en solitario (con quién sabe qué grupos votando verde o amarillo para que le salgan los números)… y así puedo estar toda la tarde.

Sin embargo y a pesar de esta proliferación de hipótesis, hay dos opciones concretas que han cogido más cuerpo aunque ninguna de las dos se haya consumado: algún tipo de arreglo basado en el acuerdo firmado entre Albert Rivera y Pedro Sánchez y la propuesta detallada y bien definida que Podemos y las confluencias llevan ofreciendo al PSOE desde hace ya incontables días.

Con el continuo negar de la cabeza del Señor Garicano (hasta hace poco cargo muy bien pagado en Liberbank y hoy parece que máxima autoridad económica del PSOE) ante todas y cada una de las veinte cesiones que desgranó Nacho Álvarez, con Ciudadanos diciendo que jamás aceptarían que Podemos entrase en el Gobierno y que su acuerdo programático (en el que según ellos mismos el 80% es naranja) sólo admite "retoques" y con el PSOE dando la callada por respuesta ante las líneas rojas de su socio, quedó muy claro en la última reunión a tres que la opción de las dos votaciones fallidas en el Congreso no sólo está muy bien definida, como la de Podemos, sino que además está grabada en piedra.

Así las cosas, los de Podemos decidimos que había que ser completamente sinceros con la gente y acabar con el teatro estéril. Si hay dos opciones claras, preguntemos a la ciudadanía por ellas.

¿Quieres un gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez?

¿Estás de acuerdo con la propuesta de gobierno de cambio que defienden Podemos, En Comú Podem y En marea?

Dos preguntas que podrán contestar los inscritos de Podemos (recordemos que no se pide nada más que un número de teléfono para serlo) desde este jueves 14 a las 10:00 hasta el sábado 16 a las 23:59, dos preguntas que van al grano y no se esconden en ambigüedades, una pregunta (la primera) que además consulta con honestidad y con valentía a la gente de Podemos por una propuesta que nos han hecho otros (sería interesante ver qué votarían, por ejemplo, las bases del PSOE si se les pregunta por el acuerdo que les ofreció Podemos). Dos preguntas que se toman en serio la democracia y que dan la palabra a la gente para decidir en un momento histórico sobre lo más importante.

Como militante de Podemos, me siento honrado de formar parte de una organización que hace lo que dice y que confía sin dudar en la madurez de nuestro pueblo… y yo, por supuesto, también voy a votar en la consulta.

Voy a votar No-Sí y me gustaría explicar mi voto.

Hay compañeros que legítimamente defienden contestar Sí a la primera pregunta, argumentando las más que probables ventajas tácticas que se derivarían para Podemos de prosperar tal esquema, convirtiéndonos en la única oposición real y teniendo un tiempo de respiro para fortalecer nuestra joven organización. Este argumento es sólido, pero no tiene suficientemente en cuenta a mi juicio que el acuerdo Rivera-Sánchez supone continuar con las políticas económicas del PP y por tanto prolongar el sufrimiento y la incertidumbre de las personas más vulnerables hasta quién sabe cuándo.

Los compañeros que legítimamente defienden contestar No a la segunda pregunta, utilizan un razonamiento que comparte muchas cosas con el anterior (aunque no lo parezca a primera vista). Un Gobierno de coalición con el PSOE, explican, sería tácticamente negativo para Podemos, en tanto que podría suponer la gestión compartida de una época de recortes impuestos por Europa y en tanto también que provoca una pedagogía errónea incluyendo equívocamente al PSOE entre las "fuerzas del cambio". De nuevo, un sólido argumento que, sin embargo, deja en un segundo lugar el hecho de que, de todas las opciones posibles, el acuerdo defendido por Podemos, En Comú Podem y En Marea es el que mayores posibilidades tiene de conseguir al menos frenar la sangría de los de abajo en el corto plazo.

En esta histórica consulta votaré No en la primera pregunta y Sí en la segunda. El motivo, en ambos casos, es el mismo: entiendo la táctica, pero elijo ponerla en segundo lugar y poner la legítima urgencia de los de abajo primero.